Pablo Granados y Pachu Peña trabajan juntos desde hace casi tres décadas. (Foto Alejandro Carra/GENTE)
Pablo Granados y Pachu Peña trabajan juntos desde hace casi tres décadas. (Foto Alejandro Carra/GENTE)

Clap, clap, clap…Así se escuchó cuando Pablo golpeó sus palmas para llamar a Pachu en la puerta de la embotelladora de Rosario en la que éste trabajaba controlando la entrada y salida de camiones y mercadería. "Era marzo de 1991 y recuerdo que Pachu salió de abajo de un camión vestido con un overol. Y ahí nomas, a través de la reja, le dije: '¿Nos encontramos mañana a las diez de la mañana para tomar un café en Entre Ríos y Urquiza?'", rememora veintisiete años más tarde Pablo Granados (52), mientras ceba un mate –que le extiende a su amigo José María "Pachu" Peña (55)– en los estudios porteños de Argentina Sono Film, la productora a cargo de la tercera película que protagonizan juntos, Bañeros 5, lentos y cargosos.

Pablo Granados y Pachu Peña. (Foto Alejandro Carra/GENTE)
Pablo Granados y Pachu Peña. (Foto Alejandro Carra/GENTE)

–Ese café marcó el arranque de su exitosa carrera conjunta. ¿Qué pasó después?

Pablo: Empezamos a hacer Propuesta joven en el Canal 3 de Rosario, mientras seguíamos laburando de lo nuestro. Cuando vimos que funcionaba, él abandonó la embotelladora y yo dejé de dar clases de música en una escuela primaria de Granadero Baigorria, donde fui maestro cinco años.

–¿Y cuándo se decidieron probar suerte en Buenos Aires?

Pachu: Bueno, teníamos un amigo que traía famosos a hacer "presencias" en Rosario. Un día nos dijo: "Chicos, llevo al Teto Medina. ¿Por qué no armamos una cámara oculta?". Y la hicimos. Fuimos a un lugar céntrico e instalamos dos cámaras. Pablo actuó con una chica, yo hice de policía… Y decidimos llevarle la filmación a Marcelo Tinelli.

Pablo Granados y Pachu Peña. (Foto Alejandro Carra/GENTE)
Pablo Granados y Pachu Peña. (Foto Alejandro Carra/GENTE)

–¿Lo conocían?

Pablo: ¡Para nada! Viajamos a Buenos Aires y le dejamos el tape a una secretaria, en la calle Florida. Cuando nos íbamos, él nos cruzó en un ascensor, todo alto y con los lentes espejados. Le dijimos "¡Hola, Marcelo! Vinimos a…". ¡Pero no nos dio pelota!
Pachu: ¡Ni bola!
Pablo: Ni la hora. Venía con otro y siguió caminando. Y bueno, ahí le llevamos otra copia a la contra, Mario Pergolini. Laburamos con él todos los domingos durante un año en Hacelo por mí. Como todavía teníamos el programa de Rosario, viajábamos de un lado para el otro. En aquel momento éramos jovenes y no teníamos limites. Y si había un precipicio, nos caíamos.

Pachu Peña. (Foto Alejandro Carra/GENTE)
Pachu Peña. (Foto Alejandro Carra/GENTE)

–¿Cuándo surgieron los límites?

Pablo: Y… Una vez nos corrió una persona que se enojó por una broma y nos sentimos muy mal y con mucha culpa. Dijimos: "Ya estamos grandes; no podemos seguir haciendo esto". En ese momento buscamos un cambio de rumbo y ahí aparecieron las poesías y Deportes en el recuerdo.

Nosotros somos una pareja del siglo pasado,  porque las modernas se separan a los tres años, o menos. Como nuestros viejos.

–¡Dos clásicos! ¿Los inventaron ustedes?

Pachu: Sí, siempre trabajamos juntos. Nos entendemos muy bien y también la pasamos genial.

–¿Se dan cuenta de que como dupla llevan más tiempo que la mayoría de las parejas? ¿Cuál es el secreto?

