"Para evitar el incremento en la participación de mercado de AB Inbev, lo que hubiera afectado la competencia, la Secretaría de Comercio determinó una serie de condiciones a la operación". Así comienza el comunicado con el que la Secretaría de Comercio de la Nación, que comanda Miguel Braun, por medio de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), movió las piezas en el competitivo, aunque cada vez más concentrado, negocio de la cerveza.

Si la operación se hubiera aprobado sin condiciones la participación de las marcas de AB Inbev podría haber alcanzado hasta el 85% del mercado

Comercio se refiere, concretamente a cómo afecta al mercado local la fusión de dos gigantes a nivel global: la compra de SAB Miller (dueña aquí de Isenbeck) por parte de AB Inbev (Quilmes).

"Si la operación se hubiera aprobado sin condiciones, la participación de las marcas de AB Inbev podría haber alcanzado hasta el 85% del mercado y eso podría redundar en aumento de precios, poca competencia, las condiciones son para remediar los efectos negativos para los consumidores", le dijeron fuentes de Comercio a Infobae.

Ahora Budweiser pasa al portfolio de AB InBev, como en el resto del mundo
Ahora Budweiser pasa al portfolio de AB InBev, como en el resto del mundo

Qué pide la CNDC

LA CNCD exige ahora la desinversión o cesión de siete marcas por parte de AB Inbev a CCU Argentina (empresa que comercializa Schneider, Imperial y otras marcas) con el objetivo de "asegurar la competencia en el mercado de la cerveza y un impacto positivo para los consumidores".

El acuerdo contempla que Budweiser, la marca emblema de AB InBev a nivel global, pero aquí bajo licencia de CCU Argentina hasta 2025, se integrará al portafolio de AB InBev, que pagará hasta USD 400 millones en un plazo de hasta tres años.

CNDC: Las condiciones son para remediar los efectos negativos para los consumidores

"Por su parte, CCU Argentina sumará las marcas Isenbeck, Iguana, Diosa, Norte y Báltica. Además, como parte del compromiso asumido por AB InBev, las licencias de Warsteiner y Grolsch en Argentina pasarían a CCU Argentina", dijo Quilmes en un comunicado. "Este acuerdo ordenará el portafolio de ambas compañías, permitirá una mayor
previsibilidad para futuras inversiones, y garantizará la permanencia de estas marcas en el mercado argentino", agregó la cervecera local (que pertenece al gigante belga).

Según Comercio, la transacción no incluye la planta productiva de Cervecería Argentina S.A. ISENBECK de Zárate, que seguirá operando bajo la titularidad de AB Inbev.