El Banco Central aceleró el alza del dólar oficial, que tuvo su semana de mayor suba desde abril

El tipo de cambio mayorista cerró el viernes a $101,55 y creció 39 centavos en la semana. La divisa en el mercado informal cerró en baja a $196,50 y el dólar Bolsa a $195,81. Cayeron los bonos y el riesgo país volvió a atravesar los 1.700 puntos

Las financieras y cuevas de la City porteña ofrecen al dólar a $196 para la venta. Foto: Bloomberg
Las financieras y cuevas de la City porteña ofrecen al dólar a $196 para la venta. Foto: Bloomberg

El dólar libre se ofreció a $196,50 para la venta en las financieras y cuevas de la City porteña, apenas 50 centavos por encima del valor de ayer. De la mano de la cotización informal, el dólar MEP o dólar Bolsa que se opera con bonos soberanos en la plaza local también se mantiene por debajo de la marca de los $200 por unidad, en $195,81. Las dos cotizaciones se ven empujadas a la baja por ventas de empresas y particulares que tienen que hacer frente a vencimientos impositivos y aguinaldos. Y se mantienen lejos del contado con liquidación, el dólar para mover fuera del mercado local, que terminó en $212.

De este modo, el dólar informal perdió $4 en la semana y empieza a marcar una brecha con el contado con liquidación. Junto con el MEP local, las dos cotizaciones paralelas más utilizadas por los minoristas sufren de un fenómeno estacional propio de la primera mitad de diciembre. Fenómeno que está facilitado por la relativa calma en los precios de los bonos y otros activos del mercado local.

Según operadores, la segunda quincena de diciembre -con todo el resto de las variables estables- suele tender a una recuperación de los valores de los dólares paralelos en la medida en que los aguinaldos pagados van, en parte, a refugiarse en moneda extranjera.

El que se mantiene como el más tenso es el dólar “contado con liquidación”, una operación idéntica a la del dólar MEP pero que permite comprar divisas para colocarlas en cuentas fuera del país y, a la inversa, entrar divisas al país a un tipo de cambio más alto.

“Vemos que, por un lado, pudo haber ayudado la estacionalidad del mes de diciembre (es un mes en el que aumenta la demanda transaccional de pesos)”, analizó un informe de la sociedad de Bolsa Cohen en referencia a la baja del MEP.

“Otro factor es que se estaría disipando el temor que habían generado los rumores falsos sobre que la normativa del BCRA, aquella que restringía la posición de contado de los bancos, afectaría los depósitos en dólares. Dichos rumores se propagaron el fin de semana del 27 y 28 de noviembre y, desde allí, el dólar contado con liquidación subió hasta alcanzar los $221 el 3 de diciembre, empezando a descender luego”, agregó el reporte.

“Vemos que, por un lado, pudo haber ayudado la estacionalidad del mes de diciembre (es un mes en el que aumenta la demanda transaccional de pesos)” (Cohen)

En el mercado formal, el Banco Central acentuó la aceleración de la devaluación. Si bien hoy el tipo de cambio oficial cerró en $101,35 para la venta y $101,55 para la compra, apenas 1 centavo por encima del cierre de la víspera, en la semana el dólar mayorista subió 39 centavos y marcó una clara diferencia con la política que venía llevando adelante el BCRA. La entidad conducida por Miguel Pesce mantuvo pisado al dólar mayorista todo el año en un intento por morigerar la marcha de la inflación. Sin embargo, pasadas las elecciones la autoridad monetaria aceleró el ritmo de avance del dólar oficial a una tasa anualizada del orden del 30%, con el objeto de evitar un atraso mayor.

“La suba del tipo de cambio mayorista registrada en esta semana es la más alta desde la última semana de abril de este año”, dijo el operador Gustavo Quintana, de PR Cambios. “La oferta genuina fue algo más intensa en el último tramo de la rueda, recordando las ventas oficiales que hoy fueron las más bajas de esta semana”, añadió.

El Banco Central debió desprenderse de USD 25 millones para abastecer la demanda, según estimaron fuentes privadas.

“Los operadores siguen monitoreando ya no sólo los saldos diarios de las intervenciones -ante la preocupación que despiertan las ventas de reservas- sino también la aceleración del deslizamiento que parecería estar validando el BCRA. Dicho proceso se combina con una contracción de los dólares financieros, posiblemente alimentada por una mayor oferta ante compromisos estacionales, lo cual permite distender un poco la ‘brecha’, aún cuando todavía se ubica en niveles elevados del 100%”, señaló el analista Gustavo Ber.

Sólo un acuerdo con el FMI que mejore la confianza podría contribuir a una decidida convergencia, al combinar dicho efecto junto a una aceleración de la devaluación oficial”, agregó.

“Los bonos soberanos en dólares operaron mayormente a baja a excepción del AE38D y AL29D. Las mayores bajas fueron por parte de la legislación extranjera que en algunos casos alcanzó un descenso del 3%”, señaló un informe de Rava Bursátil. Con esta caída de los títulos públicos, el riesgo país subió 17 unidades y se ubicó en 1.714 puntos básicos.

El índice S&p Merval quedó 1,2% a la baja, en un valor de 85.464 puntos. Cablevisión (-4%), Banco Supervielle (-3,5%) y Central Puerto (-2,5%) fueron las principales caídas.

Entre los ADR, las acciones de compañías argentinas que cotizan en Wall Street, también predominaron las bajas, destacándose los casos de IRSA (-6,4%), Edenor (-5,7%), Banco Supervielle (-3,1%) y Grupo Galicia (-2,7%). Entre las pocas alzas, se anotaron Ternium (2,8%) y Cresud (2,2%).

SEGUIR LEYENDO: