Petro Poroshenko, presidente de Ucrania AFP
Petro Poroshenko, presidente de Ucrania AFP

En una jugada imprevista para la ya cargada agenda de la cumbre de presidentes del G20, Ucrania aceleró en las últimas horas las gestiones para presionar a varios países que integrarán esta reunión de jefes de Estado en Buenos Aires con un firme objetivo: repudiar el ataque de la marina rusa contra los navíos ucranianos en el estrecho de Kerch como una nueva provocación de Moscú que pone en peligro la seguridad de toda la región.

Mientras que la diplomacia de Ucrania y el propio presidente Petro Poroshenko tendieron puentes con Alemania, Estados Unidos, Francia y Canadá para cuestionar a Moscú, el embajador ucraniano en Buenos Aires  Yurii Diudin se reunió hoy en la Cancillería con diplomáticos argentinos abocados al tema de la Unión Europea y Rusia para plantear que durante la cumbre del G20 el presidente Mauricio Macri y el resto de los jefes de Estado adopten una postura tendiente a que Vladimir Putin recapacite en su accionar bélico contra Kiev.

El embajador Diudin expresó a Infobae que "la situación de la seguridad en la región del Mar Negro y el Mar de Azov que se ha ido deteriorando progresivamente desde la ocupación y la anexión ilegítima de la península de Crimea por Rusia en 2014 se agravó dramáticamente a raíz de una provocación deliberada el pasado 25 de noviembre realizada por la marina de guerra rusa, que llegó a ser el primer acto de agresión abierta bajo las banderas rusas contra Ucrania".

Por este motivo, el diplomático de Ucrania mantuvo hoy una reunión con la Cancillería argentina donde explicó la situación desatada con Rusia y Kiev espera que haya un fuerte cuestionamiento del G20 a Rusia.

Por ahora, la respuesta de la diplomacia argentina fue el silencio. Si bien le transmitieron al embajador Diudin que el gobierno de Macri "sigue con preocupación todo lo que ocurre en Ucrania", no hubo compromiso formal alguno para que este tema sea planteado abiertamente en la cumbre del G20. Desde el Palacio San Martín no quisieron hablar del tema aunque admitieron que agrega un "componente complicado" a la cumbre del G20, a la vez que genera incertidumbre qué actitud tomará Macri teniendo en cuenta que el viernes tendrá un encuentro bilateral con Putin para mantener la "asociación estratégica" entre ambos países.

Petro Poroshenko y Vladimir Putin
Petro Poroshenko y Vladimir Putin

La presión internacional de Ucrania para instalar el tema de las agresiones de Rusia en el G20 se completará mañana con una visita en Buenos Aires de Emine Dzharaparova, que es la primera viceministra de Política de Información de Ucrania. Esta funcionaria mantendrá reuniones con ONG y diplomáticos y dará una conferencia de prensa sobre el tema que generó un fuerte malestar en Kiev.

El domingo pasado los buques de guerra rusos intentaron abordar y luego abrieron fuego contra los navíos ucranianos "Berdiansk" y "Nikopol" y el remolcador "Iany Kapu" de Ucrania que resultó con seis tripulantes heridos, dos de ellos de gravedad, y la captura de los tres barcos y sus marineros.

El momento de la colisión
El momento de la colisión

"Todo el mundo ha visto los videos donde los oficiales rusos dieron órdenes para disparar a matar contra navíos ucranianos y sus tripulantes. Tenemos todas las evidencias irrefutables de que esta agresión, este ataque contra buques de la marina ucraniana no fue un error o accidente, sino una acción deliberada. Todas las pruebas, incluidas las intercepciones de las conversaciones telefónicas de altos mandos de la marina rusa, serán presentadas por Ucrania en instancias jurídicas internacionales, incluida la Corte Internacional de la Justicia de la ONU. Pero también necesitamos que haya un planteo formal en el G20 sobre este tema", dijo el embajador de Ucrania.

A la vez, el presidente Poroshenko mantuvo contactos con los presidentes Emanuel Macron de Francia, Angela Merkel de Alemania, el secretario de Estado norteamericano Michael Pompeo y el premier de Canadá Justin Trudeau para presionar también desde el G20 a Putin.

Según pudo saber, en todos los casos los referentes de la Unión Europea y Estados Unidos plantearon su preocupación por la nueva escalada de violencia en Ucrania a cinco años de que Crimea fuera ocupada por tropas rusas.

Merkel mantuvo un diálogo telefónico con Putin en las últimas horas sobre el tema para evaluar la situación y las denuncias que hizo Ucrania. En tanto, el secretario de Estado norteamericano emitió una carta en la que Washington condena las agresiones de Rusia y observa como "peligrosas" las acciones de Moscú en la región.

La Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas 29/3314 del 14 de diciembre de 1974 define como un acto de agresión el ataque de las fuerzas armadas de un estado, en la tierra, mar o aire, contra las fuerzas terrestres, marítimas o aéreas de otro estado.

Ante ello, el embajador Diudin dijo a Infobae que "además de ser un acto de la agresión deliberada de Rusia, es también una violación de la libertad de navegación. El Estrecho de Kerch que comunica el mar territorial y la zona marítima exclusiva de los mares Negro y de Azov, dando así la posibilidad de pasaje de los puertos de Mariupol, Berdiansk y Rostov-on-Don a todas las otras aguas, es un estrecho internacional en el sentido de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar. Cualquier injerencia en el libre tránsito de embarcaciones por el estrecho, incluidos centenas de navíos bajo las banderas de otros países, constituyen una violación del derecho internacional, en particular, de las estipulaciones de los artículos 38 y 44 de dicha Convención".

De esta manera, el gobierno de Kiev denunció que "el régimen del Kremlin tiene toda la responsabilidad por el agravamiento de la situación en la región del Mar Negro y el Mar de Azov y el socavamiento del proceso del arreglo pacífico del conflicto militar ucraniano-ruso".

En este sentido, ahora Ucrania espera que la Argentina como presidente interino de la cumbre del G20 se haga eco de este reclamo y se haga un planteo formal en la cumbre de jefes de Estado que empieza este viernes en Buenos Aires. No se descarta que Rusia trate de frenar la embestida de Ucrania con el grupo de los RIC que integra con India y China como una forma de compensar los cuestionamientos que pueda recibir de Occidente.

Seguí leyendo: