Emiliano Yacobitti: “Los gastos en educación deberían poder descontarse del impuesto a las Ganancias”

El diputado radical tiene un proyecto para deducir la compra de libros, cuotas, transporte y computadoras, entre otros. Dice que es injusto que se puedan descontar aportes a una fundación y no los libros para estudiar que un trabajador le compra a su hijo

Emiliano Yacobitti, diputado nacional por el radicalismo porteño
Emiliano Yacobitti, diputado nacional por el radicalismo porteño

Hace un año, Emiliano Yacobitti, diputado por el radicalismo porteño y miembro de la bancada de Juntos por el Cambio, presentó un proyecto de ley para que se descuenten del Impuesto a las Ganancias los gastos relativos a educación. Por entonces no existía un proyecto oficial para modificar Ganancias y la sociedad estaba dando los primeros pasos hacia la virtualidad, el camino que había tomado la educación en el comienzo de la cuarentena.

Pero hoy, mientras los padres y madres están esperando conocer los últimos detalles del regreso a clases y la virtualidad convivirá con la presencialidad, y el presidente de la Cámara de Diputados presentó un proyecto para modificar el piso de Ganancias, Yacobitti entiende hay una oportunidad para que la propuesta avance. ”Los gastos de educación deben poder descontarse de Ganancias”, aseguró en diálogo con Infobae.

La educación es una inversión, no un gasto. El Estado recauda mal cuando le cobra a un trabajador Ganancias por la educación: está comprobado que mientras mayor sea el nivel educativo de una sociedad más son los aportes

- ¿Cómo surgió su proyecto?

- Entendemos que la educación es una inversión, no un gasto. El Estado recauda mal cuando le cobra a un trabajador Ganancias por la educación: está comprobado que mientras mayor sea el nivel educativo de una sociedad más son los aportes. Armamos este proyecto en 2020 para deducir de Ganancias las herramientas educativas. En ese momento –ahora habría que actualizarlos–, fijamos que quienes ganaran entre 55.000 y 145.000 pesos podrían descontar cada mes de ganancias distintos ítems como materiales, idiomas, transporte, residencia universitaria, conectividad, comedor, indumentaria, cuotas de cooperadoras, cuotas de los colegios privados y matrículas.

- ¿Cuenta con apoyo legislativo para avanzar?

- Creemos que es un muy buen momento para la discusión. El proyecto cuenta con la firma y el apoyo de los referentes de Juntos por el Cambio, pero también de Graciela Caamaño, del Frente Renovador, y del diputado José Luis Ramón y su bloque. Además, cuando se presentó para que por moción sea tratado en el recinto, sumamos 115 votos (se necesitan 129) con voluntades de la izquierda y del oficialismo, como la de Eduardo Valdez. Hoy hay un proyecto de modificar Ganancias que, aunque es un parche, vamos a votar porque significa una ayuda al trabajador y a la clase media y vamos a insistir para que estas deducciones sean tenidas en cuenta. Por estos días, los padres y las madres están saliendo a comprar los útiles y se encuentran con otros valores de los que había hace un año, cuando los chicos dejaron de asistir a clases. Todo es más caro y sus sueldos no acompañaron esa inflación. Aprobar la idea sería una ayuda para los bolsillos de los trabajadores. No podemos castigar a la clase media por apostar a la educación.

La intervención de Yacobitti en Diputados a favor de los descuentos en gastos de Educación


- ¿Cómo se calculan los descuentos?

- Armamos una suerte de canasta básica de la educación que tiene como tope un salario mínimo vital y móvil. Además de las herramientas tecnológicas, entraría el transporte, un curso de idiomas y un profesor particular para un chico que tiene una dificultad en una materia. Ni hablar si se trata de problemáticas más complejas, como déficit de atención, o si tienen que recurrir a un fonoaudiólogo. No puede ser que Ganancias no alcance esos ítems.

- Serían menos ingresos para el Estado en medio de una crisis.

- Para el Estado es costo cero y alivia a los padres trabajadores de clase media que tienen que comprar una computadora o contratar conectividad para que sus hijos puedan estudiar. Hoy una persona puede tener un seguro de vida, hacer donaciones a una fundación que no se dedique a algún sector estratégico o contratar el plan de medicina prepaga más caro y descontarlo, y los libros para estudiar no se descuentan. Así, los que más tienen, que son los que hacen donaciones, pueden descontar el impuesto y los trabajadores no. Planteamos que no solo está bien realizar las deducciones, sino que el Estado recauda mal. Está comprobado que con mayor nivel de capacitación hay mejores contribuyentes.

Hoy hay un proyecto de modificar Ganancias que, aunque es un parche, lo vamos a votar porque significa una ayuda al trabajador y a la clase media y vamos a insistir para que estas deducciones sean tenidas en cuenta

- ¿Van a acompañar el proyecto de suba del piso mínimo de Ganancias de Sergio Massa?

- Sí, entendemos que es un parche, pero lo vamos a aprobar porque es un parche que le da un alivio a la clase media, a los trabajadores. Tenemos que discutir cuestiones de fondo. Hay personas que tomaron créditos personales para cambiar la computadora. Es injusto. Comprendemos que la Argentina tiene una situación fiscal difícil, pero el objetivo de esta modificación es que no haya un solo trabajador de la Argentina que no pueda brindar las herramientas necesarias para que sus hijos estudien.

El diputado radical, días atrás, en una visita a la Escuela 12 en CABA, analizando el funcionamiento del programa "Escuela de verano"
El diputado radical, días atrás, en una visita a la Escuela 12 en CABA, analizando el funcionamiento del programa "Escuela de verano"

- ¿Aplicaría para las cuotas de las escuelas privadas o sólo para la compra de materiales?

- Se podrán deducir los gastos de escuelas privadas, pero con topes para que no sea para gente que no tenga problemas económicos. Sería para quienes cobren hasta 155.000 pesos netos. No es un ahorro, es inversión en educación. Lo mismo con la universidad: si una familia tiene que pagar un alquiler para que su hijo estudie en otra ciudad, lo debería poder descontar. Por eso el proyecto dice que se puede descontar los gastos hasta los 25 años, para que también alcance a la universidad.

Seguí leyendo:

Información provista porInvertir Online