Cada vez más colegios buscan plataformas digitales ante una eventual suspensión de las clases

Por el avance del coronavirus, las instituciones apuestan a soluciones tecnológicas para que los alumnos no pierdan la rutina escolar

Por ahora, no se baraja la posibilidad de suspender las clases por el avance del coronavirus. Sin embargo, los colegios empiezan a buscar alternativas ante una eventual interrupción del ciclo lectivo. En ese contexto, las plataformas digitales acapararon fuerte atención en los últimos días.

Tanto para una hipotética suspensión de las clases como para los chicos que permanecen en cuarentena, la opción de las plataformas educativas permite no perder la rutina escolar, continuar con el proceso de enseñanza-aprendizaje desde el hogar.

En las últimas horas, se multiplicaron las consultas de escuelas, en especial las de gestión privada del área metropolitana. Una de las plataformas es Ticmas, que se propone acompañar a estudiantes, docentes e instituciones educativas en la transformación digital. Presenta todo el contenido curricular de las asignaturas del secundario y EGB, lo que permite que, ante una eventual suspensión de clases como medida de seguridad para evitar el contagio, los estudiantes puedan continuar sus estudios de forma domiciliaria.

“Una ventaja de las plataformas educativas como Ticmas es la de darles herramientas a los docentes para que acompañen el avance de los estudiantes. Está provista de un tablero con el que se muestra el nivel de progreso de sus alumnos. El profesor puede plantear diferentes líneas de desarrollo y profundización en el estudio de cada estudiante. De esta manera, aun siendo a distancia, se sostiene la enseñanza personalizada”, describieron desde la plataforma.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Desde la semana pasada, en e-ABC Learning se duplicaron las consultas de escuelas y empresas por el avance del coronavirus. “Tenemos preparada una propuesta de e-learning, que comprende entornos educativos sencillos y simples de utilizar por parte de quienes no están acostumbrados a trabajar con plataformas online, incluyendo una solución de videoconferencia, que permite reproducir con la mayor cercanía una clase presencial, en un campus virtual que ofrece la posibilidad de realizar trabajos, ejercicios y actividades interactivas”, señaló Carlos Biscay, CEO de la compañía.

El interés se disparó también por Colegium, una plataforma de gestión escolar. Según los datos proporcionados por la compañía, que tiene presencia en toda Latinoamérica, durante 2019 la comunidad escolar emitió 14 millones de comunicados a través de internet e ingresó a chequear información 94 veces por minuto. Los padres incrementaron el uso de aplicaciones en un 20% para conocer detalles de la educación de sus hijos y los alumnos lo hicieron en un 15% para estar al tanto de su propia información académica. “Es importante destacar que estos números crecieron recientemente ante la imposibilidad de algunos niños de asistir a clases y el miedo de los padres al contagio de los niños”, informaron.

“Al optimizar sus procesos, los colegios se acercan a las familias, entregándoles información valiosa que antes no tenían al alcance de la mano. Además, los profesores pueden potenciar las clases con herramientas que son inherentes a los alumnos de hoy –nativos digitales–. Y, lo más importante es que también mejora la calidad de la educación gracias a que los profesores tienen menos carga burocrática y más tiempo para educar”, explicó Ariel Gringaus, cofundador de Colegium.

El Belgrano Day School, un colegio privado porteño, usa hace más de diez años plataformas virtuales. “Se intensificaron sus cimientos con el brote de gripe A de 2009. Todos los estudiantes tienen un aula virtual, desde las primeras salas de jardín hasta quienes se encuentran en el último tramo del secundario. Se puede usar en cualquier dispositivo. Durante inicial y hasta segundo grado, los estudiantes trabajan con su familia para el desarrollo de actividades, y desde tercero en adelante el estudiante tiene autonomía plena con la plataforma”, explicó Francisco Lehmann, vicedirector de la escuela.

Por el momento, la institución no tiene ningún estudiante en cuarentena, pero ya están preparados en caso de que se imponga la educación desde el hogar. Utilizan Schoology, que permite clases sincrónicas. “Si el martes los estudiantes tienen dos horas de matemática, las seguirán teniendo a través de los dispositivos. La educación online no puede ser vista como una respuesta en situación de emergencia sino como una posibilidad constante del sistema educativo”, agregó su directivo.

El aprendizaje a distancia se presenta como una opción de educación remota para los chicos que están en cuarentena después de volver de un viaje por alguno de los países más afectados por el coronavirus.

El viernes pasado, el Ministerio de Educación nacional, a través de la Resolución 2020-82-APN-ME, dispuso la adopción de medidas preventivas en las escuelas públicas y privadas de todos los niveles educativos. Puntualmente, piden que durante 14 días no concurran a las aulas tanto alumnos, como docentes y personal no docente que hayan regresado de los países considerados focos de contagio.

La medida incluye a quienes hayan regresado de China, Corea del Sur, Japón, Irán, Italia, España, Francia y Alemania. La lista, aclaran, podría extenderse a medida que lo indique el Ministerio de Salud de la Nación.

Seguí leyendo:


Últimas Noticias

MAS NOTICIAS