El Gobierno continúa con el programa de reconocimiento de equivalencias que inició el año pasado. Hoy anunciará que suma las carreras de Medicina y Odontología. Sus estudiantes tendrán más facilidades a la hora de cambiar de universidad y no tener que cursar de nuevo materias similares.

El Ministerio de Educación impulsa el Sistema de Reconocimiento Académico, pero son las universidades, debido a su autonomía, quienes deben llevarlo a la práctica a través de convenios. Por ahora, en Medicina participarán 30 universidades públicas y privadas de todo el país, lo que beneficiará a 45 mil estudiantes. Mientras tanto, en Odontología serán 15 casas de estudios, lo que da un total de 14 mil potenciales beneficiarios.

"Tenemos un sistema de equivalencias anacrónico, que atrasa al alumno y lo hace chocar contra una burocracia excesiva. Las universidades también deben acoplarse al nuevo paradigma en educación", dijo a Infobae Danya Tavela, secretaria de políticas universitarias, quien también apeló a una autonomía universitaria "responsable y con rendición de cuentas".

En agosto del año pasado, las facultades de ingeniería se comprometieron a aplicar un sistema de reconocimiento de materias más flexible, que permitiera la movilidad. El acuerdo se hizo extensivo en principios de noviembre en las carreras de Arquitectura, Diseño e Informática. En el corto plazo, también ingresarán al esquema Veterina, Agronómicas y afines, que ya trabajan en convenios.

Medicina era el área principal sobre la que el Ministerio de Educación pretendía avanzar. Su grado exigencia y duración de las carreras lleva a una tasa de deserción aún mayor de la que se presenta en el promedio del sistema universitario. "Tiene que haber mayor movilidad entre las carreras de salud. Es preferible que un estudiante, en vez de abandonar de raíz, opte por ejemplo por enfermería, que es un campo en el que necesitamos profesionales, sin hacer todo el recorrido", explicó Tavela.

Entre otras instituciones, los convenios firmados en Medicina incluyen a la Universidad Nacional de La Plata, la de Córdoba, la de La Matanza, la de Mar del Plata, la de Mendoza y Rosario.

El Sistema de Reconocimiento Académico apunta, en parte, a elevar la tasa de graduación, una de las más bajas del mundo. Solo se recibe el 30% de los ingresantes. En las universidades públicas el índice incluso es inferior ya que solo se gradúa el 21%. La estadística hay que contextualizarla: Argentina es uno de los pocos países con ingreso irrestrico.

El programa apuesta a ofrecer caminos alternativos a los estudiantes. "Podrán realizar cambios de carrera, de instituciones o de especialidad, así como experiencias temporales en orientaciones que no están en su universidad", sostienen.

En total, hoy están adheridas 83 instituciones públicas y privadas, con un potencial beneficio para más de 1.200.000 estudiantes. La UBA solo firmó convenio de cooperación con la Universidad de Córdoba porque tienen "la misma estructura académica y oferta". El acuerdo propicia un mapa curricular de todas las carreras -con materias, seminarios y talleres incluidos- para establecer posibilidades de movilidad y de incluso pergeñar planes de estudio con dependencia compartida.

Seguí leyendo: