Dos alternativas para cubrirse ante un posible escenario devaluatorio

En la previa a las elecciones legislativas se potencian los análisis y pronósticos para “el día después”, en particular en los mercados cambiarios y de capitales

Es bastante común encontrar en el mercado actual bonos, obligaciones negociables y fondos comunes de inversión Dólar Linked (Reuters)
Es bastante común encontrar en el mercado actual bonos, obligaciones negociables y fondos comunes de inversión Dólar Linked (Reuters)

Vivimos en una sociedad donde constantemente escuchamos hablar del dólar. Por nuestra cultura, es normal que el común de las personas ahorre en esa moneda. Sin embargo, con las restricciones vigentes y la complejidad del mercado de divisas local, encontrar el mejor camino para dolarizarse puede ser difícil.

Sin embargo, si se parte desde pesos, existen algunas alternativas de forma implícita fácilmente a través del mercado de capitales. Una de ellas son los instrumentos Dólar Linked y la otra son los Cedears.

Instrumentos Dólar Linked

Es bastante común encontrar en el mercado actual bonos, obligaciones negociables y fondos comunes de inversión Dólar Linked. Son títulos emitidos en pesos que se van ajustando según el alza del tipo de cambio oficial. Se compran en pesos, pagan intereses -generalmente- y devuelven capital en esa misma moneda. La cláusula de actualización es uno de sus principales atractivos, especialmente si sube el tipo de cambio oficial.

Dólar Linked son títulos emitidos en pesos que se van ajustando según el alza del tipo de cambio oficial

Estos instrumentos brindan una cobertura ante el riesgo cambiario y, es normal que se emitan a corto plazo. Son una opción válida para pelearle tanto a la inflación, como a un hipotético salto de la paridad del dólar.

Un ejemplo de su funcionamiento es el siguiente: El inversor compra un bono Dólar Linked a un año, tomando como referencia la cotización oficial del billete hoy -$100-. Al cabo de 12 meses recibirá, en pesos, lo que valga el dólar oficial en ese momento (por ejemplo $120). Además, un interés adicional, en el caso de que el bono lo ofrezca. Al momento del vencimiento la renta final dependerá de cuánto haya subido la divisa en el lapso que dure la inversión.

Es importante aclarar que el tipo de cambio que generalmente siguen (y por el que ajustan) estos bonos es denominado Comunicación A3500 del BCRA, también conocido como dólar “Mayorista”.

Evolución “A3500″ YTD

Fuente: Banco Central
Fuente: Banco Central

Estos bonos también pueden tener una tasa fija como base. Por ejemplo, el bono TV23, Dólar Linked, devenga intereses a una tasa fija del 0,3% nominal anual. Ahora bien, la demanda por estos instrumentos ha ido en aumento en las últimas semanas. Con una emisión monetaria creciente y la gran cantidad de restricciones, la inflación se acelera y la presión sobre los dólares libres (con brechas superando el 100%) se profundiza. Esto se ve reflejado incluso en el ritmo de devaluación actual del dólar oficial.

Este contexto justifica la intensificación de la búsqueda de cobertura en el mercado. Entendiendo que el objetivo de estos instrumentos es cubrirse de un eventual salto devaluatorio, y que su desempeño busca seguir el ritmo de depreciación del dólar oficial (sobre el que hoy pesa cierta incertidumbre), pueden ser una excelente alternativa de cara a los próximos meses.

Cedear

Los Certificados de Depósito Argentinos son títulos que representan acciones de empresas cotizantes en los mercados internacionales y que pueden ser negociados en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Esto no significa que todos los Cedears correspondan a empresas extranjeras, hay de Mercado Libre, Globant, Despegar y otras compañías argentinas, pero que no cotizan como acciones locales.

Los Certificados de Depósito Argentinos -Cedears- son títulos que representan acciones de empresas cotizantes en los mercados internacionales y que pueden ser negociados en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (Reuters)
Los Certificados de Depósito Argentinos -Cedears- son títulos que representan acciones de empresas cotizantes en los mercados internacionales y que pueden ser negociados en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (Reuters)

El procedimiento consiste en que un banco o institución compra una acción de una empresa que cotiza en el exterior (por ejemplo: Google o Apple) y emite un certificado que cotiza localmente, y replica la evolución de estos títulos en su mercado de origen.

Ahora bien, no siempre un Cedear es equivalente a exactamente una acción que cotiza en el NYSE. Existen relaciones de equivalencia a la hora de comparar los precios locales con su cotización en el mercado de origen. Esto se debe a que algunos precios en el mercado internacional son muy altos y si se pasara esos valores a pesos, muy pocos podrían tener acceso. Por ejemplo, el valor de una acción de Amazon en el mercado internacional es de aproximadamente USD 3.477. Por eso, en ese caso el ratio de conversión es de 144:1, esto significa que la acción está dividida en 144 Cedears.

No siempre un Cedear es equivalente a exactamente una acción que cotiza en el NYSE. Existen relaciones de equivalencia a la hora de comparar los precios locales con su cotización en el mercado de origen

La ventaja de estos activos es que se pueden invertir en una gran variedad de empresas de todo el mundo, a muy bajo costo y lo más importante, hacerlo en pesos o en dólares. La ventaja de hacerlo en pesos, es que nos estaríamos dolarizando de una forma implícita, y que además, podríamos por ejemplo comprar en pesos y luego vender el instrumento en dólares (respetando siempre la normativa vigente).

En la práctica, comprar un Cedear es muy similar a comprar una acción, ya que es un instrumento de renta variable, aunque también su precio se mueve por diversos factores que es importante tener en cuenta.

Si bien la cotización, como cualquier instrumento que cotiza en Bolsa, depende de la libre interacción entre oferta y demanda, su precio está directamente relacionado también a otros 2 factores: la cotización de la acción en su mercado de origen y el tipo de cambio implícito (CCL).

El precio de los Cedears está directamente relacionado también a otros 2 factores: la cotización de la acción en su mercado de origen y el tipo de cambio implícito (CCL) (Reuters)
El precio de los Cedears está directamente relacionado también a otros 2 factores: la cotización de la acción en su mercado de origen y el tipo de cambio implícito (CCL) (Reuters)

Al ser un certificado representativo y asociado directamente a la acción cotizante en el mercado extranjero, las variaciones de esa acción provocarán la variación del Cedear. Pero, por otra parte, cualquier movimiento del CCL también repercutirá directamente en su cotización.

Esto quiere decir que, si el dólar aumenta y la acción en el mercado extranjero no presenta cambios, la cotización del Cedear -en pesos- debería subir consecuentemente, por eso estos activos también pueden representar una excelente cobertura ante una devaluación.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR