“Es la vista de una magnífica desolación”, dice Armstrong minutos antes de clavar la bandera estadounidense. Junto a Aldrin (el que aparece en la imagen, saludándola, fotografiado por Neil), venía de consumar las primeras observaciones sobre el suelo selenita. La misión del Apolo 11 acaba de cumplir su objetivo central: que un ser humano camine sobre la superficie lunar.

“Es la vista de una magnífica desolación”, dice Armstrong minutos antes de clavar la bandera estadounidense. Junto a Aldrin (el que aparece en la imagen, saludándola, fotografiado por Neil), venía de consumar las primeras observaciones sobre el suelo selenita. La misión del Apolo 11 acaba de cumplir su objetivo central: que un ser humano camine sobre la superficie lunar.

La misión del Apolo 11, compuesta por el comandante Neil Armstrong (38; el único que a la fecha falleció) y los pilotos Michael Collins (38) y Edwin Aldrin (39), que partió el 16 de julio del ‘69.

La misión del Apolo 11, compuesta por el comandante Neil Armstrong (38; el único que a la fecha falleció) y los pilotos Michael Collins (38) y Edwin Aldrin (39), que partió el 16 de julio del ‘69.

El momento de la partida en Cabo Cañaveral. Gene Kranz fue el director de vuelo y Charles Duke, el controlador.

El momento de la partida en Cabo Cañaveral. Gene Kranz fue el director de vuelo y Charles Duke, el controlador.

Impulsada por el cohete Saturno V, abandona el Centro Espacial Kennedy a las 11:32 AM (siempre hora argentina). Una vez que despega, se traspasa el control a Houston. Alcanzará los 45 mil kilómetros por hora.

Impulsada por el cohete Saturno V, abandona el Centro Espacial Kennedy a las 11:32 AM (siempre hora argentina). Una vez que despega, se traspasa el control a Houston. Alcanzará los 45 mil kilómetros por hora.

Además de los privilegiados espectadores en el lugar, 600 millones de personas lo presencian por televisión. Igual sucederá seis horas y media después, cuando llega el momento de la verdad: el alunizaje.

Además de los privilegiados espectadores en el lugar, 600 millones de personas lo presencian por televisión. Igual sucederá seis horas y media después, cuando llega el momento de la verdad: el alunizaje.

La transmisión puede seguirse desde las vidrieras porteñas de El Trust Joyero Relojero (esquina de Corrientes, Diagonal Norte y Carlos Pellegrini).

La transmisión puede seguirse desde las vidrieras porteñas de El Trust Joyero Relojero (esquina de Corrientes, Diagonal Norte y Carlos Pellegrini).

Revista GENTE y la Actualidad acompañará el acontecimiento con un póster (flashazo original incluido) de 54 x 72 centímetros y la leyenda: “Domingo 20 de julio de 1969, 22 horas, 56 minutos. El hombre pisa por primera vez la Luna”.

Revista GENTE y la Actualidad acompañará el acontecimiento con un póster (flashazo original incluido) de 54 x 72 centímetros y la leyenda: “Domingo 20 de julio de 1969, 22 horas, 56 minutos. El hombre pisa por primera vez la Luna”.

Completada la decimotercera órbita lunar, Collins –piloto del Columbia– acciona el mecanismo de desconexión y el módulo Eagle (a cargo de Aldrin) desciende. “Houston, aquí Base Tranquilidad, el Aguila ha alunizado”, se escucha a las 16:17:40 del 20/7, cuando toca el Mar de la Tranquilidad, a 38 metros de un profundo cráter.

Completada la decimotercera órbita lunar, Collins –piloto del Columbia– acciona el mecanismo de desconexión y el módulo Eagle (a cargo de Aldrin) desciende. “Houston, aquí Base Tranquilidad, el Aguila ha alunizado”, se escucha a las 16:17:40 del 20/7, cuando toca el Mar de la Tranquilidad, a 38 metros de un profundo cráter.

El primero en salir del módulo de excursión lunar Eagle es Armstrong. Al tiempo que baja por las escaleras y menciona sus histórica oración (“Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la Humanidad”), activa la cámara que retransmitirá el acontecimiento al mundo desde las instalaciones del Observatorio Parkes, en Australia.

El primero en salir del módulo de excursión lunar Eagle es Armstrong. Al tiempo que baja por las escaleras y menciona sus histórica oración (“Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la Humanidad”), activa la cámara que retransmitirá el acontecimiento al mundo desde las instalaciones del Observatorio Parkes, en Australia.

A continuación desciende Aldrin. Pronto se lo escucha repetir: “Hermoso… hermoso”. Por seguridad  avanzan unidos a un cordón, que soltarán. Hacen tomas del paisaje.

A continuación desciende Aldrin. Pronto se lo escucha repetir: “Hermoso… hermoso”. Por seguridad  avanzan unidos a un cordón, que soltarán. Hacen tomas del paisaje.

La bota de Aldrin registrada por la cámara de 70 milímetros de Armstrong. Quien no pisó la Luna fue Collins, el mismo que curiosamente sufría claustrofobia dentro de su traje espacial de 127,45 kilos. Mientras Aldrin (foto) y Armstrong exploraban la superficie, Michael recorría la órbita por el lado oscuro del satélite terrestre.

La bota de Aldrin registrada por la cámara de 70 milímetros de Armstrong. Quien no pisó la Luna fue Collins, el mismo que curiosamente sufría claustrofobia dentro de su traje espacial de 127,45 kilos. Mientras Aldrin (foto) y Armstrong exploraban la superficie, Michael recorría la órbita por el lado oscuro del satélite terrestre.

A lo largo de 151 minutos recogen 22,5 kilogramos de muestras del suelo.

A lo largo de 151 minutos recogen 22,5 kilogramos de muestras del suelo.

Además, instalan un reflector láser e instrumental para la detección de sismos y partículas solares.

Además, instalan un reflector láser e instrumental para la detección de sismos y partículas solares.

Entonces suben al LEM.

Entonces suben al LEM.

Transcurridas 21 horas 36 minutos y 20 segundos, se emprende la retirada, dejando otro recuerdo: una placa soldada a una de las patas de la fase de alunizaje del Eagle. “Aquí, hombres del planeta Tierra pisaron por primera vez la Luna, julio/69 d.C.”, señala el mensaje firmado por los astronautas y el presidente estadounidense Richard Nixon.

Transcurridas 21 horas 36 minutos y 20 segundos, se emprende la retirada, dejando otro recuerdo: una placa soldada a una de las patas de la fase de alunizaje del Eagle. “Aquí, hombres del planeta Tierra pisaron por primera vez la Luna, julio/69 d.C.”, señala el mensaje firmado por los astronautas y el presidente estadounidense Richard Nixon.

“¿Listos?… Saquemos esto de aquí”. Es la última –y poco difundida– frase pronunciada antes de emprender el regreso. La menciona Armstrong en los instantes previos a que se elevaran dentro del Eagle, en busca del Columbia, que los regresaría.

“¿Listos?… Saquemos esto de aquí”. Es la última –y poco difundida– frase pronunciada antes de emprender el regreso. La menciona Armstrong en los instantes previos a que se elevaran dentro del Eagle, en busca del Columbia, que los regresaría.

Una vez conectados y transbordadas las últimas muestras, liberado el Águila y ubicados en sus puestos, a las 6:35 del 22 de julio encienden los motores e inician la vuelta a casa, en una trayectoria hacia la Tierra de cerca de 385 mil kilómetros, que concluirá en 60 horas.

Una vez conectados y transbordadas las últimas muestras, liberado el Águila y ubicados en sus puestos, a las 6:35 del 22 de julio encienden los motores e inician la vuelta a casa, en una trayectoria hacia la Tierra de cerca de 385 mil kilómetros, que concluirá en 60 horas.

Amerizan a las 18:50 del 24 de julio, ocho días, tres horas, 18 minutos y 35 segundos después de que el Saturno V dejara atrás la rampa de lanzamiento del Complejo 39, en la península de Florida. Lo hacen sobre un área con tiempo estable: 1.500 kilómetros al sudoeste de las islas Hawai.

Amerizan a las 18:50 del 24 de julio, ocho días, tres horas, 18 minutos y 35 segundos después de que el Saturno V dejara atrás la rampa de lanzamiento del Complejo 39, en la península de Florida. Lo hacen sobre un área con tiempo estable: 1.500 kilómetros al sudoeste de las islas Hawai.

Son recogidos del Océano Pacífico por los tripulantes del USS Hornet, un portaaviones de la Segunda Guerra Mundial. La misión, considerada uno de los momentos humanos más significativos jamás cristalizados, fue la primera de un total de seis expediciones exitosas a la Luna, con doce astronautas caminando sobre ella. El último, el americano Eugene Cernan, en diciembre de 1972.

Son recogidos del Océano Pacífico por los tripulantes del USS Hornet, un portaaviones de la Segunda Guerra Mundial. La misión, considerada uno de los momentos humanos más significativos jamás cristalizados, fue la primera de un total de seis expediciones exitosas a la Luna, con doce astronautas caminando sobre ella. El último, el americano Eugene Cernan, en diciembre de 1972.

Por Leonardo Ibáñez (nacido en el '69).
Fotos: Archivo de Editorial Atlántida.
Búsqueda de imágenes: Carlos Jiménez.

SEGUÍ LEYENDO: