Esta edición fue “un boom de ventas”, según el informe de la Cámara Argentina de Publicaciones

Se vendió un 61 % más de ejemplares que en 2019, según refleja una encuesta que la Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) adelantó en exclusiva a Infobae Leamos. Y en literatura juvenil, la cifra de aumento llega al 128 por ciento

“Hasta la fecha el promedio general de aumento de ejemplares vendidos con relación al total del 2019 es del 61 por ciento, y todavía no terminó la feria”, puntualiza el sondeo que la CAP (Cámara Argentina de Publicaciones) realizó entre un grupo de 20 editoriales asociadas, incluyendo sellos grandes, medianos y chicos.

El fenómeno indiscutido de la actual feria -después de dos años en los que no pudo celebrarse por la pandemia- es la literatura para jóvenes lectores. “Una invasión de grupos alegres, de caras ávidas y sonrientes inundan los stands y los pasillos. Pacientemente hacen largas colas para comprar sus libros preferidos. Ellos son los que han provocado que hoy el boom sea la ficción juvenil. Y los números los respaldan: las editoriales que venden este género han experimentado un crecimiento del 128% en venta de ejemplares con relación al 2019″, especifica el informe.

Este revelador sondeo abarca las cifras de ventas registradas hasta el jueves 12, pero no incluye los últimos días. “Hasta ahora, y faltando justamente un fin de semana como este, que suele ser el más potente de la feria, ya llevamos los números superados de una forma impresionante. Nunca pensamos que pudiéramos llegar a esto”, afirmó a Infobae Leamos la presidenta de la CAP, María Inés Redoni.

“Teníamos expectativas para 2022 en cuanto al mercado general, pero las previsiones de la feria eran prudentes”, explicó Redoni, para luego recordar que incluso había dudas a comienzos de año de que la gran cita cultural y editorial efectivamente pudiera realizarse a causa del recrudecimiento de la pandemia. Entre los más vendidos de la literatura juvenil, se ubicaron títulos como Asesino de brujas. La bruja blanca de la estadounidense Shelby Mahurin, quien batió récord de horas firmando en la feria, la saga Heartstopper de Alice Oseman, Boulevard 1 de Flor M. Salvador y el ya clásica saga de Harry Potter de J.K. Rowling.

En el género de ficción para adultos, se destacaron Florencia Bonelli con El hechizo del agua, Gabriela Exilart con El susurro de las mujeres y Camila Sosa Villada, por partida doble, con Soy una tonta por quererte y Las malas. La autora chilena Isabel Allende con Violeta también encabezó la lista de los libros más vendidos.

Redoni, quien a su vez es directora de V&R Editoras, se mostró convencida de que, durante los meses de encierro a causa de la pandemia, “la gente se volcó más a la lectura”. Comentó que, aunque 2020 fue un año muy duro para el sector editorial, “a partir de 2021, en Argentina como en el mundo, ha habido un crecimiento muy importante, que inclusive llega casi a igualar a 2019. Porque la caída de 2020 fue atroz. Y esos lectores que empezaron a generar el hábito siguen hoy y se han potenciado”.

Y explicó de esta manera el fenómeno que protagoniza la literatura juvenil: “En cuanto a los jóvenes, también pesa la pandemia, porque se volcaron más a la lectura, y más en estas comunidades casi virtuales que tienen. Gran parte de estos jóvenes también son seguidores de booktubers, o tienen comunidades de lectores a las cuales siguen, es una forma de pertenencia”. También subrayó el importante rol que cumplieron Netflix y Disney al adaptar diversos libros. “En cuanto están en la pantalla, tienen una explosión brutal”.

Todas las editoriales que participaron del sondeo coincidieron en que se está viviendo “una feria excepcional, que supera ampliamente las expectativas. Entendemos que había una gran necesidad del público de participar nuevamente de este tradicional evento de nuestra ciudad. Algo que hoy está siendo definitivamente una fiesta, porque la gente se ha volcado masivamente a la feria con entusiasmo y alegría”, afirma el reporte.

