La elección del obstetra es un tema clave del embarazo. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.
La elección del obstetra es un tema clave del embarazo. Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

La situación es menos sencilla de lo deseado. Cuando elegimos obstetra, hay una serie de variables que a veces no tenemos en cuenta y de lo ideal pasamos a la realidad.

Por ejemplo, seguramente nos debamos atener a una equis cantidad de profesionales que figuren en la cartilla de la obra social o del prepago que tengamos. Luego, hay que ver en qué clínica nos tocará dar a luz. Entonces, supongamos que hay diez obstetras y una clínica, no todos esos especialistas atienden en ese lugar, con lo cual nuestras opciones se reducen a los seis que lo hacen ahí.

¡Epa! Es un momento único en nuestra vida y sentimos que no tenemos demasiado margen de acción. Error: siempre se puede hacer algo.

Obstetra, no ginecólogo

Por de pronto, el obstetra es un profesional entrenado para trabajar con futuras madres, a diferencia del ginecólogo que atiende todo tipo de mujeres. El obstetra sabe que va a tener a una persona (o la pareja si van ambos a la consulta) con dudas, miedos, ¡ansiedad! Sabe con qué tiene que lidiar.

Pero también es cierto que debe caernos bien, tenemos que poder sentirnos cómodas. Es un profesional que nos va acompañar en uno de los momentos más importantes de nuestra vida, durante varios meses.

Como dice el obstetra Gustavo Varán: "Hay dos aspectos decisivos: la capacidad profesional y la empatía. La paciente tiene que sentirse segura, contenida. Y esto es difícil de objetivar: cada una sabe qué le pasa frente al profesional. Entonces, debe estar atenta a cómo se siente con el profesional que tiene enfrente". Después de todo, sino es este, será otro… u otra.

Amplía el especialista: "Si quieren, llámenlo intuición. Yo prefiero decir que hay que ser perceptivos, estar atentos a lo que sentimos y a diversos aspectos que también hablan de un médico: el entorno, la conducta con uno. Incluso hay foros donde los usuarios recomiendan algunos especialistas. A la vez, es probable que alguien que conozcamos se haya atendido con algunos de los obstetras que figuran en la cartilla y podamos pedir referencias".

“Hay que ser perceptivos, estar atentos a lo que sentimos y a diversos aspectos que también hablan de un médico: el entorno, la conducta con uno”.

Experiencia y empatía

De todos modos, lo fundamental es lo que nos pase a nosotras. Que a tu amiga le haya parecido divino y se haya sentido súper contenida, no quiere decir que a vos te vaya a pasar lo mismo. Como explica el asesor: "Puede tratarse de un profesional impecable, un profesor universitario, pero ser alguien inseguro y poco amable. O ser amoroso pero descuidado".

En síntesis, ¿de qué hablamos cuando decimos "un buen profesional"? Dice el médico: "Alguien con experiencia, que sabe llevar adelante un parto, es decir: sabe qué hay que hacer y cómo hacerlo, sea un parto normal, una cesárea o el uso de fórceps". ¿A qué nos referimos con la empatía? Explica Varán: "Alguien amable, que sabe escuchar y contener, pero también sabe decir que no cuando hace falta. Como dicen ahora, `tiene onda´ pero es capaz de decir basta".

Por Florencia Romeo / Asesoró: Dr. Gustavo Varán, médico obstetra, coordinador del servicio de Obstetricia del Sanatorio Otamendi. M.N. 55.022.

 

SEGUÍ LEYENDO