Análisis de The Quarry: una aventura de terror para gamers y no tanto

Lo nuevo de los responsables de Until Dawn presenta mecánicas frescas y los problemas de siempre

La nueva aventura de terror de Supermassive Games reúne a un elenco de estrellas del cine y la TV

En cada nuevo Halloween, el estudio Supermassive Games lanza una entrega de su terrorífica antología The Dark Pictures. Sin embargo, mientras los fans esperan por esa nueva historia, el estudio sorprendió con una aventura con un tono bastante diferente y un elenco lleno de estrellas de Hollywood. The Quarry propone una atmósfera similar a la de películas de terror de los 80 y 90, donde las clásicas reglas del género fueron cuestionadas y hasta parodiadas. ¿Está a la altura de lo que propone?

La trama lleva a los jugadores a un campamento de verano alejado de la civilización con un prólogo que anticipa importantes peligros. Al finalizar un periodo lleno de alegrías y vivencias inolvidables, los consejeros adolescentes de este campamento se preparan para volver a casa, pero una serie de eventos los obligará a pasar una noche más en ese lugar. Una noche que bien podría ser la última de sus vidas, dependiendo de las decisiones que se tomen en la aventura.

Los primeros capítulos de The Quarry transcurren de día y sirven para acostumbrarse a los controles y las diferentes mecánicas, sin correr demasiados riesgos (Foto: captura PS5)
Los primeros capítulos de The Quarry transcurren de día y sirven para acostumbrarse a los controles y las diferentes mecánicas, sin correr demasiados riesgos (Foto: captura PS5)

Al igual que en el resto de los videojuegos de Supermassive, las decisiones son uno de los pilares fundamentales de la jugabilidad. Hay muchísimos diálogos donde las elecciones de los jugadores pueden marcar la diferencia, pero también hay momentos clave donde se debe elegir uno de dos caminos posibles. The Quarry abraza la estética noventosa de las películas en VHS y lleva a los jugadores por numerosos caminos y bifurcaciones en sus más de diez horas de juego, con todo tipo de consecuencias.

Cada vez que se elige uno de estos caminos principales, aparece una pantalla que sella esa decisión y determina que no hay vuelta atrás, lo que imprime un poco de presión en los jugadores, sin importar con cuanta firmeza optaron por ese camino. También es un recurso que vuelve cómplice al player, porque algunas decisiones, especialmente al principio, van en contra de lo que dictan las reglas del terror, pero son fundamentales para hacer avanzar la historia. Es un interesante recurso para entender que se trata de un videojuego, una obra de ficción interactiva donde los jugadores pueden influir muchísimo, siempre dentro del marco que el estudio plantea.

La dirección cinematográfica de The Quarry es uno de los tantos elementos que aporta en la inmersión de la experiencia (Foto: captura PS5)
La dirección cinematográfica de The Quarry es uno de los tantos elementos que aporta en la inmersión de la experiencia (Foto: captura PS5)

La historia transcurre en una noche y recorre un total de diez episodios, con un prólogo y un epílogo. Como es costumbre en los videojuegos del estudio, al finalizar cada capítulo se presenta un misterioso personaje que sirve como guía. A medida que avanza la trama, se puede empezar a conectar a este personaje con los sucesos del juego, mientras sus cartas de tarot -uno de los coleccionables de The Quarry- ayudan a anticipar algunos momentos clave de la historia.

Supermassive vuelve a hacer un gran trabajo a la hora de presentar el misterio, con pequeñas pistas aquí y allá, pero sin tanta información como para entender todo lo que está sucediendo. Esto permite que el jugador se mantenga enganchado con la acción y quiera saber más sobre este particular campamento desde el principio y hasta el final. En los distintos capítulos y escenarios hay numerosas pistas, piezas de evidencia y cartas de tarot por descubrir y puede que una investigación incompleta deje algunos cabos sueltos al terminar la aventura.

El sistema de pistas es bastante interesante, porque permite desbloquear más información de ellas cuando algún otro elemento conectado aporta un dato antes desconocido. Así, a través de las perspectivas de los distintos protagonistas de The Quarry se puede ir construyendo el relato, lo que puede ayudar a la hora de tomar próximas decisiones clave.

La estética VHS va muy de la mano con el tono de la historia (Foto: captura PS5)
La estética VHS va muy de la mano con el tono de la historia (Foto: captura PS5)

Otra de las más interesantes novedades en la jugabilidad, respecto de lo que solemos ver en la fórmula de Supermassive, es la posibilidad de rebobinar la historia cuando uno de los personajes principales muere. Los jugadores cuentan con un total de tres vidas o, en otras palabras, tres posibilidades de salvar a un personaje de su muerte. A veces, usar una vida permite volver a tomar una decisión vital, pero en otras ocasiones, especialmente al final, simplemente se trata de otra oportunidad para repetir un Quick Time Event decisivo. Aquí se pone en foco la velocidad de reacción del jugador, que tranquilamente podría terminar con el mismo resultado de antes si no es lo suficientemente rápido.

El lado negativa de esta mecánica es que solo se puede desbloquear terminando la historia una vez o contando con la edición Deluxe del título. Es cierto que The Quarry ofrece una rejugabilidad casi infinita gracias a sus numerosas decisiones, pero no todos los jugadores estás dispuestos a superar un título de diez horas más de una vez.

Ted Raimi, hermano del director Sam Raimi, interpreta a un personaje tan siniestro como misterioso (Foto: captura PS5)
Ted Raimi, hermano del director Sam Raimi, interpreta a un personaje tan siniestro como misterioso (Foto: captura PS5)

The Quarry cuenta con el elenco más llamativo de todos los títulos de Supermassive Games, responsables también del genial Until Dawn. Algunos íconos del mundo del terror y la ciencia ficción, como Lin Shaye, Lance Henriksen, Ted Raimi o David Arquette comparten pantalla con talentos más jóvenes, pero muy reconocibles, como Ariel Winter (Modern Family), Justice Smith (Detective Pikachu) o Skyler Gisondo (Santa Clarita Diet), entre otros.

Aquellos que ya hayan jugado algún otro juego del estudio van a toparse con un apartado gráfico bastante similar, que continúa evolucionando con cada esfuerzo, pero que todavía tiene trabajo por hacer. Por momentos, la calidad gráfica, la iluminación y la captura de movimiento trabajan en conjunto de manera tal que realmente parece que estuviéramos viendo una película de terror con actores de carne y hueso. Pero también hay muchas otras instancias donde las expresiones de los personajes o la calidad de sus movimientos se ven tan deformados e irreales que rompen con la fantasía y nos recuerdan que estamos jugando un videojuego.

Hay que destacar el trabajo de fotografía del juego, que brinda algunos paisajes y escenarios dignos de clásicos del terror. Las capturas que acompañan esta nota dejan ver algunos de estos paisajes terroríficos y aportan mucho a la hora de construir la atmósfera y el tono de The Quarry.

La historia se va desarrollando a través de las perspectivas de los distintos protagonistas. A diferencia de otros títulos de Supermassive, The Quarry no cuenta con un Corte del Director con versiones alternativas, al menos por ahora (Foto: captura PS5)
La historia se va desarrollando a través de las perspectivas de los distintos protagonistas. A diferencia de otros títulos de Supermassive, The Quarry no cuenta con un Corte del Director con versiones alternativas, al menos por ahora (Foto: captura PS5)

Lamentablemente, llegando a los últimos capítulos de la aventura, empiezan a verse algunos hilos. El título empieza a desinflarse, pero no porque el misterio empiece a resolverse, sino porque hay elementos que directamente empiezan a fallar. La atmósfera, los momentos terroríficos y el gore alcanzan sus puntos más altos, pero las animaciones y el guion no acompañan. Hay varios momentos cargados de acción donde los personajes y sus entornos carecen de física, lo que también puede atentar contra la inmersión. La trama empieza a simplificarse y ciertos personajes se olvidan de datos clave que recolectaron -o que tienen un arma en la mano- para favorecer la trama y algunos momentos desesperantes. Por último, la iluminación del juego también falla en momentos clave, rompiendo por completo la atmósfera de horror.

Particularmente, creo que estos últimos inconvenientes son cuestiones que se podrían haber solucionado con más tiempo de desarrollo, un lujo que Supermassive Games no se puede dar con su intenso ritmo de contar con, al menos, un lanzamiento al año. Por otro lado, es posible que el motor de juego utilizado por el estudio no esté tan preparado para lidiar con escenas de acción intensas y debe atenerse a trabajar con Quick Time Events y exploración de escenarios, las bases de la jugabilidad para The Quarry, The Dark Pictures y Until Dawn.

The Quarry recorre distintos escenarios clásicos de historias de terror, desde casas enormes y avejentadas a sótanos oscuros, minas abandonadas y muelles con muchos peligros en sus aguas (Foto: captura PS5)
The Quarry recorre distintos escenarios clásicos de historias de terror, desde casas enormes y avejentadas a sótanos oscuros, minas abandonadas y muelles con muchos peligros en sus aguas (Foto: captura PS5)

De cualquier manera, más allá de estos problemas, The Quarry logra contar su historia con bastante consistencia y recursos novedosos para un estudio que siempre busca llevar su fórmula un paso más adelante. Aparte de las mecánicas nuevas, como las pistas y las vidas, el título cuenta con tres modos de juego distintos que moldean la experiencia de maneras muy diferentes. El modo para un solo jugador es la aventura clásica y el modo cooperativo es otra insignia de Supermassive, donde un grupo de jugadores se va pasando el control a medida que avanza la trama.

El tercer modo es, sin dudas, el más interesante: Modo película. Es el modo ideal para aquellos que no quieren sentir la presión de algunas decisiones importantes o que no están a la altura de los Quick Time Events del juego, a pesar de que son bastante accesibles. Movie Mode permite ver The Quarry sin necesidad de controlar a ningún personaje, como si se tratara de una película hecha y derecha. No es la primera opción para un gamer orgulloso de serlo, pero es una manera muy llamativa de experimentar esta historia.

Sin partes de exploración, la duración del juego se reduce bastante, pero también permite al jugador anticipar los desenlaces. Los players pueden elegir ver una versión de la historia que resulte con todos los personajes muertos, todos los personajes vivos o puede tomar las riendas del relato participando únicamente en las decisiones importantes de los personajes. Por supuesto, la experiencia resulta mucho más dinámica y los tiempos muertos o diálogos confusos, producto de tener que crear una historia de más de diez horas de duración, se acomodan para brindar una película fluida y más cohesiva. Finalizar The Quarry en distintos modos de juego -o contar con la edición Deluxe- también habilita la posibilidad de jugar capítulos aislados o desbloquear características particulares, como un Modo Película donde el gore es el principal protagonista.

Se la tome como videojuego, película interactiva o simplemente una película, The Quarry entretiene en justa medida (Foto: captura PS5)
Se la tome como videojuego, película interactiva o simplemente una película, The Quarry entretiene en justa medida (Foto: captura PS5)

Habiendo jugado todas las historias de terror de Supermassive Games, está claro que el estudio continúa evolucionando su arte y su manera de contar historias. The Quarry es otro paso hacia adelante gracias a nuevas mecánicas de juego, un elenco mucho más que llamativo y una historia que no se toma tan en serio. Este último punto es fundamental para que los homenajes y referencias a clásicos del terror tengan más sentido a lo largo de la aventura.

Los desarrolladores volvieron a tomar una temática conocida el mundo del terror y la reformularon con sus reglas y condimentos para generar un relato interesante, pero cabe preguntarse por cuánto tiempo más les va a funcionar esa fórmula antes de volverse repetitiva. Mientras tanto, continuaremos disfrutando y, como cada año, esperando una nueva entrega de The Dark Pictures, una tradición de Noche de Brujas.

SEGUIR LEYENDO: