La terraza, el secreto mejor guardado de esta casa.
La terraza, el secreto mejor guardado de esta casa.

En la terraza María Celeste Pollio, dueña de la tienda Bartolomea (www.bartolomea.com), es el secreto mejor guardado de la casa. Es un espacio que recibe la vida social del hogar durante los días cálidos, equipado para tal fin con sillones y reposeras de madera de guayubirá (drift.com.ar) y algunos muebles de hierro del Mercado de Pulgas.

 
En un rincón, el jacuzzi.
En un rincón, el jacuzzi.

En un rincón, un jacuzzi enmarcado por decks de madera lavada y paneles del mismo material que lo resguardan de miradas ajenas se muestra como la frutilla de la torta. El cuartito contiguo funciona como lavadero.

 
Patio con techo corredizo.
Patio con techo corredizo.

El patio revela la identidad de la casa chorizo, aunque aggiornada. Para prolongar su uso, incluso en días de lluvia, los dueños lo equiparon con un moderno techo corredizo con brazos móviles. Los sillones y la mesa son de madera de guayubirá (a pedido en Bartolomea) y para las colchonetas y respaldos se usó bull teñido, además de almohadones de yute con flecos. De sus respaldos cuelgan géneros que Celeste trajo de un viaje. Al fondo, junto a la escalera, una familia de maceteros de madera aptos para exteriores.

 
En el living se aprovechó el hueco de la escalera.
En el living se aprovechó el hueco de la escalera.

En un sector del living, un mueble que se mandó a hacer en madera de petiribí teñida aprovecha el hueco por debajo de la escalera para servir de guardado y base de objetos varios, como la lámpara esfera de acero (www.duveen.com.ar). Fotos y dibujos del marido de Celeste se acomodan sobre esa pared. Al centro, una alfombra de lana tipo kílim (mihranalfombras.com.ar) le da contención a la mesa baja de madera laqueada (Bartolomea), la silla DSW de los Eames (grupoa2.com), el sillón individual tapizado en lana con patas de madera de petiribí (voiladeco.mitiendanube.com) y el de líneas rectas restaurado y retapizado en pana gris. Algunos pasos más arriba, un cuadro con leyenda (www.pauldeco.com) exige amor desde el descanso de la escalera.

 
Comedor informal.
Comedor informal.

El comedor se resolvió con una larga mesa con base de hierro y tapa de madera maciza (Paul Deco), con un camino de lino y fanales de vidrio, y sillas Wishbone (bacano.com.ar). En la iluminación sobresalen las lámparas galponeras (Paul Deco).

Desde atrás, la cocina se integra y funciona como un centro gourmet cuando hay amigos en casa. Desde este plano, un gran espejo con recortes (Paul Deco) y un par de mesas auxiliares compradas en el Mercado de Pulgas completan la ambientación. Los muebles bajomesada son de madera laqueada y llevan mesadas de acero inoxidable (todo de Johnson Amoblamientos). Junto a la barra aguardan tres banquetas Tolix (www.restorationhardware.com). Ensaladera y bowls facetados, una jarra Nina y tazas Alelí (Bartolomea) se acomodan en un rincón.

 
La alfombra de lana de un sector del living fue comprada en un viaje.
La alfombra de lana de un sector del living fue comprada en un viaje.

Un sofá en "L" tapizado en lino y con almohadones en lino, algodón y pana (Laura O.) se acomoda en una esquina del living, frente a una mesa de madera con detalle de marqueterie (Drift) que reúne candelabros comprados en el Mercado de Pulgas. En la pared sorprende la Miley Cyrus pintada por Luciana Rondolini (@bananaxlucianarondolini). La alfombra de lana fue comprada en un viaje (www.serenaandlily.com).

Un espejo sobre el frente de la cama suma personalidad al cuarto.
Un espejo sobre el frente de la cama suma personalidad al cuarto.

En el dormitorio principal, la cama doble apoya contra un respaldo tapizado en pana que abraza también a las mesas de luz, ambas de corte retro y compradas en el Mercado de Pulgas. Un espejo encargado a medida constituye un buen remate desde lo alto. Sobre la cama, manta de lino, almohadones de terciopelo lisos y pie de cama en algodón peruano (Amada), junto a otros almohadones de gabardina con estampas (Bartolomea). Como luces de noche, una lámpara con base de madera, pantalla movible de chapa y cable de tela de color (www.griscan-di.com.ar) y otra hecha con caños (Bartolomea).

Una silla Tolix se acomoda junto al ventanal vestido con cortinas de lino. Por la alfombra de algodón comprada en New York caminan unos zapatos de charol de la diseñadora Carolina Nicholson (Bartolomea).

Producción: Natasha Vázquez.

Fotos: Ariel Gutraich.

SEGUÍ LEYENDO: