Todos los accidentes por monóxido de carbono son evitables

Antes de la llegada del invierno, se deben tomar las medidas necesarias para verificar el funcionamiento de los artefactos a gas y que un gasista matriculado revise la instalación interna del hogar

Disfrutar del frío sin inconvenientes (Crédito: Prensa Metrogas)
Disfrutar del frío sin inconvenientes (Crédito: Prensa Metrogas)

En la actualidad, la nueva modalidad de trabajo y/o estudio hace que se pase más tiempo en casa, y muchas veces en un ambiente cerrado para poder sobrellevar el frío. Es por eso que resultan necesarios los consejos para evitar accidentes producidos por el monóxido de carbono.

Los artefactos más utilizados en estos próximos meses serán las cocinas y las estufas. Es por eso que se deben tomar las medidas necesarias para resguardarse del frío y continuar con las tareas diarias, pero siempre con los recaudos correspondientes.

Cabe mencionar que la presencia de este gas puede estar vinculada a cualquier artefacto y por eso es indispensable chequear que no haya fallas en ninguno de ellos. Esas fallas pueden permitir que los artefactos, por mala combustión, generen monóxido de carbono. Se trata de un gas muy peligroso y difícil de detectar, ya que, a diferencia del gas natural que es odorizado, no tiene olor, ni color.

Todos los años -cuando se acerca el frío- se habla de la necesidad de hacer revisar las instalaciones internas por un gasista matriculado. Pero además existen controles que cada uno puede realizar desde su casa para sentirse aún más seguro. En el caso del gas natural, aunque este gas sí se perciba a través del olfato, es importante seguir estos consejos:

Controles para hacer desde casa

La llama de todos los artefactos de gas debe ser uniforme y estar siempre azul, si se observa de color naranja podría ser que se encuentre generando monóxido de carbono.

Por otro lado, ya hace unos años que se comprendió la necesidad de mantener ambientes ventilados. Sin embargo, es indispensable corroborar que esas ventilaciones no se encuentren tapadas o sucias.

También es muy importante contar con un detector de gas y monóxido de carbono en cada uno de los ambientes. Además de prevenir, ayuda a descansar tranquilos y disfrutar del calor del hogar.

En el caso de percibir una posible fuga de gas, lo primero que se debe hacer es apagar los artefactos y cerrar las llaves de paso de cada uno de ellos; ventilar los ambientes y comunicarse con un gasista matriculado para que realice una revisión general.

El gasista matriculado debe verificar todos los posibles puntos de fuga. Si recientemente se realizó una reparación o modificación en la instalación, es necesario comentárselo ya que él está capacitado para verificar las cañerías y analizar el motivo que pudo generar la pérdida. El gasista probará la estanqueidad de la cañería con aire, chequeando que no haya pérdidas.

Se prueba primero con llaves de artefactos abiertas y luego con llaves cerradas para analizar tramos de cañería.

Se puede ver más información en la infografía:

infografia

Lo importante es tomar las precauciones para que se pueda disfrutar del calor de estufas o cocinar algo rico sin inconvenientes. Todos los accidentes provocados por monóxido de carbono son evitables. Se deben tomar las medidas necesarias y luego sí, disfrutar del invierno en un hogar seguro.