Desde la orilla del mar tulumense, Luli Fernández (30), habla sobre el bebé que acaricia. "Ya tiene nombre. Por cábala, guardado bajo siete llaves hasta su nacimiento. Y es mágico lo que nos pasó", cuenta."Antes de embarazarnos, y todavía sin intenciones de hacerlo, el nombre se nos presentó de modo insólito. Y más tarde, ya buscándolo, durante un viaje a Salta, volvió a ocurrir. Fue tan sorprendente para nosotros, que dijimos: es el bebé quien lo eligió".

Las vacaciones en pareja "a las que me animé porque el embarazo está siendo un placer" –según Luli– comenzaron en diciembre, visitando Atenas, en Grecia, y Estambul, en Turquía. Luego continuaron en Punta del Este, Uruguay, para la celebración de los 101 años de su suegro, el Dr. Mariano Cúneo Libarona (padre). Fue entonces que emprendieron rumbo a México, esta vez, en familia: el matrimonio, y los cuatro hijos del abogado, Santos (20), María (18), Vicente (8) y Jacinto (7).

"En casa, proponer ir a una playa sin tablas de surf es toda una negociación", bromea Luli sobre la afición que comparten. "El año pasado fuimos a Costa Rica, pero mi embarazo exigía un mar más calmo. Que pudiésemos disfrutar en grupo. Venir a México, un lugar que ellos aún no conocían, resultó una aventura diferente".

A dos meses del nacimiento, la modelo y conductora anticipa: "Vivo un embarazo sin náuseas, sueño ni acidez. Y presiento que así de fácil será el parto. No tengo filosofías, obsesiones ni modos preestablecidos para ese momento. Me entrego a lo que Dios y mi bebito decidan".

Luli y su marido, el Dr. Cristián Cúneo Libarona, casados hace cuatro años.
Luli y su marido, el Dr. Cristián Cúneo Libarona, casados hace cuatro años.

Además, de cara a la mamá que quiere ser y a la que se intuye, Luli comparte: "Siempre fui una mujer de control. Tal vez por mi carrera, desde muy chica necesité tener claro el cuadro de situación. Viviendo siempre un paso delante. Si iba a un casting, antes de hacerlo ya pensaba cómo acomodar mis horarios en caso de ser elegida. Cuando me pensaba mamá -el rol más trascendental que tendré en mi historia-, me veía obsesiva, detallista, pendiente. ¡Y estoy hasta sorprendida de mí misma! De repente solté el control. Me descubrí más tolerante, más serena. Entendí que si estoy tranquila, mi bebé también lo estará. Y yo quiero un bebe contento. Claro que seré una mamá contenedora, y atenta, pero por sobre todo, compañera: en lo que quiera y cómo quiera ser. Ya iremos aprendiendo de la mano".

Luli feliz durante sus 48 horas en Tulum.
Luli feliz durante sus 48 horas en Tulum.

Leyó más de un libro sobre esta espera. Sin embargo asegura: "No me ataría a un método o a una filosofía de crianza. Porque siento que todo eso condiciona al bebe. Y cada uno de ellos tiene necesidades diferentes. Hasta que no conozca a mi hijo, no sabré qué es lo que quiere, qué lo hace feliz. Pero hasta entonces claro que no me contendré de hacer colecho y todo lo que me surja (se ríe)".

Luli espléndida en las aguas de la Riviera Maya.
Luli espléndida en las aguas de la Riviera Maya.

Aunque sí siguió cierto camino. "Elegimos el método Montessori para el armado del cuarto (cálidos, con luz natural, tonos neutros y una distribución que potencie la autonomía de los niños, como colchones al ras del suelo). Todo es con animalitos, porque somos muy bicheros. No sólo sus cuatro hermanos lo esperan con ansias, también sus hermanos perrunos, para los que hice hacer puertitas, evitando que lo chupeteen todo".

La conductora de Hay código (América) celebrando la semana 30 de embarazo en Tulum.
La conductora de Hay código (América) celebrando la semana 30 de embarazo en Tulum.

Y el secreto es el amor. "Inmenso", de una familia ensamblada. "Cristián (Cúneo Libarona, 48), tan experimentado, está viviendo esta llegada como un primerizo. Cada instancia lo sorprende e ilusiona, y eso me contagia y me conmueve. El soñó con el bebe. Yo me despesperé: '¿¡Cómo era!?', le pregunté. 'Parecido a Vicente' (su tercer hijo), me contestó. Pero finalmente aprendí a disfrutar sin ansiedad. Hay una nueva Luli. Y así espero a mi hijo. Tranquila y con brazos abiertos. Dios va a iluminarnos".

Fotos: Gentileza álbum personal by @camposlolita y @soymanupozzi.