Las empresas a cargo de Call of Duty: Warzone, Infinity Ward y Activision, anunciaron la eliminación de más de 50 mil cuentas de usuarios que realizaron trampa dentro del juego. Según indicó la desarrolladora, esto fue hecho bajo el concepto de “tolerancia cero”, el cual busca erradicar este tipo de comportamientos dentro de la comunidad de jugadores, intentando “asegurar una experiencia divertida y justa para todos”. El exitoso battle royale puede descargarse de forma gratuita para PlayStation 4, Xbox One y PC.

Como se preveía, Call of Duty llegó al terreno de los Battle Royale free to play para quedarse. Warzone se lanzó oficialmente el pasado 10 de marzo y en sus primeros diez días de actividad logró el impresionante récord de más de 30 millones de jugadores registrados. Esto, sin dudas, sirve para englobar el éxito y repercusión que está teniendo el título, el cual tiene como objetivo principal amenazar el trono que ostenta Fortnite.

Para continuar en este camino de logros, los estudios atrás del juego, Activision e Infinity Ward, saben que deben brindar una experiencia completa y placentera para los jugadores, algo vital en sus ambiciones. En este contexto, la empresa informó que expulsó más de 50 mil usuarios que se encontraban realizando trampas en el juego. En un comunicado titulado “Los tramposos no son bien recibidos”, la desarrolladora indica que se toman estas acciones seriamente, dado que una de sus prioridades es que el shooter sea “nivelado y justo”.

A su vez, la empresa comentó que tiene varios programas dedicados a la identificación de jugadores tramposos. Estos tienen equipos detrás, los cuales se encargan de revisar los hacks posibles, entre los que se encuentran los aimbots y wallhacks. A su vez, se toman el tiempo de leer reportes hechos por otros usuarios, los cuales son “analizados y filtrados” para tener un accionar correcto para que sea posible expulsar en caso de que sea necesario.

Este sistema de reportes resulta clave para la desarrolladora, dado que permite que no se le escape ningún detalle. Es por eso, que en un futuro cercano introducirán cambios en la interfaz, para poder acceder fácilmente a esta opción. No obstante, reconocen que no existe una solución única para combatirlos, algo que hace de esto un esfuerzo complejo, que requiere muchas horas de trabajo cada día y que compartirán las cifras de los expulsados a medida que estas aumenten.

Cabe destacar que CoD: Warzone cuenta con crossplay o juego cruzado, lo que significa que soporta partidas con jugadores de distintas plataformas. Otra de sus características destacadas será la conexión con Call of Duty: Modern Warfare, que permite mantener la progresión a través de ambos juegos, así como también ítems y armamento.

El éxito de Warzone se debe, en parte, a la inclusión de elementos que ya se vieron en otros exponentes del género y que, en esencia, es muy similar a lo que fue Blackout, el modo battle royale de Black Ops 4. Sin embargo, también busca innovar con algunas de sus características, como la posibilidad de albergar a 150 jugadores en una partida o la inclusión de una gran cantidad de vehículos y áreas en un mapa que no tiene comparación con los de la competencia.

Infinity Ward y Activision buscan que Warzone se mantenga activo por un largo tiempo, por lo que seguramente habrá novedades sobre eventos, temporadas, contenido adicional y actualizaciones periódicas, como ya es costumbre en el género battle royale. Sin embargo, las desarrolladoras ya están mirando a futuro, dado que, según rumores, estarían preparando otro videojuego gratuito para 2021. Esta versión estaría a cargo de Sledgehammer Games, empresa responsable de Call of Duty: Advanced Warfare que también colaboró con Infinity Ward en el desarrollo de Modern Warfare.

Un lanzamiento en 2021 prácticamente da por hecho que el título desembarcará en las consolas de la nueva generación, Playstation 5 y Xbox Series X. Ambas plataformas fueron anunciadas para llegar al mercado a fines de 2020 y por ahora mantienen esas expectativas, a pesar de que el coronavirus puso en peligro la producción y algunos analistas esperan retrasos.