Pablo: Que no tenemos sexo (ríen). Se ve que (Nito) Artaza y (Miguel Angel) Cheruti han tenido. Las parejas deben tener humor. Y también deben respetarse y tomarse sus tiempos. Nosotros somos una pareja del siglo pasado, porque las modernas se separan a los tres años, o menos. Como nuestros viejos.

Pablo Granados. (Foto Alejandro Carra/GENTE)
Pablo Granados. (Foto Alejandro Carra/GENTE)

–¿Pero hay una fórmula?

Pachu: Mantener el perfil, no creernos nada.
Pablo: Tomar esto como un trabajo y nunca como un fin.
Pachu: Y tener una linda relación con la gente.

–Más allá del trabajo, ¿en su tiempo libre también son de salir juntos?
Pachu:No, no. Quizá si nos juntamos por laburo y terminamos al mediodia vamos a comer, pero…
Pablo: Pasamos mucho tiempo juntos: viajamos, hacemos giras, grabamos para un canal de deportes, cosas para las redes sociales... Si tengo un rato libre quiero ir a comer con mi familia.

–Hablando de su lado familiar, en la paternidad hicieron carreras opuestas.
Pachu: Sí, yo entré a VideoMatch siendo soltero y conocí a mi mujer en Telefe. Seguimos juntos y tenemos cuatro hijos: Benjamín, Iñaki, Olivia y Joaquina. Hice todo más tarde…
Pablo: Yo ya estoy con los pañales de mi nieta Bernardita, la hija de Migue, a la que disfruto mucho, pero sin responsabilidades. Mis hijos son grandes e independientes, ¡así que ahora puedo ahorrar!
Pachu: Yo no. A mí me comen la billetera, la heladera, todo… ¡Arrasan! (ríen)

–¿Tus hijos salieron artistas, Pablo?

Pablo: Así es. María es una gran cantante. De hecho, le produje su primer disco, que estuvo nominado a los Gardel como Mejor Album Nuevo Pop, y Migue –cantante, humorista y músico– ya es más famoso que yo.

–Pachu, ¿le pediste algún tip paternal a Pablo?

Pachu: No, no. Cada uno tiene su fórmula.

–Eso sí: la que no falla es la de ustedes juntos en la pantalla.

Pachu:Sí. "Bañeros 5" se estrena este jueves 12. Es una película familiar, muy divertida, con un gran elenco que incluye a un legendario comediante como Gino Renni y a una actriz del carajo como Luisa Albinoni.

El alma mater de Bañeros es Emilio

–¿Emilio Disi también iba a formar parte de la película?

Pachu: Sí, pero no pudo vencer la batalla contra esa maldita enfermedad. Fue un golpe duro, porque el alma mater de Bañeros es Emilio. Pero estuvo presente su espíritu. Es más: el día que partió, el sol brilló como nunca… Se me pone la piel de gallina.
Pablo: Fue un día tremendo. Parecía una bendición de Emilio.
Pachu:Más allá de que le hicimos un pequeño homenaje en la película, lo extrañamos en cada escena, porque disfrutábamos su compañía tanto trabajando como fuera de cámara. Nos enseñó muchísimo.

–¿Se ven en un Bañeros 6?

Pachu: Sí, va a ser Rápidos y sindicalistas contra el Fondo Monetario (ríen).
Pablo: Ojalá tuviéramos una película así todos los años…

–¿Creen que es un buen momento para hacer reír a los argentinos?

Pachu: Uff, siempre se necesita reír, pero en esta época me parece que más.

–¿Fuera de cámara ustedes conservan ese humor permanente que muestran?

Pachu: Siempre tenemos buena onda, pero si estamos tomando un café, no jodemos: permanecemos tranquilos y callados. El nivel "carcajada full time" no lo mantenemos, porque si lo hiciéramos seríamos dos salames importantes.

–Para cerrar, una fácil: ¿en qué se parecen y en qué no tienen nada que ver?

Pachu: Compartimos la pasión por Newell's Old Boys y por Rosario.
Pablo: Después, creo que los dos nos reímos de cosas distintas. ¡Ah! Y él no comparte los platos.
Pachu: Es verdad, no me gusta. Pero el vino sí: siempre hay un Malbec para los dos.

Por Kari Araujo