¿Pasó la fiebre del bitcoin o solo se trata de un descanso?

Fue hacia mediados de diciembre del pasado año 2017 que el bitcoin hizo furor en el mundo y en los principales medios de prensa, incluso en aquellos no especializados, dado que su precio alcanzó un máximo histórico cercano a los 20 mil dólares, más precisamente hizo 19458 dólares. Sin embargo, desde esas instancias se habilitó un fuerte proceso correctivo en los últimos meses, que hacia comienzos del mes de febrero llegó a mínimos de 5900 dólares. Si bien desde esos mínimos el bitcoin ha intentado recuperar posiciones parcialmente perdidas, regresando hacia instancias de 11.600 dólares, desde entonces hemos visto un nuevo período de debilidad que se extiende hacia finales del mes de marzo y comienzos del mes de abril, con el regreso a niveles de 6420 dólares.

Lo interesante de destacar es que, desde esos mínimos de 6420 conseguidos a comienzo del presente mes de abril, el precio de esta criptomoneda ha recuperado ya un poco más del 40% de su valor, para ubicarse en los últimos días en torno a los 9500-9800 dólares y es a partir de este movimiento que surge la inquietud en los inversores de este activo financiero tan particular sobre la posibilidad de que el avance en desarrollo pueda dar parte a un movimiento de alza mayor de fondo o si, por el contrario, solo estamos en presencia de una nueva recuperación temporal, por lo que, tras su desarrollo, los precios podrían debilitarse nuevamente.

En este sentido, en la presente nota queremos dejar identificados los principales parámetros técnicos a tener en cuenta para con el bitcoin (BTC) y, a partir de la fortaleza o la debilidad que muestren estos niveles, poder dilucidar con mayor confianza el próximo recorrido tendencial de este mercado.

En relación con lo comentado, lo primero que queremos destacar desde nuestra lectura analítica es que interpretamos la baja del bitcoin de los máximos históricos de 19.458 dólares a los mínimos antes mencionados de 6400-5900 dólares como un movimiento de carácter correctivo al gran bull market (mercado alcista) desarrollado desde comienzos del año 2015.

Bajo esta lectura principal, lo que debemos determinar es si esta corrección puede darse por finalizada a la zona de mínimo alcanzada de 6400-5900 dólares, para que finalmente desde aquí el avance de precio retome su curso con el objeto de regresar en los próximos meses hacia los máximos históricos de diciembre del 2017 o si, por el contrario, deberemos estar atentos aún hacia la posibilidad de debilidades adicionales, incluso que terminen perforando los mínimos mencionados para buscar instancias de soportes más deprimidas y recién luego retomar el avance de precio.

Para ello, debemos decir que la zona de máximo alcanzada en las últimas jornadas, en torno a los 9600-9800 dólares, representa un escollo clave a superar por los precios para asumir que el movimiento de recuperación en fuerza desde finales de marzo se trata de un movimiento mayor, quizás buscando regresar hacia los máximos del mes de febrero, en los 11.500-12.000 dólares, o bien ya accediendo hacia escollos más ambiciosos y claves de mediano plazo, en torno a los 14.000-14.300 dólares.

Actualmente el bitcoin necesita superar estos parámetros técnicos mencionados para entonces asumir que la tendencia alcista de fondo ha quedado retomada, no solo con el ánimo de llevar los precios de regreso hacia los valores históricos de 19.500-20.000 dólares, sino incluso con expectativas de buscar niveles más ambicioso para adelante.

Ahora, más allá del desempeño alcista que ha tenido en lo que va del mes de abril esta criptomoneda, sabemos que se trata de un activo de alta volatilidad, con lo cual, en la medida en que la zona de 9600-9800 dólares no sea superada, entonces habrá que ser cautos de corto plazo y saber que los precios se encontrarán vulnerables de recortar nuevamente posiciones, quizás regresando hacia instancias de 8000-7500 dólares, o bien buscando niveles cercanos a los mínimos de marzo, en 7000-6800 dólares, para recién desde allí juntar la fuerza necesaria y buscar atacar y superar el escollo de 9600-9800 dólares. Este movimiento liberaría el camino ascendente para al menos regresar hacia los 11.500-12.000 dólares.

Solamente en caso de que el precio del bitcoin muestre debilidades por debajo de los 7500 dólares y luego los 6800 dólares en las próximas jornadas, entonces deberemos saber que este quedará vulnerable y no solo con posibilidades de perforar los mínimos de marzo, regresar hacia la zona de mínimos del año, en torno a los 6400-5900 dólares, sino incluso con chances de acceder hacia niveles inferiores, de donde se desprenden objetivos tentativos en torno a los 4500-4000 y 3000-2800 dólares eventualmente.

Está claro que el bitcoin no es un activo para cualquier inversor, ya sea por tener condiciones operativas particulares, como por ejemplo que opera las 24 horas de los 365 días del año, y por el nivel de volatilidad que toma el precio en muchas oportunidades. Sin embargo, observamos que se trata de un activo que respeta muy bien las herramientas analíticas aplicadas desde el análisis técnico y ello nos lleva a considerar que quizás los picos de euforia que se lograron para con este activo hacia finales del pasado año 2017 no fueron definitivos, que actualmente el precio se encuentra haciendo un descanso temporal de la carrera alcista desarrollada y que de un momento a otro la dinámica compradora podría retornar para buscar nuevos máximos.

TE PUEDE INTERESAR