Llegó Biden: ¿por qué es un buen momento para invertir en Estados Unidos?

Sectores bursátiles como consumo, finanzas y energía, tanto la convencional como las renovables, tienen buenas con la nueva administración demócrata

Vista del presidente de EE.UU., Joe Biden, al salir de su ceremonia de investidura, ayer 20 de enero, en Washington (EFE/Melina Mara)
Vista del presidente de EE.UU., Joe Biden, al salir de su ceremonia de investidura, ayer 20 de enero, en Washington (EFE/Melina Mara)

Ayer comenzó un nuevo gobierno en los Estados Unidos y el entrante mandatario, Joe Biden, promete tomar rápidas medidas buscando dos objetivos primarios: incentivar la economía y sacar al país de los serios problemas que tiene como consecuencia del coronavirus. Recordemos que ese país es uno de los más afectados por la pandemia: es el que más casos tuvo (cerca de 25 millones), más muertos tuvo (más de 400 mil personas) y uno de los que más muertes por millón de habitantes tiene.

Ambos paquetes de medidas buscan un resurgimiento de la economía de aquel país con soluciones de corto y largo plazo. Paralelamente, Biden planea incentivar sectores estratégicos como el de las telecomunicaciones y el de las energías limpias.

Una de las señales más fuertes para el mercado es la proveniente del paquete de estímulos que está preparando por USD 1,9 billones. Dentro de esas medidas se encuentran las de enviar cheques de USD 1.400 a toda persona que se encuentre por debajo de cierto umbral de ingresos. Además, sumaría UDS 400 por semana al actual seguro de desempleo para los trabajadores más afectados. Todo eso sería un enorme estímulo para el consumo. En este marco, no está demás tener en cuenta que las compañías más importantes del sector tales como Procter & Gamble, Walmart, Pepsico y Coca Cola cotizan en pesos en Argentina a través de los Cedears (instrumentos con operatoria local que representan acciones de empresas extranjeras).

Ambos paquetes de medidas buscan un resurgimiento de la economía de aquel país con soluciones de corto y largo plazo

Otros sectores han comenzado ya una fuerte recuperación. En los pocos días que lleva este año, el sector de energía, representado por el ETF XLE subió casi 13 por ciento. En ese sector se destacan empresas como Chevron y Exxon Mobil que cotizan también en nuestro país a través de los Cedears. Otro sector destacado es el sector financiero que tuvo en el ETF XLF una suba cercana al 5 por ciento. También en este sector operan localmente importantes compañías como JP Morgan, Bank of America y Citi.

Respecto a energías renovables, Biden promete inversiones en el sector por USD 2 billones y además, en su plataforma de campaña, prometió generar 10 millones de puestos de trabajo en el área. Además, de acuerdo a lo que se pudo saber en los medios, Biden planea reincorporar a Estados Unidos al Acuerdo Climático de París lo antes posible.

Otros sectores han comenzado ya una fuerte recuperación. En los pocos días que lleva este año, el sector de energía, representado por el ETF XLE subió casi 13 por ciento

Todas estas medidas y promesas generaron un verdadero despertar del sector que se manifestó fuertemente en el valor de las empresas. Las acciones del sector, representadas por el ETF ICLN (de empresas de energía limpia), subieron 141% en los últimos 12 meses y el sector de energía solar (representado en el ETF TAN), subió 233% en igual período. Lamentablemente, para los inversores argentinos, las opciones locales son escasas en este sector. Ninguna empresa local tiene presencia fuerte en energías verdes y casi no hay Cedears orientados a esa rama, exceptuando tal vez a Tesla. Se debería operar directamente en Wall Street, aunque hacerlo es cada vez más sencillo.

Un último aspecto, interesante para el inversor argentino es que todos estos instrumentos que se mencionaron permiten una dolarización del portafolio partiendo de un tipo de cambio que no parece tan lejano como era antes. Recordemos que el Dólar CCL llegó a superar los 190 pesos y hoy se encuentra en la zona de los 148 pesos. Esto permite no sólo un mejor precio de entrada medido en pesos, sino también la posibilidad de tener un buen rendimiento en caso de una escapada del dólar.