Marcelo Mallo, histórico jefe de Hinchadas Unidas. Pablo "Bebote" Álvarez, barrabrava. Fernando Esteche, ex líder de Quebracho y agente iraní contra la causa AMIA. Osvaldo Rolón, ex secretario de Gildo Insfrán. Milagro Sala, directora de la banda mafiosa disfrazada de Che Guevara que asolaba Jujuy. Mirta Shakira Guerrero, mano derecha de Sala. Diego Matus, contador de Sala. Claudia Trenque, escribana de Sala. Eduardo Fellner, ex gobernador del Jujuy de Sala y ex presidente de la Cámara de Diputados.

Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte y segundo responsable directo de la masacre de Once. Manuel Vázquez, mano derecha de Jaime. Juan Pablo Schiavi, ex secretario de Transporte y primer responsable directo de la masacre de Once. Claudio Cirigliano, ex dueño de TBA y tercer responsable directo de la masacre de Once. César Melazo, juez tuitero defensor de Aníbal Fernández, hoy acusado de capitanear una banda. Miguel Ángel Larregina, coordinador de Yacimientos Carboníferos Río Turbio. Atanasio Pérez Osuna, intendente de Río Turbio. Fabián De Sousa, socio de Cristóbal López. Cristóbal López, míster Casino, Oil, C5N y siguen los éxitos.

Omar "Caballo" Suárez, sindicalista portuario. Juan "Pata" Medina, sindicalista de la UOCRA La Plata. Horacio Homs, proveedor de la UOCRA La Plata y socio de Medina. Marcelo Balcedo, sindicalista SOEME y propietario de la chacra El Gran Chaparral (Piriápolis). Myriam Chávez, madre de Balcedo. Monteros, Burgos, Cabrera, Carrillo, González, Erbin, Vázquez, Aranda, Canale, Molina y Ríos, el once ganador de la UOCRA Bahía Blanca. Jorge Fernández, ex intendente de Lincoln. Angelina Lesieux, ex intendenta de Perugorría. Jorge Corona, ex intendente de Perugorría. Julio Alegre, ex intendente de Santiago del Estero. Natividad Terán, ex intendente de Narco-Itatí. Fabio Aquino, ex vice-intendente de Narco-Itatí.

Enrique "Quique" Antequera, responsable de Precios Cuidados K sector La Salada. Juan Manuel "Jotapé" Louzan, ex jefe de seguridad de La Salada. Gladys Almirón, apretadora de mecheras en La Salada. Jorge Castillo, rey de La Salada. Rafael Resnick Brenner, ex jefe de asesores de la AFIP gestión Echegaray. Eduardo Bernardi, alias José Container. Edgardo Paolucci, alias Pepe Container. Mariano Martínez Rojas, alias Pancho Container. Gladys Fabiana Fernández (a) Patricia, militante K y Miss Pepa Container.

Lázaro Báez, magíster en obra pública inconclusa. Martín Báez, hijo del magíster Báez. Jorge Chueco, abogado de las empresas de Báez. Carlos Kirchner, primo de Néstor con otro máster en obras públicas. Daniel Pérez Gadín, capo de La Rosadita. Ibar Pérez Corradi, traficante de efedrina y financista de la campaña 2011 de Cristina. Víctor Manzanares, contador de la exitosa abogada sin título. Isidro Bounine, Julio Álvarez, Roberto Sosa y Fabián Gutiérrez, ex secretarios privados de Néstor y Cristina. Ricardo Barreiro, jardinero de Cristina. Perla Resendez y Carlos Gellert, asesores financieros de Daniel Muñoz, secretario de la sección Miami-Delaware del matrimonio Kirchner. Raúl Copetti, tesorero del Frente para la Cuadernos Gloria. César Milani, criminal de lesa humanidad y ex jefe de Estado Mayor del Ejército de Cristina.

José López, mano derecha de De Vido y campeón mundial de revoleo de bolsos. Julio De Vido, cajero K desde 1991. Rafael Llorens, secretario legal del ministerio de De Vido. Claudio Uberti, titular de Concesiones Viales del Ministerio. Hernán Gómez, asesor del Ministerio. Claudio "Mono" Miniccelli, cuñado de De Vido a cargo del sector Aduanas. Roberto Baratta, ex secretario del Ministerio y mano derecha de Julio De Vido. Néstor Lazarte, secretario de Baratta. Ezequiel García Ramón, ex director de Energías Renovables del Ministerio. José María Olazagasti, secretario privado de De Vido. Oscar Thomas, ex director de Yacyretá. Oscar Centeno, chofer de Baratta. Más los empresarios Javier Sánchez Caballero (IECSA), Gerardo Ferreyra (Electroingeniería), Jorge Neira (Electroingeniería), Claudio Glazman (Sociedad Latinoamericana de Inversiones), Armando Loson (Grupo Albanesi), Francisco Valenti (Pescarmona) y las recientes reincorporaciones de Amado Boudou y Luisito Delira.

No. No es el elenco de la remake argenta de Feos, brutos y malos, la genial creación de Ettore Scola. Es la lista (incompleta, con errores y desactualizada, ya que no hay una lista oficial y así debe ser) de los procesados actualmente detenidos por causas de corrupción en la Argentina que una vez supo ser la patria de la impunidad política garantizada. Nunca hubo tantos corruptos presos y, si no me equivoco, su número debe ser mayor al total de los corruptos presos en toda la Historia nacional.

La Tupac Amaru de Sala, la mafia de La Salada, la gang de De Vido, los pibes de la Aduana, varios nidos de corrupción sindical, el club festivo de la obra pública con 50% de sobreprecio, muchas de las intendencias copadas por el narco y los responsables de la masacre de Once, desactivados. Es cierto que le faltan piezas a la colección. En especial, Echegaray, Scioli, los Moyano, la Jefa de la banda y sus jefes de Gabinete Alberto Fernández, Sergio Massa, Juan Manuel Abal Medina, Aníbal Fernández y Jorge Capitanich, que nunca vieron nada. También es cierto que algunos entran y salen y que muchos procesos deberían ya haber llegado a juicio oral. Pero también es cierto que ningún proceso de este tipo es perfecto. Mucho menos, cuando once de los doce jueces de instrucción de Comodoro Py y la mayoría de los fiscales y jueces en actividad fueron designados durante las presidencias de Menem, Néstor y Cristina.

La lista es impresionante y las cifras, contundentes. La obra pública se lleva hoy a cabo con costos entre un 20% y un 50% menores a los de 2015. Y sin embargo, hay gente que sigue hablando de supuestos pactos de impunidad. ¿Qué creen que hubiera pasado si gobernaban Aníbal y Scioli? ¿Qué creen que sucederá si en 2019 se impone una versión cualquiera del peronismo que acaba de votar contra el DNU de extinción de dominio que permitiría recuperar buena parte de lo robado y les protege los fueros en el Senado a Menem y a Cristina? ¿De dónde sale esta renovada aspiración a la unidad peronista que muestran hoy el Pejota y medio Frente Renovador sino del afán de evitar la cárcel y volver a la Argentina impune?

Vivimos estos momentos decisivos en la Historia de nuestro país sin darnos cuenta de su magnitud ni de su importancia. La lista es impresionante y las cifras, contundentes. Es el posible fin de la Argentina impune. De la Argentina ladrona y patotera. Está todo dado para un Nunca Más de la corrupción. Y quienes pueden impedirlo no son los delincuentes sino los escépticos. Los repetidores mecánicos del SON TODOS IGUALES. Los cancheros del VAS A VER QUE NO PASA NADA. Son los mismos que apenas tres años atrás decían ACÁ NUNCA VA NADIE PRESO y recomendaban alianzas con Massa o votar a Scioli. Son los que confunden hoy el legítimo manejo de sus dineros privados por parte de los funcionarios públicos con un saqueo evidente que duró doce años, al menos. Son los que intentan igualar algún episodio aislado de corrupción del que ningún gobierno está exento con el ser gobernados por una mafia que asoló el país y lo dejó sembrado de bombas de tiempo. El rechazo de la extinción de dominio y la protección de los fueros de Cristina los han vuelto a unir, nuevamente. Quien quiera ver, que vea.

El autor es diputado nacional (Cambiemos).