Para evitar aumentos, el Gobierno volverá a postergar la actualización de los impuestos a los combustibles

Los tributos debían aplicarse a partir del 1º de diciembre de este año. Los valores de la nafta y el gasoil se mantienen congelados desde mayo

El Gobierno volvió a postergar la aplicación de impuestos sobre los combustibles
El Gobierno volvió a postergar la aplicación de impuestos sobre los combustibles

Para evitar aumentos en los precios, el Gobierno volverá a postergar la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y al Dióxido de Carbono (IDC) que impactan en los precios finales de las naftas y el gasoil en los surtidores. Ambos impuestos debían aplicarse a partir del 1º de diciembre de este año.

Desde la Secretaría de Energía confirmaron que en breve saldrá un decreto —que aun está a la firma del presidente Alberto Fernández— que postergará la aplicación de ambos tributos. Los impuestos a los combustibles se actualizan en forma trimestral de acuerdo al Indice de Precios al Consumidor que mide el Indec. Pero desde finales del Gobierno de Mauricio Macri y en varias oportunidades durante el Gobierno de Alberto Fernández se fueron pateando hacia más adelante para evitar incrementos en las estaciones de servicio.

Los impuestos a los combustibles se actualizan en forma trimestral de acuerdo al Indice de Precios al Consumidor que mide el Indec. Pero desde finales del Gobierno de Mauricio Macri y en varias oportunidades durante el Gobierno de Alberto Fernández se fueron pateando hacia más adelante

El impuesto a los combustibles líquidos podría tener un impacto del 8% para las empresas, lo que representa un incremento del 2% en el precio final que pagan los consumidores en las estaciones de servicio, según las estimaciones del mercado.

La proyecto de Ley de Hidrocarburos que fue enviado por el Gobierno al Congreso prevé una modificación de la Ley 23.966 de Impuestos a los Combustibles Líquidos (ICL) para establecer el impuesto como alícuotas porcentuales del precio de los combustibles líquidos y no como una actualización trimestral por inflación.

Darío Martínez, secretario de Energía
Darío Martínez, secretario de Energía

En marzo de este año, la petrolera YPF realizó una serie de aumentos escalonados al precio de la nafta y el gasoil. Pero desde mayo, los valores se mantienen congelados en los surtidores. Sin embargo, desde entonces hasta ahora el precio internacional del petróleo Brent pasó de unos USD 69 a USD 71,34 al cierre del lunes pasado. Durante el año tuvo un pico de USD 86,15 a mediados de octubre.

Desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), que agrupa a los dueños de estaciones de servicios, alertaron por la caída del volumen de ventas producto de la recesión y de la pandemia. Según un informe de la entidad, desde 2018 se perdió el equivalente a 5,2 meses de ventas.

Desde la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), que agrupa a los dueños de estaciones de servicios, alertaron por la caída del volumen de ventas producto de la recesión y de la pandemia

Según detalló Gabriel Bornoroni, presidente de Cecha, a octubre de 2021, el volumen de ventas es casi tres puntos porcentuales por debajo de abril de 2018, el inicio de la recesión. A lo largo de este período se perdieron de vender 8,2 millones de m3 de combustible, equivalente al despacho de cinco meses completos. “Es decir, que a lo largo de casi cuatro años perdimos alrededor de medio año de ventas”, remarcaron desde la confederación.

El informe también señaló cuáles fueron los aumentos de los precios de productos de la canasta básica, como el pan o la leche, durante los últimos seis meses al mismo tiempo que los precios de la nafta se mantuvieron congelados. Los precios al consumidor se incrementaron 13,1%; los precios de alimentos y bebidas se incrementaron 11,7%; el precio de la leche fresca en sachet se incrementó un 10,9% y el precio del pan francés se incrementó un 8,3%, según datos oficiales.

Los precios se mantienen congelados en los surtidores desde mayo
Los precios se mantienen congelados en los surtidores desde mayo

“Para nosotros es vital combatir el mito de que los aumentos en los combustibles se trasladan luego al resto de los productos, porque le abre la puerta a aumentos discrecionales por parte de algunos vivos, que aumentan por las dudas un 5% cuando la nafta sube 5%, aun cuando el combustible no sea una parte representativa de sus costos. Esto genera luego que los combustibles sufran largos congelamientos, que no combaten la inflación y para nosotros son dramáticos”, explicaron desde Cecha.

El informe también ponderó la carga impositiva que tiene el combustible. A noviembre de 2021, considerando el precio promedio en todo el país, de los $ 4,962.47 que cuesta llenar un tanque de 50 litros de nafta súper, $1,813.56 van a distintos niveles del Estado, a través de tasas municipales, impuestos provinciales e impuestos nacionales.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online