Antes de su viaje a Europa para negociar la deuda, Guzmán participará de las reuniones del FMI y el Banco Mundial

El ministro de Economía tendrá actividad con el G24, el grupo de países en desarrollo y tendrá actividad en el marco del evento semestral de esos organismos de crédito. Se espera que el Fondo Monetario mejore la proyección de crecimiento de la Argentina para 2021

El ministro de Economía Martín Guzmán participará esta semana en las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que tendrán lugar al mismo tiempo en que habrá un encuentro virtual entre ministros de los países del G20. Será la última actividad del jefe de Hacienda antes de su gira por Europa para continuar la negociación de la deuda.

Desde este martes el FMI y el BM tendrán actividad entre sus funcionarios de más alto nivel. Ese día el Fondo dará a conocer una actualización de sus proyecciones económicas globales, en la que se espera una estimación más optimista, incluso para la Argentina. También hablará la directora gerente del organismo Kristalina Georgieva.

Uno de los temas que atravesará la reunión semestral de el FMI y el Banco Mundial será la autorización del organismo para ampliar la capitalización hacia sus países miembro en el contexto de pandemia por USD 650.000 millones, lo que implicaría para la Argentina una inyección de divisas que se estima en USD 4.354 millones.

El Fondo Monetario Internacional dará a conocer una actualización de sus proyecciones económicas globales, en la que se espera una estimación más optimista, incluso para la Argentina.

La agenda también contiene iniciativas de alivio de la deuda y debates sobre la coordinación de estímulos. Se estima que el acceso desigualdad de vacunas entre países ricos y pobres será otro de los temas a discutir durante el evento.

La expansión económica de este año será más alta que las proyecciones de enero del FMI de 5,5%, adelantó Georgieva en un discurso previo a las reuniones de primavera. La expansión en 2022 también será mayor que el pronóstico anterior del FMI de 4,2%, dijo.

La última reunión de primavera del FMI presencial fue en 2019, cuando la directora gerente aún era Christine Lagarde. REUTERS/James Lawler Duggan/File Photo
La última reunión de primavera del FMI presencial fue en 2019, cuando la directora gerente aún era Christine Lagarde. REUTERS/James Lawler Duggan/File Photo

El Banco Mundial había ya mejorado sus proyecciones de crecimiento de la economía Argentina para este año y estima que el Producto Bruto Interno tendrá una recuperación de 6,4%, un punto porcentual y medio más de lo que esperaba en su último informe de perspectivas económicas mundiales, en enero.

“La suerte económica es divergente”, dijo Georgieva en su discurso. “Las vacunas aún no están disponibles para todos y en todas partes. Demasiadas personas continúan enfrentando pérdidas de empleos y el aumento de la pobreza. Demasiados países se están quedando atrás”.

“La aceleración de la recuperación trae buenas noticias en general, pero también puede crear algunos resultados menos deseados”, alertó. En este sentido, apuntó que “una recuperación más rápida de EE.UU. podría causar un rápido aumento de las tasas de interés, lo que podría llevar a un fuerte endurecimiento de las condiciones financieras y a importantes salidas de capital de las economías emergentes y en desarrollo”.

El Banco Mundial había ya mejorado sus proyecciones de crecimiento de la economía Argentina para este año y estima que el Producto Bruto Interno tendrá una recuperación de 6,4%.

Guzmán formará parte de los ministros del G20 que participen en su encuentro virtual el miércoles. De todas formas, según informaron a Infobae fuentes oficiales, tendrá una primera actividad este lunes en el marco del G24, el club de países en vías de desarrollo.

El año pasado, el jefe del Palacio de Hacienda ya había acudido a ese foro (integrado entre otros por China, India, Sudáfrica, Brasil, México, Colombia, Nigeria, Egipto y Venezuela) para solicitar apoyo internacional durante la negociación con el FMI poco tiempo después del acuerdo con los acreedores privados.

El FMI mejorará su proyección para la economía global en 2021, tal como lo hizo el Banco Mundial que dirige David Malpass. REUTERS/Mike Theiler
El FMI mejorará su proyección para la economía global en 2021, tal como lo hizo el Banco Mundial que dirige David Malpass. REUTERS/Mike Theiler

La agenda internacional de Martín Guzmán continuará después de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial en Europa para conseguir respaldos entre las principales economías de la Unión Europea para la negociación con el FMI pero también con el Club de París, organismo hacia el que la Argentina debería pagarle unos USD 2.400 millones a fines de mayo.

El jefe del Palacio de Hacienda estará cinco días en el Viejo Continente, donde visitará Alemania, Italia, España y Francia. La gira arrancará el 12 de abril en Berlín y finaliza el viernes 16 en París. También visitará Roma y Madrid. Guzmán tiene previsto mantener reuniones con ministros de Economía y Finanzas, funcionarios y sector privado.

Más de la mitad de la deuda argentina al Club de París está concentrada en dos países: Alemania (37%) y Japón (22%). Más atrás le siguen Holanda (casi 8%), España (6,68%), Italia (6,29%) y Estados Unidos (6,28 por ciento). Una vez que finalice esta segunda etapa del road show de la negociación de la deuda en Europa, habrá espacio para un tercer capítulo más adelante, con viajes a China y a Japón.

Guzmán formará parte de los ministros del G20 que participen en su encuentro virtual aunque tendrá este lunes una primera actividad en el marco del G24, el club de países en vías de desarrollo que lidera China.

La gira buscará “construir entendimientos sobre lo que la Argentina necesita para estabilizar su economía. El objetivo es conseguir los apoyos necesarios de los accionistas del FMI, en especial del G7 y el G20, para concretar un programa que le sirva a la Argentina”, afirmaron desde el Ministerio de Economía.

Guzmán adelantó que buscará que los pasivos pendientes con el Club de París tengan un tratamiento similar al que le dio el Palacio de Hacienda al resto de la deuda en moneda extranjera objeto de reestructuración: reducir las tasas de interés y conseguir plazos de gracia antes de reiniciar los pagos.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online