En el Banco Nación el dólar cerró a 57 pesos
En el Banco Nación el dólar cerró a 57 pesos

El primer día de las medidas para controlar las reservas no se puede evaluar porque el feriado de Estados Unidos -el laboral day– hizo que los mercados funcionaran como si fueran una réplica en miniatura de los habituales. Por caso, la plaza mayorista de dólares operó USD 84 millones, que representa la décima parte de un día de operaciones.

El dólar mayorista abrió a $60 pero no pudo sostenerse porque las nuevas regulaciones le quitaron el poder de compra a los grandes inversores y retrocedió $3,48, a $56,04.

Todas las medidas restrictivas tienen deformaciones. Por caso, a la mañana el dólar contado valía dos pesos más que el dólar a fin de setiembre que cotiza en el mercado de futuros. Mientras tanto se van pergeñando otros mercados. El "contado con liquidación", que opera con bonos o acciones y dólares, movió USD 5 millones y la divisa cerró a $53,50.

En el renacido "dólar libre" tocó $66 y cerró a $64. Y pronto van a empezar las operaciones "puré", como se llama a comprar dólares en bancos o casas de cambio para revenderlos en el mercado paralelo, porque la diferencia de precios es atractiva.

Las colas frente a bancos y casas de cambio fueron interminables. Había avidez por comprar dólares o retirarlos de los plazos fijos y cajas de ahorro.

Al cliente de un banco o casa de cambio su cupo de USD 10 mil dólares que lo puede usar a lo largo del mes, le permiten comprar dólares a $58,40 y revenderlo a $61 que es el precio comprador del marginal.

Colas en el Banco Nación, ayer a la mañana (Gustavo Gavotti)
Colas en el Banco Nación, ayer a la mañana (Gustavo Gavotti)

También van a estar al día las operaciones de dólar bolsa o MEP; que consiste comprar con pesos un bono en dólares y revenderlo en dólares, lo que da un tipo de cambio de $63,50.

Pero atención, también hay un sobrante importante de pesos que la gente retiró de los bancos. De hecho, las cauciones, que antes se pagaban a 80% ahora se están negociando a 50%. Las cauciones son colocaciones en pesos contra garantía de bonos o acciones.

El Banco Central por las dudas no baja la guardia. En la licitación de Letras de Liquidez (Leliq) tomó $246.623 millones a una tasa de 86,27% que es 3 puntos superior a la del viernes. La tasa máxima que pagó en esta licitación fue de 87%. Pero así y todo no pudo renovar el stock de Leliq que vencía porque la gente sigue retirando plazos fijos y le quedaron $75 mil millones sin neutralizar que volverán a los ahorristas y de alguna manera comprarán dólares en cualquiera de los mercados que esté a su alcance.

Las reservas, en un día anormal por el feriado norteamericano, ganaron USD 46 millones y quedaron en 54.144 millones. El Banco Central no vendió dólares en el mercado y lo dice con orgullo.

La paridad de los bonos argentinos cayó en los nominados en euros, pero no se puede medir el riesgo país porque el feriado norteamericano impidió que cotizara el Bono del Tesoro. Pero la tendencia es que el riesgo país aumente. Estas medidas podrán calmar al dólar, pero no le devuelven al inversor la confianza en el país ni la seguridad de que sus bonos no van a ser defaulteados. Tal vez si la medida del domingo se hubiera tomado antes de anuncia el reperfilamiento de los títulos del Tesoro, la historia hubiera sido distinta.

La Bolsa subió por la aparición de compradores oportunistas que estaban líquidos en pesos. El S&P Merval, el indicador de las líderes, aumentó 6,45% pero con un monto de negocios de $400 millones. Mirgor (+13,44%) y Edenor (+10%) fueron las acciones más buscadas.

Hay quienes afirman que, con este esquema, el Gobierno llega con un dólar calmo al final de su mandato. Pero un porcentaje importante de la gente no pone las manos en el fuego por esa afirmación

En el exterior no cotizaron los ADR's argentinos por el feriado y fue una buena noticia porque se pudo operar con más calma en Buenos aires.

Los días que vienen prevén un dólar tranquilo por las prohibiciones que hay para que las grandes manos puedan adquirirlos. Pero no todas las leyes que desafían a la economía son infalibles. Hay quienes afirman que, con este esquema, el Gobierno llega con un dólar calmo al final de su mandato. Pero un porcentaje importante de la gente no pone las manos en el fuego por esa afirmación.

Seguí leyendo: