Una sirena embarazada. Retratada por su ex instructor de buceo, que también es su amigo, la pelirroja se atrevió a posar en el fondo de la pileta climatizada del club YMCA
Una sirena embarazada. Retratada por su ex instructor de buceo, que también es su amigo, la pelirroja se atrevió a posar en el fondo de la pileta climatizada del club YMCA

"La idea de hacer una producción de fotos bajo el agua fue de Agustín Rébora, fotógrafo e instructor de buceo, amigo mío y de Agustín, el papá de Juan. A mí la propuesta me encantó y acepté de una, aunque confieso que, después de divertirme como una criatura, terminé con los ojos rojos y un relajo absoluto… ¡No podía ni hablar!", cuenta entre risas Agustina Kämpfer (36), panelista de Cortá por Lozano de licencia por maternidad desde el 28 de septiembre. Faltan sólo días, horas y minutos para que llegue a este mundo Juan Kämpfer Badaracco, el bebé que eligió tener junto a su amigo más antiguo, Agustín Badaracco (37). Es un chef argentino radicado en México, que se encuentra ahora en Buenos Aires aguardando con ansiedad el nacimiento del hijo que ambos soñaron.

–En este momento conviven?
–No, pero Agus está a disposición para lo que haga falta, pendiente de todo. Igual, francamente no hay mucho para hacer… ¡Sólo esperar!

–¿Y cómo transcurre tu dulce espera?
–Extraña. Siempre fui muy activa, pero ahora no hay plan que me parezca más tentador que quedarme en casa viendo series. La verdad, este último mes resultó toda una sorpresa.

–¿En qué sentido?
–En que ahora estoy sintiendo limitaciones: camino lento como una abuelita, estoy bastante torpe y no hay suficientes almohadones en el mundo con los que encuentre una posición cómoda para estar en la cama. Camino con las piernas abiertas, porque tengo la panza baja y no las puedo poner derechas. No me reconozco los pies: ¡son dos masas leudando! Me saco las ojotas y me queda la marca de las tiritas por una eternidad. Me lo tomo con gracia porque no dejo de asombrarme… ¡y porque no queda otra!

No me preocupa cómo quedará mi cuerpo después del parto. Que cambie lo que sea… Para eso estoy viva
No me preocupa cómo quedará mi cuerpo después del parto. Que cambie lo que sea… Para eso estoy viva

–¿Te preocupan los cambios que va a tener tu cuerpo después del parto?
–No, para nada! Que cambie lo que sea… ¡Para eso estoy viva! De todos modos, sé que me voy a ocupar, porque me gusta hacer cosas por mí, y sentirme sana y fuerte.

–¿Cuánto está pesando Juan?
–Más de tres kilos y medio. ¡Y sigue sumando el muy glotón! El otro día la obstetra me dijo: Pensá que ya es un bebé que tranquilamente podría estar afuera. No sé si estaba intentando traerme calma o que me ponga más ansiosa de lo que ya estoy.

–¿Lográs dormir por las noches?
–¿Dormir? ¿Qué era eso? Ah, ya me acordé, ¡algo que hacía hace un tiempo! Quedarme dormida no me cuesta, pero no sé por qué me despierto a mitad de la noche. A mi gente ya le dije: el que ande despierto tipo cinco de la mañana me llama, que lo atiendo enseguida.

–¿Sentís que este mes tu vida va a cambiar para siempre?
–¡Ya cambió! Es imposible ser la misma cuando una vida te habita el cuerpo. No podría decir qué cambió exactamente, pero el movimiento es enorme. Algo se fue y algo llegó.

El Día de la Madre voy a llorar de emoción como una tarada, lo sé. Que me digan ¡feliz día! por primera vez va a ser muy fuerte
El Día de la Madre voy a llorar de emoción como una tarada, lo sé. Que me digan ¡feliz día! por primera vez va a ser muy fuerte

–Tenés el bolso listo al lado de la puerta para cuando llegue la hora?
–Sí, desde hace algunas semanas. Vinieron a casa unas amigas que tuvieron hijos hace poco y parecían Mary Poppins: en cinco segundos me armaron todo, y yo tirada en el sofá tipo ballena encallada.

–Estás muy risueña con todo esto, pero ¿qué sensaciones te despierta el parto?
–No te diría miedo, pero le doy en el palo. Siento que me subí a una montaña rusa y estoy en ese primerísimo tramo en que los rieles van hacia arriba despacito, en perpendicular al piso. Por ahora todo está tranquilo, pero de un momento a otro mi carrito se va a empezar a sacudir en todos los sentidos posibles y ahí voy a estar, gritando de contenta pero a la vez como azorada, llena de adrenalina y emociones fuertes.

–¿Qué significa ser madre para vos?
–Es la gloria de la vida encontrarme con una Agustina que nunca fui pero que siempre estuvo ahí, esperando su momento preciso. Siempre me resultó llamativo escuchar a padres y madres hablar de las emociones de esta experiencia, y ahora que las estoy viviendo, siento que se quedaron cortos.

Es la gloria de la vida encontrarme con una Agustina que nunca fui pero que siempre estuvo ahí, esperando su momento preciso
Es la gloria de la vida encontrarme con una Agustina que nunca fui pero que siempre estuvo ahí, esperando su momento preciso

–Cómo fue tu mamá con vos?
–Muy presente y amorosa, pero, a diferencia de mí, muy clásica. Mi hogar lo era: papá trabajaba, mamá cuidaba de las tres hermanas y todo era lo más tradicional posible. No hace falta que aclare que ese no es mi modelo, ¿no?

–No, no hace falta… ¿Cómo pensás que va a ser tu primer Día de la Madre?
–Voy a llorar de emoción como una tarada, lo sé. Pero que me digan feliz día!por primera vez va a ser muy fuerte. ¡Y ni hablar si Juan ya está de este lado!

Por Kari Araujo. Fotos: Agustín Rébora.