Sergio Bizzio (Martín Rosenzveig)
Sergio Bizzio (Martín Rosenzveig)

La genialidad de Sergio Bizzio es tal que, con cada cuento, cada novela, cada historia, inventa la literatura. Diez días en Re, Mi vida en Huel, Dos fantasías espaciales, Borgestein, y más atrás en el tiempo Era el cielo, Rabia, Chicos, Realidad. No hay libro en el que Bizzio no sea brillante. Es una característica que tienen muy pocos escritores.

Último día a la vista, flamante título de la colección Grandes autores para tramos cortos de IndieLibros, comienza así: "Me hice invisible de pronto". Cinco palabras, apenas, alcanzan para poner en marcha la máquina de la ficción. El narrador dice que no comió nada extraño, no se pinchó con ninguna planta, no pasó por ningún umbral: simplemente estaba caminando por el bosque cuando, de buenas a primeras, se volvió invisible.

“Último dia a la vista”, de Sergio Bizzio (IndieLibros)
“Último dia a la vista”, de Sergio Bizzio (IndieLibros)

De regreso en la casa —donde lo esperan su mujer, que lo detesta, y dos amigos desagradables de ella— nadie se da cuenta de su presencia. Cuántas veces uno quiso volverse invisible, desaparecer de reuniones sinsentido. El protagonista había salido a buscar hongos con la excusa de tener un rato para él y en algún momento pensó "Qué lindo sería ser invisible". ¿Habrá sido aquel deseo? "No pasa nunca, pero evidentemente podía pasar, y me pasó a mí".

Uno anticipa la tensión y un arco narrativo con un desenlace lógico, pero Bizzio da una vuelta de timón y se mueve hacia la incertidumbre. Con la habilidad de siempre, evita la trama —la trampa— moral. La literatura, para Bizzio, no tiene un sentido utilitario. Y, por eso, es un hecho feliz.

LEER MÁS: