Márgara Averbach: “La literatura juvenil no existe, es un nicho de mercado”

La reconocida escritora de literatura infantil, autora de “Jirafa azul, rinoceronte verde”, "El año de la vaca, “El agua quieta”, entre tantos otros títulos, estuvo invitada en Experiencia Leamos para hablar del género fantástico en los libros para chicos

Leamos - Márgara Averbach

“Siempre fui amante de la lectura, al punto que volví los libros mi profesión”, dice Márgara Averbach, escritora, crítica y traductora literaria multipremiada. Comenzó a leer desde muy pequeña tanto libros para chicos como para adultos: leía de todo aunque se daba cuenta que las princesas no eran lo suyo. “Amaba Los tres mosqueteros”, recuerda. Las historias de aventura que tanto disfrutaba leer de pequeña, terminaron decantando en la escritura de numerosos cuentos, novelas y relatos del género de la fantasía y la épica. Algunos de ellos son Jirafa azul, rinoceronte verde, que ganó el Primer Premio del Concurso de Cuentos para Niños de las Madres de Plaza de Mayo, El año de la Vaca, distinguido con el premio "Destacados de ALIJA” en la categoría Novela juvenil, Dos magias y un dinosaurio, Cuarto menguante, El agua quieta, y un largo etcétera.

Los umbrales de la fantasía

En una entrevista a cargo de María Belén Marinone realizada en el ciclo Experiencia Leamos, que la plataforma Leamos.com organiza como beneficio exclusivo para sus suscriptores, la escritora habló de su obra de literatura infantil y juvenil, de sus referentes del género fantástico, la magia y las sagas. “Me gusta el género fantástico trabajado y sin estereotipos”, comenzó la escritora. Nada de princesas, entonces, ni de dragones, príncipes y largas batallas, a menos que se les dé una vuelta de tuerca.

Lo repetitivo de la fantasía se vuelve aburrido, dijo, y esto representa un gran desafío para los escritores del género: “Me ha costado mucho apuntar a un género fantástico raro, distinto, porque muchas de las editoriales sólo buscan las historias estereotipadas ¡que yo jamás voy a hacer!”. En una ocasión, incluso, le dijeron que su libro era “demasiado literario”, lo que ella agradeció como un piropo: “Si mi escritura no es literaria, no me sirve”.

Para Averbach, no existe la categoría literatura juvenil: “Lo juvenil es igual que lo adulto. Sí hay una diferencia entre la literatura infantil y la adulta, pero lo juvenil es sólo un nicho de mercado, nada más”. La prueba, dijo, está en que Liliana Bodoc “escribió su saga para adultos, la publicaron para jóvenes, ¡y después de nuevo para adultos!”.

Márgara Averbach (Télam)
Márgara Averbach (Télam)

El fantasy es femenino

El género fantástico permite inventar un mundo nuevo, con mapas y ciudades que no son las nuestras, que permiten imaginar un universo paralelo donde todo es posible: “No es ni el mundo occidental ni el oriental, es uno que se inventa, yo por lo menos trato de que nada se parezca a la realidad”. Esto permite, por ejemplo, que en sus historias la tierra no sea una posesión ni una fuente de recursos: “Lo plasmo como si fuera un pariente, al que no le vas a hacer nada malo”. Esto, lo llama, “ecología profunda”: significa pensar a la tierra, a los ríos, mares y bosques, como entes con derechos.

Puestos a elegir, Averbach prefiere el fantasy hecho por mujeres: “Es menos heroico. Es más realista, en el sentido de que a los personajes les duele el cuerpo, se ensucian, están más en el barro. Hay libros de Ursula K. Leguin donde no hay una sola batalla, la guerra no es el centro. Es otra probemática”.

--¿Cuál es la diferencia entre el género fantástico y la ciencia ficción?

--Ahí hay una larga discusión académica y lo que yo pienso no es lo que todo el mundo piensa. Pero, para mí, no tienen nada que ver, excepto que los son no acá y/o no ahora. Mañana llegan los marcianos: no es hoy, no es ahora. Fuera de eso, hay que pensar es en el lector. Mi experiencia es que al que lee ciencia ficción dura, aquella que tiene en cuenta lo científico --y que está mal traducido: debería ser ficción científica o ficción sobre la ciencia--, no le gusta la magia, no puede suspender el juicio, porque es una persona interesada en la ciencia.

Ver la entrevista completa.

Leamos es una nueva manera de vivir los libros y la lectura. Una comunidad que vive el placer de leer, que disfruta vivir historias, compartirlas, conversar y debatir. Cada semana en Experiencia Leamos hay nuevas conversaciones con escritores, músicos, políticos, actores, filósofos, psicólogos. También podés participar de los talleres de lectura y un club de lectores exclusivos para suscriptores. Informate y comenzá ya mismo a disfrutar de todas las actividades.

LEER MÁS

Adela Basch: “La literatura es una puerta de acceso a la facultad de imaginar”

Por qué un hijo adolescente provoca una crisis en la conducta de sus padres

MAS NOTICIAS