Ori and the Blind Forest propuso una experiencia única en un mar de metroidvanias hace ya cinco años y dejó su marca en las vidas de muchos gamers. Es por eso que no necesita anticipar demasiado sobre su secuela, que se lanzará el próximo 11 de marzo en Xbox One y PC. De todas maneras, Infobae Gaming fue el único medio argentino presente en San Francisco hace pocas semanas para probar el nuevo videojuego de Moon Studios y hay una importante cantidad de novedades para comentar.

Presentacion de Ori - #Gaming

Para esta ocasión, elegimos un segmento particular del juego que nos permite mostrar varias de las novedades que llegan con la secuela. Xbox nos dejó jugar casi tres horas del título, pero en los primeros minutos de la experiencia ya se ven los elementos que convierten a Will of the Wisps en una secuela con todas las letras.

Lo primero y principal es el combate. Después de una emotiva introducción, Ori debe comenzar su nueva aventura con un arma distinta: una espada. Aunque es una mecánica completamente diferente a la del primer juego, la transición es fluida y se siente como si la franquicia siempre hubiera tenido este elemento. Lo mismo pasa con gran parte de las novedades de Will of the Wisps. Más adelante, también obtenemos un arco y otras habilidades que sirven tanto para derrotar enemigos como para sortear obstáculos en el mapa.

(Foto: Xbox)
(Foto: Xbox)

Mientras que en la primera entrega íbamos desbloqueando habilidades a medida que avanzábamos en la aventura, en esta ocasión la mecánica se ramifica en diferentes posibilidades. Por un lado, iremos ganando habilidades que quedarán fijas y podremos usar en cualquier momento, sin costo alguno. Por el otro, se suma la nueva rueda de habilidades, en la que podremos seleccionar hasta tres y asignarlas en los botones principales del control, X, Y y B. Estas habilidades consumen energía, se pueden cambiar en cualquier momento de la partida y también se pueden mejorar. Por último, también se pueden obtener habilidades pasivas en el juego y asignar hasta tres al mismo tiempo. Estas van desde quedarse pegado a las paredes hasta la posibilidad de matar y morir de un solo golpe, para los que les gustan los desafíos.

Como se habrán dado cuenta, si podemos usar el botón B para una de estas habilidades, quiere decir que el Soul Link ya no está. Esta habilidad nos permitía guardar, recuperar vida y mejorar los ataques en el juego anterior. Ori and the Will of the Wisps cuenta con autoguardado, por lo que ya no tendremos que preocuparnos por eso. Además, entre las habilidades que conforman la nueva rueda hay una que nos permite curarnos, como se vio al principio del video. Son pros y contras que ofrece la experiencia.

(Foto: Xbox)
(Foto: Xbox)

Otra de las novedades más importantes de Ori and the Will of the Wisps llega de la mano del mapa. En esta ocasión, nos adentraremos en un mundo mucho más grande, no sólo por la magnitud de los escenarios y los enemigos, sino porque hay un gran elenco de personajes que nos ofrecen misiones secundarias, nos venden objetos o nos ayudan a potenciar nuestras habilidades. Esto cambia por completo la dinámica de Ori y enriquece mucho más su mundo con pequeñas historias.

Para mejorar habilidades y comprar ítems se utilizan Fragmentos o Shards que pueden obtenerse al derrotar enemigos o destruyendo ciertos objetos. Constantemente habrá que decidir en qué se prefieren gastar estos Fragmentos, lo que agrega una capa más de estrategia a la experiencia de juego. También hay otras acciones que se desbloquean más adelante en la aventura que requieren otro tipo de recurso, de esos que son difíciles de recolectar, pero que tienen una recompensa mucho más satisfactoria.

(Foto: Xbox)
(Foto: Xbox)

Por último, entre las novedades que pudimos ver en la demo que probamos, a lo largo del mapa se habilitan pequeños santuarios y habitaciones especiales. Los primeros dan lugar a una especie de carrera de obstáculos donde se ponen a prueba las habilidades de cada jugador. Los otros son un desafío de combate donde Ori se enfrenta a varias olas de enemigos a derrotar. Ambos otorgan importantes recompensas para usar en habilidades o la compra de ítems.

Aunque jugamos tres horas de Ori and the Will of the Wisps, los responsables del juego nos anticiparon que la experiencia completa dura poco más del doble y que todavía nos quedan impactantes momentos por vivir en esta muy esperada secuela.