Bancarización en la pandemia: en la Argentina hay casi un 14% más de tarjetas de débito en actividad que hace un año

El consumo con tarjetas de crédito creció 12% -en comparación con el trimestre anterior- mientras que con tarjetas de débito aumentó un 18 por ciento

En los momentos de retracción económica los consumidores suelen volcarse a usar más la tarjeta de débito que la de crédito, ya que lo consideran más seguro y prudente
En los momentos de retracción económica los consumidores suelen volcarse a usar más la tarjeta de débito que la de crédito, ya que lo consideran más seguro y prudente

La rehabilitación de diversas actividades económicas durante el tercer trimestre del año impactó en una mayor utilización del dinero plástico. El consumo con tarjetas de crédito creció 12% –en comparación con el trimestre anterior– mientras que con tarjetas de débito aumentó un 18 por ciento, según se desprende de un informe privado en el que se mide el uso que hacen los argentinos de las tarjetas de crédito, débito y prepagas y otros medios administrados por la empresa entre julio y septiembre.

Allí se destaca el crecimiento de las “tarjetas activas”, es decir, aquellas que durante el trimestre bajo análisis tuvieron al menos una operación realizada. En el caso de las de crédito, la cantidad cayó 1,06% frente al trimestre pasado y 5,24% en relación al tercer trimestre de 2019, números esperables dada la caída del consumo y a la reducción de ofertas para incentivar su uso. Esas ofertas suelen ser impulsadas por los bancos que, en el contexto actual, no encuentran incentivos para hacerlo.

En cambio, en el caso de las tarjetas de débito, en ambas mediciones se registraron subas del 7,73% y 13,82%. Este último número, claramente, es una señal de adopción del uso medios electrónicos durante la pandemia. Asimismo, existe otro factor que privilegia el uso de la tarjeta de débito sobre la de crédito: en los momentos de retracción económica los consumidores suelen volcarse a usar la de débito porque lo consideran más seguro y prudente, ya que implica gastar solamente aquel dinero que se tiene “en el bolsillo”. La de crédito, en cambio, puede abrir la puerta a endeudarse.

Cantidad de "tarjetas activas"
Fuente: Prisma Medios de Pago
Cantidad de "tarjetas activas" Fuente: Prisma Medios de Pago

Más allá de la cantidad de “tarjetas activas”, el crecimiento en el uso de los medios de pago medido por transacciones no alcanza para equiparar las cifras del tercer trimestre de 2019. Es claro que el consumo aún no ha podido recuperarse.

“Al comparar el uso de las tarjetas de crédito en julio, agosto y septiembre de 2020 versus marzo, abril y mayo, hubo un incremento en las transacciones del 12% pero aún se mantiene lejos de los niveles del año anterior”, comentó Julián Ballarino, Head de Relaciones Institucionales Prisma Medios de Pagos, autora de la investigación.

“Si comparamos el tercer trimestre versus el segundo pero respecto de las tarjetas de débito, el aumento fue del 18%. Al margen de este crecimiento durante la pandemia, en la comparativa interanual es de crecimiento moderado”, precisó el ejecutivo.

Fuente: Prisma Medios de Pago
Fuente: Prisma Medios de Pago

Al analizar la cantidad de cuotas elegidas al pagar, el informe destaca que en el tercer trimestre del año continúan crecieron los planes “Ahora” impulsados por el Gobierno contra las compras en un pago y los planes de cuotas.

Los planes ‘Ahora’ superan su participación también respecto de 2019”, dijo Ballarino al tiempo que agregó que en particular, creció la participación de los planes “Ahora 3” y “Ahora 6”, mientras que los planes de menos cantidad de cuotas son los más utilizados fuera de los “Ahora”.

El informe muestra que el principal crecimiento de los planes Ahora en relación al segundo trimestre se registró en las operaciones en 3 cuotas (66%) y 6 cuotas (61%). En este caso, el alza puede tener relación directa con muchos sectores que fueron rehabilitados tras el momento más duro de las restricciones, tal como fue el caso de la indumentaria. Muchos planes de cuotas crecieron fuerte por ese motivo, aunque sin alcanzar los números del mismo periodo de 2019, en el que la época preelectoral trajo algunos incentivos a consumir.

Fuente: Prisma Medios de Pago
Fuente: Prisma Medios de Pago

En cuanto a las extracciones por cajero (Prisma administra la red Banelco), hubo un alza de 8,2% en el tercer trimestre del año -comparado con el anterior-y una caída interanual del 13,9 por ciento. En este último dato, impactó la normativa del Banco Central que, para facilitar la obtención de efectivo en la pandemia, impuso la gratuidad para las operaciones por cajeros, sin importar a que banco y a qué red pertenezca el cliente. También dispuso una extracción diaria mínima de $15.000, lo que en muchos segmentos sociales ayudo a reducir la visita al cajero automático, algo bienvenido en plena pandemia.

Asimismo, si se pondera el retiro de dinero en efectivo en comercios al momento de comprar con tarjeta de débito, hubo un aumento en el tercer trimestre del año de 4,2%, aunque en la medición interanual registró una caída de 18,2 por ciento.

Seguí leyendo:

El Gobierno prorrogará otra vez el programa de “Precios Máximos” a fin de mes, pero planea desactivarlo en forma gradual

Compras en Chile: cómo hacen los argentinos para aprovechar precios online hasta 28% más baratos en medio de la pandemia

COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS