Los inversores norteamericanos y del mundo no pueden salir del estado de shock en que los dejó China al devaluar su moneda al menor precio de los últimos 11 años y reducir sus compras agrícolas a Estados Unidos. Al mismo tiempo, como es el mayor tenedor de bonos del Tesoro de Estados Unidos, se encargó de fomentar la compra de esos títulos para llevarlos a los precios más elevados de 2016 y bajar su rendimiento a niveles ínfimos.

Esa tendencia continuó en la medianoche y puede haber otra caída de bonos de países emergentes, aunque más tenue, y subir el riesgo país de la Argentina, que también se va a ver amenazada por un dólar que está más fuerte que el lunes frente a las monedas del planeta.

La reacción de Donald Trump, sobre que China está manipulando su moneda y que a largo plazo los va a perjudicar, fue una señal para los consultores que, viendo el deterioro de los indicadores de actividad económica norteamericano, comienzan a creer que la Reserva Federal cambiará su estrategia de la última reunión puede bajar las tasas a fin de setiembre. Europa también está padeciendo la baja del yuan y sus bolsas están en caída generalizada.

Donald Trump (AFP)
Donald Trump (AFP)

En la medianoche del lunes, los mercados asiáticos abrieron con fuertes bajas. Japón perdía 1,85%. En China los tres principales indicadores, el Hang Seng de Hong Kong que tocó una baja de 2,35%, operaba a 1,76% abajo. Shanghai (-2,45%) estaba muy volátil y hay cazadores de oportunidades aprovechando los menores precios que están haciendo que se recorten las pérdidas. China A50 de -1,75% que cotizaba ala medianoche a las 0,30 estaba -1,47. Si se suma el SZSE Component, un indicador de la bolsa de Sehenzhen, el panorama es preocupante porque está bajando 3%.

Los futuros de Wall Street siguen arrastrando su pesimismo. El Dow Jones se está negociando 0,50% abajo, el S&P 500 pierde 0,45% y el Nasdaq, 0,40%. No están equilibrados. Mejoraron algo desde la apertura.

En Europa, tampoco la están pasando bien a pocas horas de comenzar a operar. El FTSE de Londres está bajando 0,759% y el CAC 40 de París pierde 2,55%. El VIX, el indicador de la volatilidad de los mercados, que cuando se acerca a los 30 puntos comienza a encender luces de alarmas, acaba de perorar los 20 puntos y está en 21,42. Hasta hace poco estaba en 17 puntos.

(AFP)
(AFP)

Todo indica que se puede repetir otra jornada fatídica, pero puede ser menos grave que la del lunes, porque se puede producir lo que en la jerga se llama "el rebote del gato muerto", que es la reacción inmediata a un gran derrumbe.

El pase hacia el oro está a la orden del día. El metal precioso se negocia en su nivel más alto de los últimos seis años. En la medianoche se está operando a USD 1.478,40. Sube 0,13%, respecto del cierre de las 17.00.

El dólar revierte su caída contra el euro y en la medianoche estaba 0,17% arriba después de haber perdido casi 1% el día anterior. También subía frente a la libra y cotiza a 1,21. La divisa norteamericana le está ganando al yen y aumenta 0,36%. Está recuperando lo que perdió el lunes y puede complicar más a la Argentina.