Plazo fijo tradicional versus plazo fijo UVA: cuál es el mejor y cuánto va a rendir cada uno

Las colocaciones de pesos en opciones ajustables por la inflación ofrecen rendimientos más altos que a una tasa de interés determinada, pero requieren inmovilizar los fondos por un mínimo de 90 días

Entre la certeza de una tasa de interés predeterminada a 30 días, renovable, o fija a tres meses, y la incertidumbre de la inflación esperada a un plazo fijo mínimo de 90 días (Shutterstock)
Entre la certeza de una tasa de interés predeterminada a 30 días, renovable, o fija a tres meses, y la incertidumbre de la inflación esperada a un plazo fijo mínimo de 90 días (Shutterstock)

Con tasas de inflación que alcanzaron 4 puntos porcentuales mensuales en diciembre y enero últimos, y que según la previsión que se tome, pueden haber anotado otro 3,5% en febrero, la opción de ahorrar en pesos en un plazo fijo tradicional es una apuesta segura a perder en términos reales.

Sin embargo, ante la falta de alternativas de inversión de corto plazo el depósito a 30 días tiene su utilidad específica y sigue concentrando más del 96% del stock de colocaciones en pesos por un período predeterminado. La alternativa, siempre en el mundo de la moneda nacional, es recurrir a plazos fijos indexados, los depósitos UVA, que garantizan ganarle al índice de inflación aunque tienen el costo de su plazo algo largo para el paladar local.

El depósito a 30 días tiene su utilidad específica y sigue concentrando más del 96% del stock de depósitos a plazo

La pregunta, entonces, es cómo comparan el plazo fijo tradicional y el plazo fijo UVA en cuanto a los rendimientos que se puede esperar obtener de ellos en los próximos meses. En términos nominales, el resultado del primero se conoce de antemano, dado que la tasa de interés está determinada, y por tanto permite saber cuánto va a pagar dentro de un mes. Por el contrario, en el segundo sólo se puede proyectar, sin exactitud, aunque, paradójicamente, si se sabe de antemano con certeza que va a ganarle a la inflación, porque ofrece algún punto porcentual anual adicional.

En base a cálculos de la asesora financiera Lucía Pignani, el rendimiento esperable de un plazo fijo UVA es más de 2 puntos porcentuales mayor al que ofrece una colocación tradicional.

“Los pros del UVA son que da una tasa de interés real positiva. Porque ofrece inflación más un porcentaje. La contra, es el plazo mínimo tan largo de tres meses colocado para que realmente rinda mejor. Por ejemplo, si hay una suba del dólar uno no se puede mover a otra inversión”, dijo Pignani.

“La recomiendo para el caso en el que la expectativa del ahorrista sea un ritmo de devaluación lento y que esté por debajo de la tasa de inflación”, agregó.

Regulación del Banco Central

Por disposición del Banco Central, que determinó una tasa mínima para plazos fijos en pesos de personas humanas de menos de $ 1 millón, los depósitos tradicionales pagan 37% nominal anual. Traducido a 30 días esto implica un resultado directo del 3% cada mes.

Puesto de otra forma, un plazo fijo de $10.000 constituido hoy devolverá cumplido el mes $10.300,33 a su titular.

Como el plazo fijo UVA tiene un piso de duración de por lo menos 90 días, la comparación de rendimientos no se puede hacer con un sólo período de depósito tradicional, sino con tres meses consecutivos, de renovación con intereses cada 30 días.

Entonces, si se depositan hoy $10.000 a un mes, a una tasa del 37% nominal anual y, durante dos vencimientos se vuelven a constituir dos colocaciones a ese plazo, reinvirtiendo cada vez no sólo los $10.000 de capital inicial sino también los intereses que se obtienen, 90 días más tarde se tendrá $10.953,81. Es un rendimiento directo del 9,53% en 90 días.

En 90 días, un plazo fijo UVA rendiría un estimado de 11,7% directo, mientras que un plazo fijo tradicional pagará 9,53 por ciento

Conocer a ciencia cierta cuantos pesos va a pagar un plazo fijo UVA dentro de 90 días no es del todo posible. Y esto es porque el índice que publica el Banco Central diariamente se elabora a partir de otro índice, el CER, que a su vez depende de los datos de inflación mensual que informa el Indec cada mes, con un desfase de aproximadamente 15 días. Sin embargo, sí se puede estimar en base a las expectativas de inflación futuras y la evolución del valor de un UVA esperable al momento del vencimiento de la colocación de pesos en un mínimo de tres meses.

En ese sentido, siempre con cálculos de Pignani, quien constituya un plazo fijo UVA a 90 días hoy a la tasa del 1% anual a la que lo ofrecen los bancos por sobre la variación del índice, tendrá al retirar sus ahorros $11.168,69. Es un rendimiento directo del 11,68% en 90 días.

“Siempre es aconsejable no poner todos los huevos en la misma canasta, si invierte en plazo fijo conviene tener una proporción en el canal tradicional y otra proporción en UVA. Porque puede ser que la inflación sea más alta y que las tasas no alcancen a cubrir ese ritmo”, recomendó Guillermo Barbero, de First.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online