Paolo Rocca se defendió de las sospechas de corrupción que dejó el ex ministro Matías Kulfas

El CEO del Grupo Techint aseguró que no hubo direccionamiento ni corrupción en la adjudicación de la provisión de caños

Paolo Rocca se defendió de las acusaciones de corrupción

El empresario Paolo Rocca, CEO del Grupo Techint, se defendió de las acusaciones de corrupción vinculadas a la construcción del gasoducto Néstor Kirchner sembradas por el ex ministro Matías Kulfas antes de su salida del Gobierno.

No hubo corrupción ni direccionamiento del pliego”, afirmó. Y desarrolló frente a las dudas que rodean el proceso licitatorio que ganó su compañía: “Es una de las obras fundamentales para desarrollar los recursos de Vaca Muerta. El Gobierno llegó un poco tarde por el tema de financiación. Elaboró un pliego para la compra de los tubos y otro pliego para la construcción. El pliego para la compra de tubos es técnicamente indiscutible. Es correcta la presión y el espesor. Hizo lo que tenía que hacer”.

El viernes pasado, luego de un acto por los 100 años de YPF, Kulfas acusó funcionarios que dependen de la vicepresidenta Cristina Kirchner de confeccionar un pliego a la medida de Techint para la fabricación de los tubos que se utilizarán en el gasoducto Néstor Kirchner, que transportará el gas de Vaca Muerta al centro del país.

Las sospechas provocaron una fuerte polémica en la que se involucró la propia CFK y derivaron en la salida del funcionario del Gobierno. A partir de los dichos de Kulfas y de denuncias realizadas por la oposición, el caso se judicializó. Esta mañana, el juez federal Rafecas citó al ex ministro de Producción como testigo y ordenó varias medidas de prueba para determinar si se cometió algún delito en el proceso licitatorio.

Hasta hoy no se conocía la posición de la compañía acusada de participar de un presunto negociado con fondos públicos. “Hay una grieta. Hoy esta interviniendo la Justicia y es muy probable que terminaremos pagando en el invierno de 2023 el gas a USD 28 en lugar de USD 4, que es lo que estamos pagando ahora. Hacer 570 kilómetros de gasoducto en un año implica producir 60 kilómetros de tubo cada mes, 2 kilómetros al día, un camión cada 5 minutos que sale de la planta de Lanús a Neuquén. Es una tarea compleja que Tenaris logró hacerla. Ahora tiene que decidir qué hace el Gobierno”, explicó Rocca esta mañana durante una de las charlas de las jornadas de la Asociación Empresaria Argentina (AEA).

“Si queremos desarrollar Vaca Muerta tenemos que empezar a considerar el tema como política de Estado. No se puede poner una multitud de grietas con gente de un lado y del otro que confunde espesor con diámetro, milímetros con pulgadas. Y paro acá”, continuó.

Tenemos que empezar a considera el tema como política de Estado. No se puede poner una multitud de grietas con gente de un lado y del otro que confunde espesor con diámetro, milímetros con pulgadas


Salieron a buscar todos los que pudieron ofertar los tubos. Ninguno, ni los chinos ni nadie, pudieron llegar con una oferta consistente y en los tiempos previstos. Nosotros, Tenaris, que es líder en el mundo, llegó forzando toda nuestra cadena de abastecimiento de Brasil en la Argentina anticipando decisiones y tomando personal clave para poder presentar una oferta”, relató.

“La dirección de Ieasa (la actual Enarsa) se encontró con un solo oferente, líder mundial en esto, pero una sola. Podía haber decidido cancelar la licitación y olvidarse del gasoducto o elegirnos a nosotros. Y lo que hizo, con sentido común, fue elegirnos a nosotros”, agregó.

Puede ser que no simpatice con parte de la ideología pero respeto un enfoque técnico cuando lo reconozco como tal. Después, el sentido común se fue perdiendo en toda la grieta

“Puede ser que no simpatice con parte de la ideología pero respeto un enfoque técnico cuando lo reconozco como tal. Después, el sentido común se fue perdiendo en toda la grieta, múltiples grietas que tenemos en todas lados”, aseguró.

Paolo Rocca (Foto: Maximiliano Luna)
Paolo Rocca (Foto: Maximiliano Luna)

Contexto global

Rocca también se refirió a las oportunidades y la responsabilidad de la Argentina frente a los cambios internacionales que se generaron luego de la invasión de Rusia a Ucrania. “Se abre un ciclo con mucha incertidumbre, pero distinto. El mundo no va a ser como antes, hay una nueva unidad en el Occidente con las sanciones a Rusia y una renovada unidad sobre política militar y económica”, dijo.

“Tener una cadena expuesta a disrupciones de orden geopolítico es un riesgo grande. La seguridad de la cadena de abastecimiento prevalece sobre la conveniencia. En la práctica, las sanciones han creado disrupciones enormes en los sectores de energía, agroindustria y siderurgia. Rusia abastece 35% del gas de Europa, 10% de petróleo mundial. Occidente sabe que tiene que prescindir de los recursos rusos”, continuó.

“En el campo de la energía es un movimiento impresionante que va a modificar los equilibrios. En el campo de la agroindustria estamos yendo a hacia una crisis alimentaria a nivel mudnial que afecta más a los países emergentes”, agregó.

Rocca consideró que en este contexto, América Latina y la Argentina deben pensar su inserción internacional y adoptar un punto de vista de mayor integración occidental. “La Argentina tiene una gran responsabilidad, que es algo distinto de una oportunidad. Desarrollar los recursos energéticos, los recursos que provienen del agro, que pueden sostener la transición energética como el litio. Permitir a Occidente, sustituir la provisión de energía de Rusia en un mundo que no va a ser globalizado como en los últimos 30 años”, señaló.

Rocca destacó que para transformar recursos en crecimiento económico, en exportaciones y bienes, hace falta capital e iniciativa privada. “Es un rol central de la iniciativa privada. Vaca Muerta puede transformar sus recursos en crecimiento, bienes, exportación de petróleo, de gas licuado, de fertilizantes. Estamos imaginando inversiones de USD 10.000 millones por año para poder llegar en 2030 a exportaciones de USD 20.000 a USD 25.000 millones. Atraer inversión privada que puedan apoyar estos desarrollos, reabrir el crédito. Yo creo que hoy es factible en el cuadro de una inserción internacional”, detalló.

El empresario participó este martes en las Jornadas de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), que celebró su aniversario número 20. Durante el evento, también se escucharon las visiones de otros empresarios destacados como Alberto Hojman (BGH), Héctor Magnetto (Grupo Clarín), Luis Pagani (Grupo Arcor), Federico Braun (La Anónima), Martín Migoya (Globant) y Carlos Miguens (Grupo Miguens).

La Asociación Empresaria Argentina fue fundada en mayo de 2002 por los titulares de las empresas más importantes del país con el objetivo de “promover el desarrollo económico y social de la Argentina desde la perspectiva empresaria privada”.

SEGUIR LEYENDO: