El mejor RPG contemporáneo encuentra un nuevo hogar en consolas con Disco Elysium: The Final Cut

ZA / UM presenta una reedición que va mucho más allá de una simple adaptación, sino que resignifica en gran medida la propuesta de un título brillante

Disco Elysium fue para muchos, el mejor juego de su año, por allá en 2019. Se trata de un juego de rol que se escapa de la concepción tradicional de los títulos del mismo género, que suelen involucrar acción, subida de nivel, y elementos que se encuentran en las antípodas de lo que significa un juego de rol propiamente dicho; de lápiz y papel, de dados y tarjetas, el rol que se juega sentado en una mesa. Sus orígenes no son para nada habituales: ZA / UM es un colectivo de diseñadores conformado por poetas, escritores y escritoras, fotógrafos y fotógrafas, críticos de arte, cine… Un conjunto de talentos con muchísima ambición y lineamientos políticos claros que moldean de alguna forma el universo en el que Disco Elysium toma lugar.

Disco Elysium es un juego de rol que se aleja del combate para dar lugar a un sistema de conversaciones y toma de decisiones en el que nuestro protagonista, un detective que despierta en una habitación de hotel después de lo que parece ser una noche repleta de excesos, deberá descifrar el misterio detrás de un espantoso asesinato en una de las regiones más empobrecidas del sitio donde toma lugar el juego. Una serie de monólogos internos nos llevará a conversar con distintas regiones de nuestro propio cerebro: una suerte de diálogos con las distintas personalidades que nuestro personaje puede adquirir. Esto nos llevará a abrir o cerrar distintas puertas con los pintorescos personajes que pululan por los escenarios, pero más importante, nos llevará a cuestionarnos una y mil veces nuestra postura y capacidad resolutiva ante los problemas que nos presenta.

Puede que Disco Elysium tenga uno de los comienzos más logrados y ásperos jamás vistos en un videojuego.
Puede que Disco Elysium tenga uno de los comienzos más logrados y ásperos jamás vistos en un videojuego.

Mediante nuestras decisiones y acciones es que iremos formando a nuestro personaje: cada diálogo y decisión habilitan nuevas posibilidades de diálogo como a su vez habilidades para forzar conversaciones a lugares que nos sean más provechosos. De esta forma, Disco Elysium se muestra como un juego vanguardista que rompe con todos los estamentos narrativos vistos hasta el momento en un videojuego, elevando así la vara para el resto. Jugar Disco Elysium es una experiencia que indefectiblemente va a cambiar no sólo la forma de percibir los videojuegos, sino también las expectativas respecto a lo que vas a jugar una vez que pases por él.

A través de una presentación de tarjetas y un arte que hace ver cada escenario como una gran maqueta interactiva, Disco Elysium se siente como un juego netamente analógico. Mientras que en la versión base el título nos requería un compromiso de lectura elevado, con The Final Cut el juego se convierte en el maestro de ceremonias por excelencia, puesto que está íntegramente doblado al inglés -con la posibilidad de ponerlo todo en castellano, para poder comprenderlo mejor. De este modo, la inmersión y los diálogos adquieren una textura y un peso hasta ahora inédito, al punto de poder decir que estamos ante la mejor versión que podemos encontrar del juego. Además del doblaje -con más de un millón de palabras en su repertorio- encontramos nuevas misiones que tienen que ver con lineamientos políticos tales como comunismo, fascismo, ultraliberalismo y moralismo. Aunque podría sospecharse que el título transita líneas delicadas en este sentido, al menos las misiones que pude jugar demuestran el mismo tacto y mirada crítica del estudio detrás de cada una de ellas, invitando al jugador a realizar una mirada introspectiva en todo sentido.

Disco Elysium tiene muchísimo texto. Se puede ajustar para que sea cómodo y con The Final Cut está todo locutado, en inglés. El texto de menús y diálogos se puede poner en castellano.
Disco Elysium tiene muchísimo texto. Se puede ajustar para que sea cómodo y con The Final Cut está todo locutado, en inglés. El texto de menús y diálogos se puede poner en castellano.

La versión que utilicé para esta reseña es la de PlayStation 5, pero también se puede jugar en PlayStation 4. Aquellos que ya tengan el juego en PC, recibirán The Final Cut como una actualización gratuita. Existe una futura versión de Nintendo Switch que saldrá más adelante en el año, y se desconoce lo que sucederá respecto a las consolas de la familia de Xbox. En este sentido, uno de los grandes cambios tiene que ver con la forma en que interactuamos con Disco Elysium, pasando del teclado y el mouse al joystick. En general, el trabajo de traslación de controles es satisfactorio, principalmente porque nunca se nos requiere ningún movimiento demasiado fino. Con el stick izquierdo podemos movernos por el escenario y con el derecho podremos elegir distintos puntos de interés para interactuar. Por lo general no hay mayores problemas, salvo con determinados segmentos del escenario que están diseñados con un cursor en mente, y navegarlos con un stick hace que nos perdamos con facilidad. El menú en general se ve pequeño en una pantalla a 4K y la situación de juego “consolero” en el sillón puede ser contraproducente.

Si bien podemos seleccionar el tamaño del texto para no perdernos detalle de lo que estamos escuchando, ciertamente es mejor jugarlo en un monitor, ya sea en PC o con consolas. En el caso de este análisis, con una distancia de un par de metros de la TV, puedo decir que se juega cómodamente con el texto en mayor tamaño, pero también es justo decir que gracias a que puedo interpretar el idioma inglés con cierta facilidad, tampoco me vi en la necesidad de leerlo todo obligatoriamente. Un detalle a tener en cuenta para aquellos que no dominen el idioma inglés. Nunca me gusta decir que un juego no es para todo el mundo, pero sí diré que la propuesta de Disco Elysium requiere cierto compromiso por parte del jugador.

Desde el punto de vista artístico, Disco Elysium vuela muy alto. Sus escenarios plantean una mezcla de maquetas y pinturas únicas de ver.
Desde el punto de vista artístico, Disco Elysium vuela muy alto. Sus escenarios plantean una mezcla de maquetas y pinturas únicas de ver.

Tiene un ritmo diferente, requiere que le dediquemos toda nuestra atención. Como todo buen juego de rol, uno tiene que poner su parte, meterse en el mundo y como nunca en otro título, hacer el papel con el que partimos y meternos de lleno en aquello que elegimos. Disco Elysium es la experiencia rolera por excelencia: no hay un juego que se le parezca y pocos títulos tienen semejante capacidad de conmover o interpelar al jugador a semejante nivel, de una manera tan evidente. Y cuando un juego tiene la fuerza para provocar un cambio dentro de quien lo experimenta, es imposible no recomendarlo: una potencia que suele conferirse a otros medios y expresiones artísticas pero que a los videojuegos suele resultar esquiva. Todo esto es Disco Elysium, que en esta edición subtitulada The Final Cut alcanza un nivel todavía superior, cosa que parecía imposible.

Desarrolla: ZA/UM

Distribuye: ZA/UM / Humble Bundle

Fecha de lanzamiento: 30 de marzo de 2021

Plataformas: PC, PlayStation 4 / 5

Versión analizada: PlayStation 5