Alberto y CFK, ¿se sorprenden de los Pimpinela?

La Vicepresidenta concibe al poder como el ejercicio brutal en primera persona: “El poder soy yo”. ¿Alguien se sorprende en serio?

Cristina Kirchner y Alberto Fernández en un acto en Avellaneda (foto de archivo)
Cristina Kirchner y Alberto Fernández en un acto en Avellaneda (foto de archivo)

Cristina Fernández de Kirchner concibe al poder como el ejercicio brutal en primera persona, impuesto sin concesiones ni negociaciones. Eso fue lo de ayer. El poder soy yo, expresó brutalmente con gestos y palabras. ¿Alguien se sorprende en serio? De la autora de “armen un partido y ganen las elecciones”, de la negadora del bastón de mando a su sucesor, ¿se sorprenden? De la autora de las cartas a sus fieles kirchneristas señalando funcionarios que no funcionan, de los desprecios a proyectos de reforma judicial del propio compañero de fórmula, a las ideas económicas sobre tarifas o pagos al FMI, ¿se sorprenden? “No te pongas nervioso y hacé lo que tengas que hacer”, dijo. ¿Se sorprenden?

Cristina bordeó el golpe con su misil de vacío de poder que lanzó ayer. No sólo “el poder soy yo” advirtió sino que se paró frente al espejo, le ladró con ganas y jugó a que la derrota del domingo pasado no fue suya. El acto de desprecio institucional “renunciante” de sus funcionarios no sólo es un palazo de la estabilidad presidencial sino, cómo no, un gesto narcisista de decir “el domingo perdiste vos, Alberto. Yo soy la dueña del triunfo de hace dos años. Vos de esta derrota”.

Este “pimpinelismo institucional” del Presidente y su Vice, como magistralmente bautizó Andrés Malamud, es de un desprecio por la realidad de la mayoría que asusta. Está muy bien que el gabinete exprese un cambio luego de la paliza de las PASO. Ponerle una extorsión de vacío de poder para que se consiga a la medida y gusto de la responsable del senado, es egoísmo, dinamita a la tranquilidad de la ciudadanía e incertidumbre al incierto presidente Fernández. Ya se dijo aquí que el modo de ejercer los atributos del sillón de Rivadavia de Alberto es banal, vulgar, sin sustancia. Chuparle el peso político como hizo ayer Cristina, una remedo triste de los Deméntores de Harry Potter, es quitarle cualquier piso de sustentación.

El mecanismo de relojería utilizado habla del calculado narcisismo y alcance político. Una reunión entre los dos que no funciona, un gobernador de la república de la provincia de Buenos Aires que amaga con su ministra de gobierno a la renuncia de todo su gabinete, un acto del Presidente que ratifica a Martín Guzmán y quince segundos después con una metralleta de bajas de los ministros K que pegaron de lleno en el maltrecho cuerpo albertista.

El “camporocristinismo” quiso hacer llegar a todos susurrando en los oídos del off que “la doctora” sólo pedía cambios necesarios, que su paciencia había llegado hasta las elecciones y que ella postulaba un modelo sin antagonismos, sin extremos y con mirada al futuro. La puerilidad, incluso, tiene limites. Hacer estallar lo poco que queda de autoridad en la autoridad presidencial parece bien extremo y agónico. Se nota mucho.

También se dijo en este espacio hace unos días que la subsistencia de Alberto Fernández depende de la coalición que lo parió. Cristina, Massa, Máximo, La Cámpora, los movimientos sociales y demás socios, son los que tienen sobre sus hombros a un dirigente que parece extraviado. Son los que pueden ayudarlo a encontrar la brújula o terminar de pisotearla. En el medio va un país quebrado. Nada menos.

Seguir leyendo:

Últimas Noticias

Elecciones clave en Honduras: por primera vez una mujer puede ser presidente y el actual podría terminar preso

Xiomara Zelaya, esposa del ex presidente Mel Zelaya, es la favorita en las encuestas. Si pierde el candidato oficialista, el actual mandatario puede quedarse sin protección para enfrentar una investigación por narcotráfico en Estados Unidos por la que ya está en la cárcel su hermano

Nuevas ofertas de departamentos y de lotes impulsan las ventas en barrios privados de Pilar

El partido de la zona norte del GBA sigue captando proyectos y vecinos que se mudan a zonas verdes. Las propiedades y terrenos oscilan entre USD 400.000 y USD 62.000, respectivamente

Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas: “El productor está cansado de ser manoseado por este Gobierno”

El reelecto presidente de CRA criticó la política agropecuaria del Gobierno nacional y consideró que las decisiones tienen una “carga de ideología brutal”

Son hermanas y heredaron una casa de sombreros con 110 años de tradición: “Mi viejo no lo podría creer”

Silvia (58) y Adriana (62) Maidana son la cuarta generación -y la primera de mujeres- al mando de un negocio artesanal que es el último en Buenos Aires. Durante décadas fue un oficio reservado a los hombres. Para honrar el legado, meses antes de la pandemia se hicieron cargo y revelan el secreto para perdurar en el tiempo

Lucas Llach: “La Argentina tiene que tener un tipo de cambio único”

El ex vicepresidente del Banco Central entre 2016 y 2018 dijo a Infobae que enfrentar una macroeconomía muy complicada sin tener un rumbo no puede tener resultados buenos, tampoco persistir con diversas cotizaciones del dólar
MAS NOTICIAS
TE PUEDE INTERESAR