Los fundadores de Twitter, Paypal y de 4 “unicornios” latinos invirtieron en una nueva startup argentina: qué hace y cómo los convencieron

Se trata de una fintech llamada Pomelo que está manejada por ex empleados de Mercado Pago, Naranja X y Mastercard. Recaudaron USD 9 millones y aseguran que es una de las rondas más altas en su tipo en la historia de la región

Los fundadores de Pomelo
Los fundadores de Pomelo

Martín Varsavsky, Max Levchin (Paypal y Affirm), Biz Stone (Twitter), Matías Woloski (Auth0), Andrés Bilbao (Rappi) y Carlos Garcia Ottati (Kavak). Los nombres son “pesos pesados” en el mundo de los emprendedores y los negocios digitales: se trata de fundadores de grandes empresas tech globales y de varios de los “unicornios” de Internet de la región.

¿Qué tienen en común? Todos aportaron fondos para el lanzamiento de Pomelo, una nueva startup argentina que acaba de presentarse y que asegura que cumplirá la promesa de que cualquier empresa pueda tener una billetera virtual con una tarjeta prepaga y convertirse en una fintech, las muy de moda empresas que mezclan finanzas con tecnología. Más nombres del ecosistema inversor que participan: Angela Strange, del poderoso fondo Andreessen Horowitz; y Harry Stebbings, fundador de The Twenty Minute VC, y los fundadores de Loft, de Brasil.

Martín Varsavsky
Martín Varsavsky

Pomelo recaudó USD 9 millones de dólares de inversión “semilla” y sus fundadores aseguran que se trata de una de las rondas de capital inicial más grandes de la historia de la región, un desembolso que fue liderado por dos de los grandes fondos regionales, Monashees e Index y del que también participaron Fontes de QED, SciFi VC, Latitud, 20VC, Future Positive, Addition y FJ Labsm, entre otros.

Están al frente del negocio Gastón Irigoyen, Hernán Corral y Juan Fantoni, ex ejecutivos de Naranja X, Mercado Pago y Mastercard.

Biz Stone, uno de los fundadores de Twitter
Biz Stone, uno de los fundadores de Twitter

“A partir de ahora cualquier empresa puede ser una fintech. Pomelo le permite a cualquier compañía añadir una capa de servicios financieros dentro de su negocio habitual”, aseguró Irigoyen, CEO del proyecto, en diálogo con Infobae. 

“Hacemos software e infraestructura, somos una compañía btb que ofrece servicios de fintech-as-a-service y pagos a terceros. La tendencia es que cada vez más empresas agreguen servicios financieros a core, como los supermercados, por ejemplo. Venimos a eliminar la tremenda fricción que existe para crear una fintech. Nos vamos a enfocar en Argentina, Brasil y México, con la región como scope final. Competimos contra los incumbentes del sistema financiero, empresas que en muchos casos son de los bancos”, destacó el ejecutivo.

- ¿Cómo convencieron a esa “selección” de inversores?

- En general, invirtieron por dos razones. El equipo viene trabajando muy fuerte en el sector, en empresas importantes, con mucha trayectoria. Y hay una gran oportunidad de mercado porque el segmento está traccionando mucho, con mucho éxito. Nubank, por ejemplo, está por salir a la bolsa y es el banco digital más grande de Occidente, y Mercado Libre la está rompiendo, pero son todos negocios para el consumidor final. No hay grandes jugadores de infraestructura y servicios, que es la parte más nueva de la industria fintech. Cuando publicamos la idea en LinkedIn tuvimos interés de 200 personas para venir a trabajar con nosotros, algo que no pasa en las startups y que convenció en parte a los inversores de que podíamos armar un muy buen equipo, más allá de nosotros. Hablamos individualmente con todos, incluidos los fundadores de Paypal, Rappi, Kavak, Auth0 y demás. Estamos todos a full: la reunión clave con Monashees fue un domingo a las 8 am por Zoom y con todos sus socios.

Matías Woloski, uno de los fundadores de Auth0, el último unicornio argentino
Matías Woloski, uno de los fundadores de Auth0, el último unicornio argentino

Según Pomelo, si bien en América Latina el 80% de las transacciones aún se realizan en efectivo, ya hay unas mil millones de tarjetas en la región con un volumen de pagos de unos USD 900.000 millones de dólares anuales pero el 95% son procesados por actores del sistema financiero tradicional.

“Sabemos por nuestras experiencias previas que construir una fintech, y particularmente emitir tarjetas, en América Latina es una pesadilla. Se necesitan equipos de desarrollo dedicados, millones de dólares de inversión y al menos 12 meses de trabajo para lanzar una simple tarjeta prepaga. Además, las empresas que tienen aspiraciones regionales, lamentablemente tienen que repetir el mismo proceso en cada país. En Pomelo estamos resolviendo este problema mediante la creación de módulos fintech para el siglo XXI”, cerró Irigoyen.

SEGUIR LEYENDO:

Últimas Noticias

Información provista porInvertir Online