Penguin Random House, uno de los sellos que participó de la encuesta, destacó que entre sus títulos más vendidos también estuvieron los libros juveniles y también la ficción. En el primer segmento, citó además de Boulevard 1 y Harry Potter, a Rojo, blanco y sangre azul (Casey McQuiston), Fleur. Mi desesperada decisión (Ariana Godoy) y Caos de Magalí Tajes. Y entre los libros más vendidos de ficción para adultos estuvieron El club de los psicópatas (John Katzenbach), el Premio Alfaguara de novela El tercer paraíso (Cristian Alarcón), Roma soy yo (Santiago Posteguillo) y Corazón de Amazonita (Gloria Casañas).

En Grupo Planeta, en tanto, los más demandados fueron, además de El hechizo del agua, Soy una tonta por quererte y Las malas, El mapa de los anhelos (Alice Kellen), El día que ir a la escuela fue noticia (Soledad Acuña) y El duelo (Gabriel Rolón).

Dos editoriales muy vendedoras del rubro juvenil fuerohn V&R Editoras y Urano. La primera dio a conocer que tuvo al tope de sus títulos más requeridos en su sello VRYA, además de la saga Heartstopper, Heartless (Marissa Meyer), Wolfsong (TJ Klune), Reino de papel (Victoria Resco) y Todas nuestras noches (Maximiliano Pizzicotti). Y, en su sello romántico VERA, se destacaron El retorno de las niñas perdidas (Mariela Giménez), En tus ojos me vi (Erica Vera), Segunda Chance (Patricia Suárez) y Las otras verdades (Laura G. Miranda).

En el caso de Urano, estuvieron entre los libros más vendidos, además de Asesino de brujas. La bruja blanca, Los siete maridos de Evelyn Hugo (Jenkins Reid Taylor), Gallant (V.E. Schwab), Érase una vez un corazón roto (Stephanie Garber) y Al final mueren los dos (Adam Silvera). Mientras tanto, en Santillana/Loqueleo indicaron que los más vendidos fueron Botiquín emocional (Luis Pescetti), Un elefante ocupa mucho espacio (Elsa Bornemann), Las otras islas (Antología Malvinas), Tonio y Tux ¡al ataque! (Liliana Cinetto), La tía, la guerra (Paula Bombara) y Donde se acaba el viento (Antología Malvinas).

María Inés Redoni se encargó de destacar que, hasta tres meses antes de la fiesta de las letras, “lo único que pensábamos es qué protocolo teníamos que aplicar si se enfermaba un empleado, si el público se enfermaba o cuánta gente se iba a animar a ir. Había mucho miedo, porque son gastos grandes invertir en la feria”. Y recordó además que, en la antesala del evento, todas las editoriales se preguntaban si traían o no autores y si estos podrían viajar. “Todo lo que tenía que ver con la organización de la feria era una gran incógnita”, aseveró, para asegurar que la feria se desarrolla actualmente de forma “impecable”.

El informe de la CAP asimismo destaca que, durante las Jornadas Profesionales del 26 al 28 de abril, compradores del exterior, libreros de todo el país y distribuidores llenaron los pasillos. “Se vendieron tantos ejemplares que algunas editoriales tuvieron que reponer sus stocks aún antes de comenzar la venta al público general”, indica el reporte. En cuanto a la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, la encuesta realza la “impresionante asistencia de bibliotecarios de todo el país” y la CAP se sumó al reclamo para que el Congreso derogue el artículo 4 de la ley 27.432. Si esto no sucede, alertó Redoni, “en diciembre de 2022 la Conabip no recibe más aportes del Estado”. “Esto sería tremendo, una cosa muy mala para esta gente que tiene la virtud y la maravilla de llegar a lugares recónditos del país, donde el único acceso a libros son esas bibliotecas. Estamos todos en una campaña apoyando a la Conabip”, subrayó la presidenta de la CAP.

SEGUIR LEYENDO: