Cortes Cuidados: cuáles son los nuevos precios para la carne que acordaron el Gobierno y los productores

Se renovó el programa que contempla valores máximos para la venta de 7 cortes de carne en supermercados de todo el país

 NA 162
NA 162

El gobierno acordó con los productores de carne y los supermercadistas la extensión del programa Cortes Cuidados hasta el 7 de septiembre con el objetivo de comercializar 7 cortes de carne a precios más bajos, en el marco de un fuerte incremento de la inflación, que en julio llegó al 7,4% según informó ayer el Indec.

En esta nueva etapa del programa Cortes Cuidados el precio por kilo de los cortes será: tira de asado, $736; vacío, $965; matambre, $938; falda, $483; tapa de asado, $736; nalga, $1.009; y paleta, $817. Para la Patagonia (cortes son hueso) se sumará un diferencial del 6%.

“El acuerdo prevé la comercialización de los siete cortes de carne más representativos del consumo de las y los argentinos en todo el país, a precios accesibles para el mercado interno. En ese sentido, las partes se comprometieron a continuar el trabajo en conjunto para extenderlo por un mes más”, señaló un comunicado de la secretaría de Comercio.

De esta manera, “el Gobierno nacional garantiza la oferta para los consumidores de todo el país de lunes a viernes en más de 1.000 bocas de expendio que incluyen las grandes cadenas de supermercados Coto, Jumbo, Plaza Vea, Disco, Carrefour, Walmart, Changomas, La Anónima y Día%, las cadenas mayoristas Vital y Makro, y carnicerías adheridas a la Unión de la Industria Cárnica Argentina (UNICA) y al consorcio de exportadores ABC”, agregó el comunicado.

El secretario de Comercio, Matías Tombolini, junto a los directivos de la industria frigorífica y de los supermercados
El secretario de Comercio, Matías Tombolini, junto a los directivos de la industria frigorífica y de los supermercados

“Buscamos recuperar el orden en los precios de la mesa de los argentinos. Gracias al compromiso y al trabajo conjunto del Gobierno nacional, la industria y las cadenas de supermercados alcanzamos este acuerdo que busca recuperar el orden en los precios de la mesa de los argentinos”, resaltó Tombolini al respecto.

En ese marco, destacó que el acuerdo estará vigente hasta el 7 de septiembre al tiempo que resaltó que todas las partes se comprometieron “a seguir trabajando para mantenerlo por un mes más”. “También buscamos incrementar los volúmenes ofrecidos, y así mejorar el abastecimiento en comercios adherido”, añadió Tombolini.

Estuvieron presentes en la reunión en el Salón Federal de la Secretaría de Comercio el presidente del Consorcio de Frigoríficos Exportadores ABC, Mario Ravettino; el presidente de la Unión de la Industria Cárnica Argentina, Gustavo Valsangiacomo; el director Ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez; y el gerente comercial de la empresa Vital, Tomás Annoni.

Además, de forma virtual participaron el presidente de la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), Víctor Hugo Palpacelli; el presidente de la Cámara de Supermercados (CAS), Ricardo Zorzón; el vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), Daniel Urcía; el gerente de Relaciones Institucionales de Makro, Martín Iriarte; y el director comercial de esa entidad, Juan Manuel Zappacosta.

El programa para contener los precios de la carne es renovado en un momento crítico en materia inflacionaria. El Indice de Precios al Consumidor (IPC) de julio alcanzó un récord en las últimas décadas y fue de 7,4%. De esta manera, la suba de precios en los primeros siete meses del año fue de 46,2% y, en los últimos doce meses, la cifra acumulada trepó a 71% por ciento.

El resultado de julio representó el índice mensual más alto del año luego del 6,7% registrado en marzo y también el mayor desde 2002, cuando finalizó el plan de convertibilidad que había eliminado la inflación por 10 años. Hasta ahora, el índice mensual más alto había sido en abril del 2002, cuando el IPC fue del 10,4 por ciento; y, a nivel interanual, el más alto es el de enero de 1992, con el 76 por ciento.

El dato de inflación mensual sufrió otro fuerte salto luego de la aceleración que había comenzado a mostrar en junio, cuando fue de 5,3% y marcó así el fin de la tendencia de leve caída que arrastraba desde marzo. Para agosto el Gobierno y las consultoras ya prevén una cifra también muy elevada, superior al 6 por ciento.

SEGUIR LEYENDO: