Cambios en el proyecto de movilidad jubilatoria: el primer ajuste del nuevo sistema descontará el aumento de diciembre

El proyecto definitivo incluye un artículo que toma el último aumento trimestral de 2020 como un pago a cuenta del nuevo sistema. Según previsionalistas consultados, de este modo le sacarán un trimestre de ajuste a los jubilados y se generará una alta litigiosidad

Una manifestante en una reciente protesta por el aumento del 5% por decreto que dio el gobierno para diciembre. Además, se deducirá del primer aumento semestral con el nuevo sistema (Nicolás Stulberg)
Una manifestante en una reciente protesta por el aumento del 5% por decreto que dio el gobierno para diciembre. Además, se deducirá del primer aumento semestral con el nuevo sistema (Nicolás Stulberg)

Cuando reciban en marzo el primer aumento de haberes según el sistema de movilidad previsional que el gobierno pretende aplicar a partir de 2021, los jubilados argentinos habrán perdido un trimestre de actualización.

Ello es así porque el artículo sexto del proyecto definitivo enviado por Economía a la Comisión Mixta de Movilidad Previsional del Congreso dice que “el coeficiente por movilidad previsto en el artículo 1° de la presente ley que se determine para el mes de marzo de 2021, estará dado por el resultante diferencial entre el porcentual que arroje la aplicación de la fórmula que se aprueba para el incremento y el correspondiente a diciembre de 2020 que dispuso el PODER EJECUTIVO NACIONAL, de conformidad con el artículo 55 de la Ley N° 27.541”.

Esto significa que el aumento de 5% a pagar en diciembre próximo, según dispuso el reciente decreto 899 del gobierno nacional, será tomado como pago a cuenta del aumento de marzo.

El gobierno aduce que como el aumento de marzo corresponde al segundo semestre de 2020 y en diciembre los jubilados ya recibieron un aumento trimestral, es correcto deducirlo.

La abogada previsionalista Andrea Falcone consideró que la medida es “literalmente, una estafa a los jubilados”. El aumento de diciembre, explicó a Infobae, corresponde al segundo trimestre de este año, por lo que el de marzo, cuando comience el nuevo sistema, no debería tener ninguna deducción, sino un empalme perfecto, pues el primer aumento del nuevo sistema abarcará el segundo semestre de 2020, no habiendo ninguna superposición. Al tomar el aumento de diciembre como un pago a cuenta, el gobierno les está quitando un trimestre a los jubilados, señaló.

“En marzo del 2021 se darán aumentos correspondientes al segundo semestre del 2020. Es una variación semestral que en este caso debe reflejar el aumento desde setiembre a marzo. Pero como en el medio hay un aumento en diciembre, ese aumento va “a cuenta” de lo que será el aumento de marzo”, explicaron desde Economía.

Otra imagen de una reciente manifestación de jubilados (Nicolás Stulberg)
Otra imagen de una reciente manifestación de jubilados (Nicolás Stulberg)

La explicación no convenció al previsionalista Adrián Troccoli, quien explicó que el “truco” del gobierno es aplicar la lógica del próximo sistema al actualmente vigente, de modo de que el fisco se quede con un trimestre de ajuste jubilatorio.

Según Troccoli, el gobierno está recurriendo al mismo expediente que aplicó el gobierno de Macri en marzo de 2018, cuando empezó a aplicar el sistema de movilidad previsional sancionado a fines de 2017 (la jornada de los 14 toneladas de piedras en la Plaza del Congreso), pero agravado, porque lo que entonces era un diferimiento ahora es directamente la confiscación de un trimestre. “Cambiaron la frecuencia de ajuste (que de trimestral vuelve a ser semestral) y el rezago les sirve para licuar el aumento con la inflación transcurrida desde el aumento previo”, explicó.

“Esto del pago a cuenta (por el Artículo 6 del proyecto oficial) es insostenible en Tribunales”, subrayó Troccoli, quien recordó que la fórmula aplicada por el gobierno de Macri durante 2018 y 2019 hubiera dado este año un aumento de 41,1%, es decir 13 puntos porcentuales más de aumento del que tuvieron, con los decretos presidenciales, los jubilados que cobraban la máxima, y 4,3 puntos porcentuales más del aumento que tuvieron los que cobran la mínima. “Es lo que dice el fallo de ayer de la Cámara de Paraná que declaró inconstitucionales los aumentos por decreto del gobierno”, señaló.

En el dictamen al proyecto original (que no incluía el artículo 6, que toma el aumento de diciembre como un pago a cuenta) los funcionarios del Ejecutivo que firmaron el dictamen de mayoría (Fernanda Raverta por la Anses,, Roberto Arias y Raúl Rigo por Economía y Luis Bulit Goñi y Miguel Baelo por la cartera laboral) suscribieron, junto con seis legisladores oficialistas (los diputados Marcelo Casaretto, Carlos Heller e Hilda Aguirre y los senadores Carlos Caserio, Daniel Lovera y Roberto Mirabella) que retomar el criterio de que el ajuste ponderara 50% los salarios y 50% la recaudación de la Anses (en vez de 70% la inflación y 30% los salarios, como hacía la fórmula aplicada durante 2018 y 2019) permitiría “recuperar el equilibrio del sistema en función de sus fuentes de financiamiento” y que “volver a una actualización semestral permitirá acompañar un proceso de desindexación de la economía”. Y agregaron que al “reducir en tres meses el rezago de las principales variables involucradas” permitiría reducir los “focos de litigiosidad”.

Pero con el artículo 6 del proyecto definitivo, dijo Troccoli, el efecto será exactamente el contrario.

El argumento del gobierno es que en 2018 Macri aplicó un primer aumento trimestral en marzo, cuando en realidad debía haber dado un aumento semestral y por eso jubiladas y jubilados sufrieron “una fuerte pérdida en el poder de compra”. Esa pérdida, en todo caso, se amplió con la anulación de la ley anterior y su reemplazo con aumentos trimestrales por decreto que aplicó el gobierno de Alberto Fernández. Un estudio de los economistas Marcelo Capello y Laura Caullo, del Ieral de la Fundación Mediterránea, calculó que con las actualizaciones por decreto, en vez de aplicar el sistema anterior, en 2020 el gobierno se “ahorró” $ 108.000 millones, equivalente a 0,4% del PBI, a costa de los jubilados.

La Anses señaló en un comunicado que “la nueva fórmula de movilidad busca recuperar la evolución de haberes”. El texto dice que “lejos de perjudicar a las y los jubiladas/os y pensionadas/os, lo que se persigue es proteger sus ingresos hasta tanto el congreso sancione la nueva Ley de Movilidad, tal como se ha hecho a lo largo de todo el 2020”.

El texto explica que “durante 2020 el Gobierno nacional garantizó aumentos trimestrales por decreto en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre”. De ese modo, prosigue, “dada la superposición de períodos el proyecto de Ley establece que el aumento trimestral ya otorgado en diciembre de 2020, sea considerado dentro del cálculo semestral que se realizará para marzo de 2021″. Con la sanción de la nueva ley, subraya la agencia, “no sólo se busca mejorar los haberes previsionales, sino que el empalme entre las fórmulas se podrá corregir, si fuera necesario, con el índice aplicado por el decreto en diciembre”.

La Agencia se retrotrajo al inicio de la fórmula aplicada entre 2018 y 2019. Al aplicarse el primer aumento trimestral en marzo de 2018, subrayó, “se generó una gran pérdida en el poder de compra para los jubilados y las jubiladas, ya que se reemplazó un aumento semestral por uno trimestral sin resolver su empalme”. En aquella circunstancia, señaló, “las jubilaciones perdieron casi siete puntos respecto a la inflación, debido a que no se otorgó un aumento trimestral en diciembre de 2017 ni tampoco se resolvió, lo que hubiera sido la otra posible solución, la aplicación de una primera movilidad semestral en marzo de 2018”.

El argumento oficial de que los aumentos por decreto se refieren al trimestre previo pasa por alto el hecho de que en tal caso el primero debió haber tenido en cuenta la inflación de los seis meses previos, porque ese era el rezago en la aplicación de la fórmula que rigió hasta fines de 2019. Según Falcone y Troccoli, dado el rezago del sistema anterior, el aumento de diciembre correspondía en rigor al segundo trimestre de 2020, por lo que no hay superposición y no corresponde ninguna deducción o consideración de pago a cuenta.

Los jueces tendrán la última palabra.

Seguì leyendo:

El empleo formal en la construcción creció en septiembre por segundo mes pero sigue por debajo del nivel de un año atrás

Luz amarilla para Guzmán: sin la posibilidad de financiarse en pesos, cada vez depende más de deuda atada a la inflación y al dólar

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS