Menos DNU, más República

Desde que el kirchnerismo volvió al poder, gobiernan por decreto. Es decir, todos los derechos y libertades de los ciudadanos dependen de lo que quiere quien ejerce la presidencia

(Natacha Pisarenko/Pool via REUTERS)
(Natacha Pisarenko/Pool via REUTERS)

Desde que el coronavirus llegó a la Argentina, el Gobierno Nacional ha tomado un sinfín de decisiones por medio de Decretos de Necesidad y Urgencia. Solo en 2020, Alberto Fernández emitió 76 DNU. Nuestra Constitución exige que al menos una de las Cámaras (Diputados o Senadores) apruebe los DNU del Presidente. De los emitidos el año pasado, apenas la mitad lo hicieron. Y pasaron por el Senado, Cámara afín si las hay. La otra mitad nunca tuvo aprobación alguna. Desde que el kirchnerismo volvió al poder, gobiernan por decreto. Es decir, todos los derechos y libertades de los ciudadanos dependen de lo que quiere quien ejerce la presidencia.

Repasemos. El 11 de marzo de 2020, Alberto Fernández restringió el ingreso de extranjeros y ciudadanos argentinos al país. Después le dio licencia a todos los trabajadores del Estado Nacional, lo que limitó la capacidad de atención para resolver cualquier tipo de trámite. También suspendió las clases presenciales, reguló el precio del alcohol en gel y suspendió las elecciones sindicales. Todo por DNU.

Pero la lista no termina ahí. Declaró la emergencia sanitaria, con la que otorgó poderes extraordinarios a sus funcionarios para realizar compras sin licitación y llegó al summum cuando estableció una cuarentena que duró casi 9 meses. Por esta, los argentinos nos vimos imposibilitados de ejercer nuestro derecho al comercio, al trabajo, a la libertad de circulación y de reunión. Alberto Fernández también decretó que los privados no podían echar gente, además de imposibilitar la presentación de quiebras.

Desde un primer momento, en la Fundación Apolo trabajamos en pos de luchar contra estas decisiones, que consideramos atropellos del Estado. Hubo varias acciones del equipo legal que tuvieron efectos concretos. El 28 de abril del año pasado presentamos un amparo para que el GCBA permita el esparcimiento de niños y adolescentes. Logramos que la justicia exhorte a este a habilitar salidas recreativas, las que se terminaron aprobando.

El 2 de julio presentamos el famoso “amparo de los runners”, por medio del cual logramos que se habiliten las actividades físicas al aire libre. Ya en septiembre pasado presentamos un amparo para la apertura de las escuelas primarias en la CABA, tema muy discutido hace apenas días. Y en este año, presentamos un habeas corpus colectivo para que 86 ciudadanos argentinos varados en Paso de los Libres (Provincia de Corrientes) ingresen al país.

Días atrás, ante las nuevas restricciones, habilitamos un habeas corpus en nuestra web para que cualquier persona pueda bajarlo, completarlo y enviar a la justicia para solicitar por su libertad de circulación. Fui el primero en hacerlo, con la ayuda de José Magioncalda, coordinador de nuestro equipo legal, y Christian Cao, mi letrado en este caso. La justicia falló a nuestro favor en la solicitud de libertad de circulación y de reunión. En el fallo de Cámara, se exhortó al Presidente de la Nación a que deje de emitir DNU y al Congreso a que trate una ley para gestionar la pandemia. El fallo consideró que hace más de un año que el COVID-19 llegó a la Argentina y que es imposible seguir considerándolo una emergencia. Estas definiciones no gustaron en el Gobierno nacional, al punto de ser criticadas por la Vicepresidenta en sus redes sociales.

DNU significa Decreto de Necesidad y Urgencia. Catorce meses son más que suficientes para fortalecer el sistema de salud y adquirir vacunas. El Gobierno, desde el principio, inculcó el miedo en la gente aduciendo una guerra contra un “enemigo invisible”. Y en muchos lo han logrado. Si bien hubo manifestaciones masivas, la lucha por los derechos y las libertades de todos los ciudadanos es una pelea que se da día a día. Con esa idea, seguiremos defendiendo el fallo que pide dejar de gobernar por decreto: por nota solicitamos la palabra en el Senado cuando traten el rechazo al exhorto judicial y presentamos un proyecto de ley alternativo al oficial, para gestionar la pandemia.

No podemos vivir permanentemente en emergencia. La Constitución Nacional asegura derechos a todos los habitantes del suelo argentino y ningún decreto puede pasar por encima de ella, por más pandemia que haya. Los argentinos necesitamos menos DNU y más República.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR