Emiten deuda por 750 millones de dólares a la medida de los grandes fondos de Wall Street

La intención del Palacio de Hacienda es darle una vía de salida a fondos de inversión extranjeros, como Pimco o Templeton, que tienen una posición importante en títulos de la deuda pero emitidos en pesos

La idea de la Secretaría de Finanzas de la Nación es ofrecerles a los tenedores de deuda un bono en dólares para que no se vayan al contado con liquidación y ejerzan más presión en un mercado acotado REUTERS/Mike Blake
La idea de la Secretaría de Finanzas de la Nación es ofrecerles a los tenedores de deuda un bono en dólares para que no se vayan al contado con liquidación y ejerzan más presión en un mercado acotado REUTERS/Mike Blake

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció este lunes una serie de medidas tendientes a reducir la brecha cambiaria entre el dólar oficial y las cotizaciones alternativas, entre las que se encuentra la emisión de USD 750 millones en bonos en noviembre para facilitar la salida de grandes fondos de inversión que están posicionados en pesos.

Complementariamente, el Ministerio de Economía informó que realizará una subasta por USD 750 millones los días 9 y 10 de noviembre, con liquidación el viernes 13 del mismo mes. Los títulos elegibles y los nuevos a ser emitidos serán anunciados por este Ministerio el día 2 de noviembre.

Esta medida permitirá a fondos de inversión como Pimco o Templeton, que se querían ir del mercado argentino y estaban posicionados en pesos, tener una salida sin presionar al mercado cambiario. Hasta ahora lo que hacían era vender sus activos en pesos para comprar dólares por medio de del Contado con Liquidación (CCL) y subían un poco las cotizaciones paralelas.

Cabe recordar que el Ministerio de Economía de la Nación tenía previsto llevar a cabo entre agosto y octubre tres licitaciones de deuda en moneda extranjera por USD 500 millones cada una, algo que finalmente no sucedió. El cronograma original para esas tres operaciones fijaba las fechas para el 7 de agosto, el 25 de septiembre y el 27 de noviembre, por USD 500 millones en cada caso. La demora en la resolución del canje de la deuda postergó las licitaciones, sin que la secretaría de Finanzas hubiese anunciado un nuevo cronograma.

La Secretaría de Finanzas había anticipado el 16 de junio pasado, en medio de las negociaciones con los bonistas para restructurar USD 65.000 millones, una serie de tres licitaciones de bonos en dólares que finalmente no se ejecutó.
La Secretaría de Finanzas había anticipado el 16 de junio pasado, en medio de las negociaciones con los bonistas para restructurar USD 65.000 millones, una serie de tres licitaciones de bonos en dólares que finalmente no se ejecutó.

Mediante un comunicado, la Secretaría de Finanzas había anticipado el 16 de junio pasado, en medio de las negociaciones con los bonistas para restructurar USD 65.000 millones, una serie de tres licitaciones de bonos en dólares bajo un esquema integral que apuntaba a restaurar la estabilidad macroeconómica y la normalización del mercado de deuda en pesos. La licitación, se comunicó entonces, tendría idénticas características a los que se pusieron a disposición en el canje de deuda en dólares bajo ley local.

La intención real del Palacio de Hacienda era lanzar un instrumento en dólares para darle una vía de salida a fondos de inversión extranjeros que tienen una posición importante en títulos de la deuda pero emitidos en pesos. La idea era ofrecerles un bono en dólares para que no se vaya al dólar vía el contado con liquidación y ejerzan más presión en un mercado acotado. Finalmente, las consecuencia algo que finalmente no sucedió y tuvo como consecuencia una escalda de los dólares financieros. De hecho la operatoria para llevar divisas al exterior se ubica hoy en $165,2.

La emisión apuntaba a rescatar un abultado bono en pesos. Tanto es así que desde el Palacio de Hacienda habían reconocido que “todavía convive en este mercado un universo de tenedores externos de instrumentos en pesos, cuyas estrategias y mandatos de inversión no son compatibles con las características estructurales del mismo, lo cual puede generar condiciones de inestabilidad financiera y macroeconómica”.

Tras la cancelación de esas licitaciones, desde la cartera que conduce Martín Guzmán no dieron argumentos sobre la suspensión de la fecha prevista. No obstante, luego de la presión que se siguió evidenciando en las cotizaciones de los dólares financieros el Gobierno decidió tomar otro camino.

“En síntesis, este conjunto de acciones permitirá dotar de mayor previsibilidad y volumen al mercado financiero, interactuando de manera virtuosa con la generación de un sendero económico consistente y sostenible”, destacaron desde el Palacio de Hacienda.

En una entrevista con Infobae el ministro de Economía Martín Guzmán dio cuenta de las dificultades que conlleva una brecha entre el dólar oficial y los paralelos como la que existe actualmente (por encima del 100%) y en ese marco, destacó que primero buscan estabilizar la misma para ir luego reduciéndola.

Pero no a la forma de un shock, no una forma de devaluación, la brecha requiere que los dos tipos de cambio que constituyen una brecha se vayan acercando”, destacó.

En tanto, agregó que la economía tiene controles de capitales férreos para evitar una devaluación. “Hoy la economía tiene esos controles porque hay una cantidad de dinero que ingresó a la economía, flujos que ingresaron, por razones principales de especulación financiera, de la posibilidad de tener retornos de corto plazo, que inmediatamente se irían del país si no hubiese tales controles. Y eso sí que generaría una devaluación. Eso es una elección ¿sí? Es una elección. Ahora, es cierto que la brecha es un problema. Es un problema en general para el funcionamiento de la economía y a nosotros nos ocupa”, destacó.

Seguí leyendo:

A un año de los súper controles: las trabas al dólar no contuvieron el drenaje de divisas de las reservas del Banco Central

Mercados: las acciones argentinas en el exterior subieron hasta 14% y la Bolsa porteña encadenó 12 ruedas en alza


COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS