El mal clima pareciera dividir a los corredores en dos grupos. De un lado están los que cuando caen dos gotas ya se guardan, y del otro, los que salen igual aunque caigan rayos. Personalmente disfruto mucho correr cuando llueve, muy pocas veces salteo un entrenamiento por cuestiones climáticas.

¿Porqué?

Ante todo, porque creo que el agua no lastima, y porque chapotear y sentir el agua en la cara me conecta con la diversión, me trae de vuelta esos momentos de la niñez en donde ensuciarse y mojarse no eran grave. También confieso que me hace sentir algo poderosa. Y eso me gusta. Disfruto las plazas vacías, las calles o veredas que muchas veces se vuelven solo mías. Y cuando termino y entro a casa empapada, me siento más fuerte. Y contenta por haber entrenado, por haberle ganado a la pereza y a la comodidad. Creo que si uno está sano, tomando ciertos recaudos se puede correr igual con lluvia y disfrutar mucho la experiencia. Además, quienes participamos de carreras sabemos que rara vez estas se cancelan por lluvia, y es bueno estar entrenado en climas adversos, para que no nos tomen por sorpresa en un evento importante.


¿Qué cosas debemos tener en cuenta? Tomá nota:

- Con viento y frío, es conveniente llevar una primera capa térmica y un rompevientos. 

- Si el agua en los ojos suele molestar, los anteojos y/o gorro de sol, aunque no haya sol, pueden funcionar bien.

- Es clave cambiarse toda la indumentaria incluyendo las zapatillas y las medias ni bien se termina de correr. Quedarse mojado y tomar frio una vez finalizada la actividad puede resultar la parte más riesgosa.

- Mientras se corra, prestar más atención que lo habitual: las calles mojadas nos exponen a tropiezos y lesiones. Es mejor evitar las superficies resbaladizas y embarradas.

- Cuando se esté débil o con sospechas de estar por engriparse, en climas adversos es mejor guardarse. El combo lluvia + frío puede ser inmunizador para personas fuertes en perfecto estado de salud, pero no así para organismos con defensas bajas.

- Recordar siempre que la integridad física debe estar por encima de todo. Una cosa es una lluvia y otra muy distinta una tormenta eléctrica con rayos, vientos que vuelan ramas, y calles inundadas. Frente a este último escenario, elegir cuidarse y quedarse a hacer ejercicio en casa seguro será la opción más inteligente. Ante todo, coherencia.

Por Carolina Rossi

Entrenadora Nacional de Atletismo, Running Team Leader FILA Argentina, y corredora

www.carolinarossi.com.ar / @carolinarossifilart

Fotos: Gentileza FotoRun