Inflación, Ganancias, tarifas y seis proyectos de ley: las claves del discurso económico del Presidente

Movilidad, impuestos, energía y cannabis fueron los ejes centrales de cara a este año legislativo 2021 que el Ejecutivo anunció que enviará a discutir al Legislativo. También anunció el descongelamiento en las boletas de los servicios públicos

(Comunicación Senado)
(Comunicación Senado)

En su discurso de apertura de sesiones legislativas el presidente de la Nación, Alberto Fernández, hizo un repaso de la gestión durante el 2020 y adelantó cuáles serán los proyectos económicos que el Ejecutivo enviará al Congreso de la Nación.

Luego señaló que “la inflación es la principal muestra de nuestra ineficiencia” y que el problema en la Argentina es “multicausal”.

“Planteamos un debate abierto donde cada sector esté dispuesto a contribuir en beneficio del conjunto. Porque nadie se salva solo. Y porque en este contexto, es central coordinar esfuerzos para que el salario le gane a la inflación”, dijo sobre la suba de precios. Luego, el jefe de Estado se abocó de lleno a la mirada económica para el 2021.

En un principio, pidió a los legisladores un “pronto tratamiento y aprobación” del proyecto de modificación del Impuesto a la Ganancias. “Proponemos incrementar los montos del mínimo no imponible para el Impuesto a las Ganancias. Recuperar el salario medio en la Argentina es un desafío que debemos asumir”.

Además, anunció seis proyectos que le enviará al Congreso. “Este año presentaremos seis proyectos de ley destinados a dinamizar la estructura de crecimiento que abordan nuevos desafíos tecnológicos y productivos. También son una convocatoria a la unidad nacional y productiva, para establecer los pilares de un gran proyecto nacional de desarrollo e inclusión social”, dijo.

Los proyectos son los siguientes:

- Movilidad sustentable

Crea un régimen temporario (20 años) y escalonado de beneficios para fabricantes y usuarios. Define Movilidad Sustentable, excluyendo los vehículos de motorización convencional. Como medidas para fomentar la oferta destinado a fabricación nacional en donde designa elegibles a quienes presenten proyecto productivo en el país.

“Luego de un año de trabajo con los actores de la cadena automotriz, empresarios fabricantes de autos y autopartes, trabajadores y el Gobierno, llegamos a un acuerdo para este proyecto de ley que incluye dos grandes capítulos: incentivos fiscales para la inversión y la creación del Instituto de la Movilidad. La ley facilitará la realización de inversiones por más de USD 5.000 millones de dólares”.

- Cannabis

“El cannabis tiene propiedades de gran utilidad con fines medicinales e industriales. La industria mundial del cannabis medicinal triplicará su volumen de negocios en los próximos 5 años. El proyecto prevé la utilización del cultivo exclusivamente con fines de industrialización para uso medicinal e industrial”.

- Medicamentos

“Vamos a proponer mejoras para fortalecer las compras nacionales de medicamentos; la elevación de márgenes de preferencia para empresas nacionales, hasta 20% para el caso de pymes, y promover nuevas herramientas como las compras públicas para la innovación, estimulando al sector privado para proveer soluciones creativas a problemas de gestión pública”.

- Agroindustria

“Hemos trabajado durante 2020 con el Consejo Agroindustrial Argentino en iniciativas destinadas a fortalecer la inversión para agregar valor, aumentar la producción y las exportaciones. Vamos a promover la inversión agroindustrial con incentivos impositivos y previsibilidad para estimular las inversiones en el sector, generando más empleo y valor agregado”.

- Industria hidrocarburífera

“Vamos a promover la industria hidrocarburífera mediante el envío de una ley que aborde en forma integral al sector, desde su extracción hasta su industrialización, y genere las condiciones para el desarrollo de los recursos energéticos que tiene el país en beneficio de los argentinos y las argentinas. La política energética es clave para asegurar el desarrollo del país. Tenemos que trabajar para recuperar el autoabastecimiento y generar las condiciones para que todos los argentinos y todas las argentinas tengan acceso a la energía en forma eficiente. Podemos convertirnos en un exportador de energía a nivel regional y mundial. Nuestros países vecinos son demandantes de energía que nosotros podemos abastecer en forma competitiva. Tenemos los recursos: Vaca Muerta es la segunda reserva de gas del mundo, un combustible clave en el marco de la transición energética que los países impulsan para minimizar los efectos del cambio climático. Sabemos cómo hacerlo. YPF lidera del desarrollo de la producción hidrocarburífera en el país y hoy sus proyectos son competitivos a nivel mundial. De esta manera, vamos a agregar más valor en la cadena y favorecer un mejor balance de divisas”.

Natacha Pisarenko/ REUTERS
Natacha Pisarenko/ REUTERS

- Tarifas

Un párrafo especial mereció el ítem tarifas. Luego de anunciar que no se retomaría el sendero tarifario que se había iniciado en el gobierno de Cambiemos, Fernández dejó en claro que sí aumentarán las tarifas de los servicios públicos.

“Entre 2016 y 2019 el aumento de las tarifas de luz y de gas se convirtieron en un verdadero martirio para los argentinos. Las empresas productoras, transportadoras y distribuidoras obtuvieron cuantiosas ganancias que en muchos casos acabaron en el bolsillo de los accionistas sin que el Estado les exigiera un plan de inversiones para sostener la calidad de los servicios”, señaló el Presidente.

A partir de esto dijo que si se continuara con el sistema de revisión integral vigente que dejó la administración anterior, “el gas debería haber aumentado un 80% en octubre de 2019 y debería aumentar un 130% en abril de este año. La electricidad, por su parte, debería aumentar un 168% en el próximo mes de abril”.

Mencionó también que cumplió su palabra al congelar las tarifas y ahora llega el momento de “regularizar el sistema tarifario que estuvo congelado todo este tiempo. Las tarifas deben corresponderse con las necesidades y capacidades de nuestra gente. Mi objetivo final es poder lograr tarifas diferenciales según la capacidad patrimonial de quien recibe el servicio. El propósito último es que los subsidios del Estado solo amparen a los que lo requieren”.

“Las tarifas deben ser justas, razonables y asequibles, permitir la sustentabilidad productiva y la justicia distributiva. La pesadilla de tener que decidir entre alimentarse o pagar los servicios públicos, la incertidumbre permanente de no saber cuánto iba a venir de luz y gas ha llegado a su fin”, sentenció.

Seguí leyendo:



Información provista porInvertir Online