Oaktree, el fondo que aceptó la oferta de canje de YPF y se paró en la vereda de enfrente de BlackRock y Fidelity

Fundado por el millonario Howard Marks, tiene un capital de USD 148.000 millones e integra el grupo de bonistas que accedió a la propuesta de reestructuración de la petrolera

El pasado 7 de enero YPF lanzó una propuesta a acreedores privados para refinanciar la mayoría de sus bonos de deuda internacionales en moneda extranjera con vencimiento en 2021, 2024, 2025, 2027, 2029 y 2047. EFE/Leo La Valle/Archivo
El pasado 7 de enero YPF lanzó una propuesta a acreedores privados para refinanciar la mayoría de sus bonos de deuda internacionales en moneda extranjera con vencimiento en 2021, 2024, 2025, 2027, 2029 y 2047. EFE/Leo La Valle/Archivo

Fundado en 1995 por el multimillonario Howard Marks, Oaktree Capital Management es el principal fondo de inversión entre los que apoyan la propuesta de reestructuración de la deuda de YPF, la petrolera estatal argentina. Fuentes del mercado indican que, de forma individual, sería el mayor tenedor de los bonos de deuda de la compañía. Con su aceptación, se ubicó en la vereda de enfrente de otros grandes fondos, como BlackRock y Fidelity.

Tal como consignó Infobae, Oaktree integra el grupo de bonistas con tenencias por unos USD 1.500 millones de deuda de YPF que aceptó la propuesta mejorada de canje que hizo la petrolera el pasado lunes. “El Comité Directivo acoge con satisfacción las mejoras recientemente anunciadas en las condiciones económicas de la oferta de canje. Reconoce, en particular, las notables mejoras de la contraprestación disponible para los titulares de los pagarés 2021″, explicó en un comunicado el grupo representado por los bufetes de abogados Dechert LLP y DLA Piper LLP.

“En estas circunstancias, en las que parece difícil que se produzcan nuevas mejoras debido a la combinación de las limitaciones de tiempo y los controles de capital existentes en Argentina, el comité directivo considera que la propuesta de canje de los pagarés 2021 merece ser considerada seriamente por los tenedores de los mismos”, continuaron.

Por el contrario, otro sector de los bonistas, el Grupo AdHoc liderado por BlackRock y secundado por otros fondos como Ashmore Group e Invesco Ltd., se opuso a la oferta mejorada. En el mercado se estima que unos y otros, los que aceptaron la oferta y los que la rechazan, poseen tenencias cercanas al 25% del total en cada caso. En el Grupo AdHoc existiría una mayor proporción de bonos de vencimiento próximo, lo que hace fijar posiciones diferentes al otro sector a la hora de negociar.

En este escenario, el respaldo de Oaktree a la propuesta de YPF toma relevancia. Se trata de un fondo especializado en estrategias de inversión alternativa que, como todos los grandes fondos de su estilo, también fue protagonista en la reestructuración de la deuda pública argentina llevada a cabo el año pasado. Su fundadores son Marks, quien además cumple el rol de presidente, y Bruce Karsh. Su sede principal queda en Nueva York, cuenta con más de 1000 empleados y se estima que tiene en su haber un capital superior a los USD 148.000 millones.

Howard Marks, cofundador y presidente del fondo Oaktree
Howard Marks, cofundador y presidente del fondo Oaktree

Oaktree es una de las empresas inversoras de deuda más grande del mundo. Su portafolio de negocios está dividido en seis segmentos: deuda, bonos corporativos, capital inversión, convertibles, inmuebles y capital de riesgo. Tienen como principales clientes a 67 de los 100 mejores fondos de retiro de Estados Unidos, más de 475 empresas en el mundo, 325 fundaciones en todo el mundo y 15 fondos soberanos de capitales. El 68% de sus inversiones son en el continente americano, el 15% en Asia y el 17% restante en Europa y África.

El presidente de la compañía, Howard Marks, es uno de los inversores más prestigiosos del mundo, que suele decir que para ser exitoso a la hora de invertir hace falta contar con tres elementos: información, suerte y habilidad. La combinación de esos tres ingredientes, al igual que en los juegos de azar, es lo que determina, según Marks, quiénes ganan y quiénes pierden.

En ese ajedrez se moverán YPF y sus bonistas en el tramo final de la negociación. Según explicó la empresa tras mejorar la propuesta, por cuestiones regulatorias el proceso de reestructuración “debe concluir a más tardar el día 12 de febrero, fecha máxima para la liquidación del canje y emisión de los nuevos títulos”.

De este modo, “YPF espera contar con la participación de un número importante de sus inversores y lograr así los objetivos buscados en el marco de la oferta que fuera iniciada el pasado 7 de enero”. A partir de estas modificaciones, que implican que haya bonos cortos y efectivo, creen que podrán acercarse a un desenlace con el 100 por ciento de adhesión.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

Información provista porInvertir Online