Análisis de “Hyrule Warriors: Age of Calamity”: Una pieza fundamental en la historia de la franquicia

The Legend of Zelda deja las aventuras y la exploración nuevamente para ofrecer un título a pura acción sólo para fanáticos

Mientras fans de la saga The Legend of Zelda esperan por la secuela de Breath of the Wild, Nintendo lanzó este mes una nueva edición de Hyrule Warriors subtitulada Age of Calamity. A diferencia de los títulos principales de la franquicia, se trata de un juego de acción perteneciente al género musou, donde se combaten hordas de cientos de enemigos en mapas llenos de objetivos. Luego de haber hecho una entrega en Wii U, la compañía aprovechó el formato para lanzar esta precuela de Breath of the Wild que ya se convirtió en el exponente más vendido del género en su primera semana en el mercado.

Al no tratarse de un juego de exploración y aventura, los botones están levemente cambiados para ser más funcionales al tipo de acción que propone Hyrule Warriors: Age of Calamity. Con un golpe fuerte, otro débil, un ataque especial y un botón para esquivar, comienza la épica historia que relata los hechos ocurridos 100 años antes de Breath of the Wild (BotW). Rápidamente se van sumando elementos al combate, como las runas, habilidades específicas de cada personaje y las varas con poderes elementales para presentar lo que será el abanico de opciones a la hora de combatir estas hordas de monstruos.

El mapa de BotW se muestra lleno de íconos diferentes que pueden ser misiones principales, secundarias, entrenamientos, tareas, tiendas o mejoras para personajes, entre otras. Las únicas que llevan al combate son las misiones principales, con mapas grandes e intrincados, y las secundarias, que tienen objetivos claros y no suelen llevar más de unos minutos. El resto son distintas tareas que requieren únicamente de la recolección de recursos, los cuales se pueden obtener como recompensas de misiones o como objetos presentes en los distintos escenarios. Las recompensas de resolver estas tareas varían, pero por lo general mejoran las habilidades de los personajes, las runas y los combos, que son la base de la jugabilidad.

Hyrule Warriors: Age of Calamity toma elementos de Breath of the Wild y les da un nuevo propósito (Foto: Nintendo)
Hyrule Warriors: Age of Calamity toma elementos de Breath of the Wild y les da un nuevo propósito (Foto: Nintendo)

Lamentablemente, por más que se mejoren los combos al máximo y se desbloqueen todas las posibilidades, la fórmula del combate es la misma desde el principio al fin de la aventura. La variedad de Age of Calamity recae en los personajes, que traen un beneficio doble. Por un lado, la gran cantidad de héroes desbloqueables logra cumplir los deseos de los fans con participaciones muy esperadas y más de una sorpresa. Por otro, cada personaje logra diferenciarse a la perfección del resto del elenco para brindar un gran abanico de posibilidades.

La tarea más difícil será mantenerlos a todos a un nivel que esté a la altura de las circunstancias, algo que, en muchos casos, consumirá recursos. De todas maneras, las misiones secundarias y las tareas especiales abundan en Hyrule Warriors: Age of Calamity y contribuyen a que la experiencia requiera varias decenas de horas para ser completada.

Aunque Link está presente obligatoriamente en gran parte de las misiones, y probablemente sea el favorito de muchos, siempre es recomendable tener otros héroes lo suficientemente entrenados para poder cumplir con las misiones de la historia. Éstas suelen presentar mapas enormes que, tarde o temprano, obligarán a distribuir a los personajes por puntos estratégicos para estar en varios lugares al mismo tiempo. A pesar de ser escenarios sacados de Breath of the Wild, están diagramados para ser recorridos de una sola manera y los distintos objetivos planteados a lo largo de cada misión marcarán el ritmo correspondiente.

El elenco de personajes desbloqueables es uno de los puntos fuertes de Hyrule Warriors: Age of Calamity (Foto: Nintendo)
El elenco de personajes desbloqueables es uno de los puntos fuertes de Hyrule Warriors: Age of Calamity (Foto: Nintendo)

Algo que puede desanimar al usuario en las primeras horas de juego es que todo combate se siente igual, sin importar el enemigo que se tenga enfrente. Aparte de las hordas de cientos de enemigos, los principales objetivos son derrotar a un monstruo más poderoso que el resto, contrarrestando sus ataques con runas y utilizando las varas elementales para explotar sus debilidades. En teoría, es un concepto que suena interesante, pero la práctica lo vuelve repetitivo muy rápido. Avanzada la historia, también aparecerán misiones donde los jugadores pueden manejar a las Bestias Divinas, otro concepto que suena mucho mejor de lo que es en la realidad.

Aunque la fórmula es repetitiva, gracias a la variedad que ofrecen los distintos personajes se hace llevadera cuanto más avanza la historia, que es la joya del título. Las escenas cinematográficas entre misiones principales tejen una trama épica sobre una guerra de la que se habla mucho en Breath of the Wild, pero que aquí se muestra en todo su esplendor. Además, a pesar de que el final es conocido, logra sorprender con algunos recursos inesperados y varios momentos emotivos, ideales para los fanáticos de la franquicia o simplemente para aquellos que hayan jugado al título anterior.

Dicho esto, tal vez no sea necesario aclararlo, pero Hyrule Warriors: Age of Calamity está hecho únicamente para los seguidores de esta saga. A pesar de ser una precuela, debe ser jugado después de Breath of the Wild y no tiene mucha novedad para ofrecer a otros públicos, como pueden ser los fanáticos del musou en general. Es una linda experiencia para disfrutar mientras se esperan novedades de la secuela y es muy probable que despierten ganas de volver a recorrer ese mundo abierto, están advertidos.

Hyrule Warriors: Age of Calamity cuenta la épica historia que transcurre 100 años antes que Breath of the Wild (Foto: Nintendo)
Hyrule Warriors: Age of Calamity cuenta la épica historia que transcurre 100 años antes que Breath of the Wild (Foto: Nintendo)

Mientras que la historia es el punto más fuerte del título, lo más flojo es su rendimiento. A pesar de que se trata de un juego exclusivo de Nintendo Switch, más de una vez ocurre que la cantidad de enemigos presentes en pantalla es más de la que puede manejar la plataforma. Es una lástima, porque Age of Calamity también ofrece un modo para dos jugadores en una misma consola, pero así como se duplican las posibilidades, también lo hacen los problemas, los bajones de cuadros por segundo y las pantallas congeladas.

Una vez superada la barrera de la repetición, Age of Calamity ofrece una experiencia muy adictiva. Al terminarlo, el mapa estará lleno de íconos correspondientes a las distintas misiones y tareas que se desbloquearon a lo largo de la aventura, lo que se traduce en contenido por horas y horas dedicado a mejorar personajes y conocer pequeñas historias de un reino de Hyrule muy diferente al de Breath of the Wild.

Teniendo en cuenta que es un juego pensado para los fanáticos de la franquicia, el título cumple su objetivo con creces y plantea una historia que todo seguidor de estos personajes querrá experimentar.

Desarrolla: Omega Force

Distribuye: Nintendo/Koei Tecmo

Fecha de lanzamiento: 20 de noviembre de 2020

Plataformas: Nintendo Switch

Puntaje: 7.5

Seguí Leyendo:

Golden Joystick Awards 2020: The Last of Us 2, Fall Guys y Hades, los grandes ganadores de la premiación

Análisis de “Call of Duty: Black Ops Cold War”: de Rusia con amor

Nintendo rechaza las acciones políticas dentro de Animal Crossing: New Horizons

MAS NOTICIAS