Los dólares alternativos, en caída desde hace semanas, están cerca de llegar al piso de su cotización

Así lo sugiere el leve rebote que tuvieron en la rueda de ayer. Tanto el contado con liquidación como el MEP, las versiones del dólar que se negocian en la Bolsa, siguen cotizando por debajo del valor oficial

Los dólares alternativos tuvieron un leve rebote para reafirmar que su piso está cerca de los $140. El monto de negocios en el dólar MEP estuvo por debajo del día anterior. Negoció apenas USD 24,3 millones y subió en el mercado oficial, sin intervención del Banco Central, $ 1,07 (+0,8%) a $139,86. Lo curioso es que, en la plaza libre, donde los operadores hacen las transacciones con el bono GD30, el precio fue más bajo: $139,80.

El contado con liquidación negoció USD 79,2 millones, 15% más que la rueda del lunes y aumentó 95 centavos (+0,7%) a $143,47. En la plaza libre, la cotización también fue más baja que en la oficial: $143.

Por supuesto, la paradoja se justifica en la burbuja que se ha creado y que es muy sensible a cualquier cambio de humor. Basta girar la mirada a la pantalla del riesgo país y se observará que subió a 1.515 puntos básicos, el índice más elevado desde la salida del default. Para que el riesgo suba, el precio de los bonos en dólares con ley extranjera, debe bajar. Y eso es lo que está sucediendo, mientras el peso se fortalece frente al dólar en las plazas libres.

El otro dato que plantea dudas es porque si se ancla al dólar para evitar que la inflación suba más de 30% en el año, los plazos fijos en UVA suben a un ritmo diario de más de 1%. El miércoles pasado aumentaron $ 1.036 millones (+1,31%) a $ 79.569 millones. En lo que va del año, crecieron $22.917 millones, por encima del 40%. La explicación es que se apuesta en pesos a corto plazo. Antes de las PASO ¿cuántos quedarán con sus posiciones en pesos? Saben que si el oficialismo pierde, el objetivo de anclar al dólar corre peligro. Por eso, muchos pueden tomar sus ganancias en pesos en ese momento y volver a dólares haciendo subir fuerte las cotizaciones, salvo que el Banco Central para ese momento tenga una cantidad de reservas que le permita controlar la embestida.

La baja del dólar se da por las mayores liquidaciones de divisas del agro en el mercado oficial y la sobreoferta de dólares en el “blue” o mercado libre, donde bajó $ 1 a $ 146 por las ventas de quienes contrabandean soja. La situación provocó un limitado carry trade, que consiste en operar en pesos para después tomar la ganancia en moneda local y volver a la divisa. El argentino no mide su ganancia en pesos. Cuando hace el balance, lo que quiere saber es si tiene más o menos dólares que antes.

Por ahora le va bien, porque los dólares alternativos en febrero marcan retrocesos de hasta 5,5%. O sea que quien hizo un plazo fijo de 30 días en febrero, puede ganar 8% en dólares si se mantiene en este precio. En el cálculo está incluido el precio de entrada y salida del dólar. No hay que olvidar que se compra al precio vendedor, el más alto, y se vende al precio vendedor, el más bajo.

En la plaza mayorista, el dólar aumentó 10 centavos a $ 89,59 con negocios por USD 234 millones. Hubo una considerable liquidación de exportaciones y las restricciones para vender a importadores, hicieron que el Banco Central pueda comprar USD 55 millones. Por eso las reservas crecieron 23 millones a USD 39.488 millones.

La Bolsa, sigue en caída libre. Con un regular monto de negocios de $ 864 millones, el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, se derrumbó 2,87%. Los bancos fueron los más afectados. Supervielle perdió 6,80% y Galicia, 5,12%.

Los ADR’s tuvieron un modesto monto de operaciones de $ 1.825 millones. Estos certificados de acciones de empresas que cotizan en dólares en Wall Street y se operan en la plaza local en pesos al equivalente del precio del contado con liquidación, son los preferidos de los inversores. Pero en el caso de los certificados de acciones argentinas, no hubo buenas noticias. Solo cinco empresas lograron subir y lo más destacado fue lo de Telecom con 1,20%. Las bajas más importantes fueron las de Banco Supervielle (-7,55%) y Edenor (-2,50%).

El Gobierno tiene en lo inmediato dos desafíos. El resultado de la licitación de bonos de YPF de ayer donde salió a buscar al mercado local en pesos el equivalente a USD 175 millones. Licitó un bono que está atado a la evolución del precio del dólar oficial (dollar linked) que vence el 23 de diciembre de 2023 con un cupón de 2% y otro bono que ajusta por UVA y vence en agosto de 2025.

Por su parte, el Tesoro licitará hoy $ 200 mil millones con seis opciones que incluyen Letras a Descuento, otros dos atadas a la tasa de pases del Banco Central y dos bonos que ajustan por el CER que vencen entre 2023 y 2024.

La respuesta del mercado no será del todo representativa, porque en estas licitaciones participan inversores institucionales, particularmente compañías de seguros y bancos, que por regulaciones del Central deben colocar sus excedentes de pesos en esta clase de activos.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS