Philip Roth en 2010 (Reuters)
Philip Roth en 2010 (Reuters)

Hay coincidencias: todos se refieren a la figura ineludible de Philip Roth como una influencia vital en el trabajo de los autores contemporáneos. Como una mirada perspicaz para entender los principales conflictos del siglo XX. Y como una referencia única, capaz de crear un lenguaje propio. Los escritores argentinos Claudia Piñeiro, Marcelo Birmajer, Gonzalo GarcésLiliana Heker y Guillermo Martínez dialogaron con Grandes Libros sobre una voz insoslayable y recomendaron posibles mapas de lectura de la obra del novelista estadounidense.

Para Claudia Piñeiro, la influencia de Roth es central en la obra de varios autores argentinos, como lo fue en general buena parte de la literatura de los autores estadounidenses entre los que también considera a John Cheever y Raymond Carver.

"Todos ellos marcaron una forma de narrar muy directa y a la vez muy profunda", afirmó la autora de Las maldiciones. La escritora, que se declara una verdadera fan de Roth, agregó que la novela Pastoral americana es central para comprender el tono de la obra del autor.

Piñeiro también lamentó que Roth no haya recibido el premio Nobel de Literatura ya que lo consideraba siempre como uno de sus principales candidatos y de alguna manera hacía "hinchada" por él.

“Pastoral americana”. Novela capital en la obra de Roth
“Pastoral americana”. Novela capital en la obra de Roth

"Siempre pensé que deberían darle algún premio así, hoy no sé porque el Nobel está algo devaluado", afirmó.

Consultada sobre qué libro podría recomendarle a alguien que nunca leyó al escritor fallecido, Piñeiro sostuvo: "Le diría que comience por El lamento de Portnoy por su humor sobre todo y porque puede funcionar como una buena puerta para seguir con el resto de sus libros".

En tanto, el escritor Marcelo Birmajer coincidió en la centralidad de Pastoral americana como un libro vital. "En lo personal, es mi favorita de Philip Roth. Esa novela me impactó profundamente y conecta perfectamente con la tragedia argentina de los años '70. Prácticamente la pudo haber escrito en Argentina. E influenció fuertemente mi novela Tres mosqueteros y posteriormente, aunque un poco menos, la reciente El rescate del Mesías", afirmó Birmajer a Grandes Libros desde Estonia donde se encuentra presentando su último trabajo.

"Pastoral americana es una novela inmensa, resuelve buena parte de los enigmas o por lo menos plantea mejor que nadie buena parte de los enigmas de la segunda mitad del siglo XX de la juventud izquierdista e iconoclasta del siglo XX, especialmente de la clase media", agregó.

Sobre las distintas etapas de creación del autor estadounidense, Birmajer aseguró: "Él alcanza la maestría en sus últimas tres novelas, Indignación, La humillación y Némesis. A las tres las leí en su idioma original, el inglés, lo que demuestra la facilidad con la que se lo podía leer en su última etapa. Esa trilogía es una obra maestra".

"Creo que el mejor Roth empieza en los '90. Está Operación Shylock, El teatro de Sabbath, Pastoral americana y la trilogía, obras maestras casi todas ellas", concluyó.

“El idioma de Philip Roth es tremendamente luminoso, vital, enérgico”, dice Gonzalo Garcés. (Foto Archivo GENTE)
“El idioma de Philip Roth es tremendamente luminoso, vital, enérgico”, dice Gonzalo Garcés. (Foto Archivo GENTE)

Para el escritor Gonzalo Garcés, en tanto, el valor del trabajo de Roth está en la creación de un "lenguaje propio".

"Hay autores que producen obras. A veces obras hermosas, a veces obras que te producen pensamientos interesantes, que te producen goce estético. Pero hay escritores que hacen algo diferente y que va un poco más allá. Hay autores que crean lo que parece un idioma propio y la ilusión de que con ese idioma vos, el lector, podrías nombrar todas las cosa del mundo", dijo el autor de Hacete hombre.

"Cuando vos leés a Kafka sentís que podés hablar Kafka por el resto de tu vida, incluso para hablar de cosas de las que Kafka nunca habló. Lo mismo pasa con Borges. Y lo mismo pasa con Philip Roth. Con la diferencia, quizás, de que, al contrario de los otros autores que nombré, el idioma de Philip Roth es tremendamente luminoso, vital, enérgico. Roth es un descendiente directo de la entonación que inventó para los Estados Unidos Walt Whitman. Y, como él, tiene una visión inmensamente expansiva y generosa. Es decir que hablando el idioma Roth el resto de tu vida no solamente podrías nombrar las cosas sino que el mundo sería un poco más luminoso", aseguró en diálogo con Grandes Libros.

Entre los libros recomendados de Garcés, se encuentran El animal moribundo, El teatro de Sabbath, La mancha humana.

"Son libros tardíos de Philip Roth. Es que Roth tuvo también esa singularidad, una especie de florecimiento tardío. Siendo ya un escritor consagrado, a partir de los 60 años escribió una seguidilla de obras maestras que probablemente sean lo mejor que escribió", señaló,

“Némesis”. La última novela de Roth
“Némesis”. La última novela de Roth

En breve diálogo con Infobae, quien también habló sobre la muerte del autor estadounidense fue la escritora Liliana Heker.

"Me conmovió intensamente la muerte de Philip Roth", afirmó la autora de Zona de clivaje.

"Siento que perdimos a uno de los grandes de nuestro tiempo, admirable por sus libros y por su ética, un tipo entrañable además", aseguró.

Para el escritor Guillermo Martínez la muerte de Roth representa "una gran tristeza". Tal como señaló Claudia Piñeiro, para él también el autor de Pastoral americana era uno de sus favoritos ante cada edición del premio Nobel de Literatura.

Entre los libros que más lo influyeron, Martínez destaca La visita al maestro, que indaga justamente en la relación de un maestro y su discípulo.

El autor argentino afirmó que leyó ese libro cuando hizo él mismo su recorrido de novelas sobre ese tema para escribir su novela La mujer del maestro.

Como señaló Garcés, a Martínez también le parece notable la última etapa de novelas breves de Roth en las que exhibió, según le comentó a Grandes Libros, "un tono de humor negro muy bueno".

LEER MÁS: