Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.
Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá.

Es uno de los elementos de la gestación a la que más atención se le presta y qué más inquietud genera a la futura mamá. Estas son las respuestas a tus preguntas.

1. ¿Qué es?

De forma de torta plana y textura esponjosa, la placenta es el órgano fundamental para que nuestro bebé pueda alimentarse y oxigenarse; sin embargo, no nacemos con ella, sino que se genera naturalmente cuando se produce la fertilización del óvulo, es decir cuando comienza nuestro embarazo.

2. ¿Cómo y cuándo se forma?

Aproximadamente 5 días después de la fertilización, el embrión se "hincha" y comienza a dividirse. El primer día tiene dos células, al otro día tiene cuatro, luego ocho, y al quinto día ya tiene ciento sesenta células.

Se dividen en dos ya que una parte es la que formará al bebé y la otra parte es la que va a formar la placenta en conjunto con el endometrio de la mujer, que es lo que menstruamos todos los meses y, cuando quedamos embarazadas, en vez de expulsarlo, "se queda" y origina la mitad de la placenta. Es decir, la placenta se crea mitad por el embrión y mitad por la madre.

3. ¿Dónde se ubica?

La placenta se forma dentro de nuestro útero, sujetada en su pared. Generalmente comienza en la parte baja y cuando el bebé comienza a crecer y el útero a estirarse, se suele desplazar hacia la parte superior para dejar espaciado el cuello uterino y luego poder realizar correctamente el parto.

La placenta se forma dentro de nuestro útero, sujetada en su pared

4. ¿Cuál es su función?

Se produce un intercambio a través de vasos, que son como tubitos finitos que se forman en el útero y en la parte embrionaria. A través de estos vasos, que se conectan, le pasamos los nutrientes y el oxígeno a nuestro bebé.

5. ¿Qué sucede en el parto?

La placenta dura las semanas que dure el embarazo. Una vez que demos a luz, lo primero que se hará el obstetra será ligar el cordón que une el bebé a la placenta, esperará unos instantes y el útero se empezará a contraer para luego desprender naturalmente la placenta. En el caso que no suceda, el obstetra la retirará manualmente, sin riesgo alguno.

Placenta previa

En alguna raras excepciones, la placenta puede implantase cerca del cuello del útero, es decir, en la parte inferior del mismo. Esto puede generar que se tape el cuello del útero, y por ende, provocar hemorragias e impedir el parto natural.

"Si lo tapa se llama placenta previa oclusiva", señala el Dr. Neuspiller. Dice también que si bien no se puede prevenir, ya que no tiene que ver con la condición de la madre, sí se puede detectar lo antes posible según algunos factores como por ejemplo, presentar alguna hemorragia.

"Esta se confirma a través de una simple ecografía. Se observa la placenta previa y se diagnostica. El tratamiento suele incluir reposo (parcial o absoluto), controles ecográficos continuos, limitación de las relaciones sexuales y en algunos casos se puede programar el nacimiento a través de una cesárea porque no puede pasar por el cuello uterino por la obstrucción que puede generar la placenta", agrega el profesional.

Por Paula Germino / Asesoró: Dr. Nicolás Neuspiller, tocoginecólogo especialista en fertilidad y embarazo de alto riesgo reproducción, director de Fecunditas Instituto de Medicina Reproductiva, M.N. 36.457.

Seguí Leyendo: