Jerome Powell, presidente de la Fed de EEUU. (Reuters)
Jerome Powell, presidente de la Fed de EEUU. (Reuters)

El presidente de la Reserva Federal (Fed) de EEUU, Jerome Powell, advirtió este martes la existencia de "señales conflictivas" para el crecimiento económico futuro de Estados Unidos, aunque aseguró que las condiciones actuales son "saludables".

"Si bien consideramos que las condiciones económicas actuales son saludables y que las perspectivas económicas son favorables, en los últimos meses hemos visto algunas corrientes cruzadas y señales conflictivas", señaló Powell en un testimonio ante el Comité Bancario del Senado estadounidense.

El titular del banco central norteamericano explicó que los mercados financieros se volvieron "más volátiles" hacia el final del año 2018 y que las condiciones financieras ahora "son menos favorables para el crecimiento de lo que lo estaban antes".

Powell también indicó que el crecimiento se desaceleró en algunas de las principales economías del mundo, particularmente en China y Europa, y consideró que la incertidumbre global se ha elevado por "problemas políticos no resueltos", como el Brexit o las negociaciones comerciales que mantiene Estados Unidos.

En los últimos meses hemos visto algunas corrientes cruzadas y señales conflictivas

Asimismo, el presidente de la Fed apuntó que EEUU enfrenta "importantes desafíos" a largo plazo como, por ejemplo, el crecimiento de la productividad del país.

Sin embargo, el máximo responsable de la Reserva Federal apuntó que la economía estadounidense creció a un "ritmo fuerte" en 2018, y dijo que el empleo y la inflación se mantuvieron "cerca de los objetivos" del banco central.

Powell destacó que el producto interior bruto (PIB) de EEUU aumentó un "poco menos del 3 por ciento" el año pasado, después de una suba del 2,5% en 2017.

"El crecimiento del año pasado estuvo liderado por fuertes ganancias en el gasto del consumidor y aumentos en la inversión empresarial y fue apoyado por aumentos en el empleo y los salarios y las medidas de política fiscal", argumentó.

Powell hizo estas declaraciones después de que la Fed optara en su última reunión de política monetaria por dar una pausa a la progresiva política de subida de tasas de interés en respuesta a la creciente incertidumbre sobre las perspectivas económicas.

En ese encuentro, la Fed señaló que las futuras subidas de tipos antes de final de año solo estarían "justificadas" si se producen alzas notables en las presiones inflacionarias, según el acta de la reunión del 30 de enero pasado del Comité de Mercado Abierto de la Fed.

El banco central de los EEUU dejó sin cambios las tasas de interés en el rango de entre 2,25% y 2,5% en esa primera reunión del año e insistió en la necesidad mantener la senda monetaria sin grandes cambios. La siguiente reunión de política monetaria está prevista para el 19 y 20 de marzo.

Seguí leyendo: