Quién es el halcón de la economía de EEUU que asegura que Argentina debe dolarizarse y critica con dureza al Gobierno

El profesor Steve Hanke, de la Universidad Johns Hopkins, dijo en diálogo con Infobae que adoptar la moneda estadounidense y una regla fiscal estricta son las únicas soluciones que debe seguir el país para evitar una nueva crisis grave

Steve Hanke, el académico que pide mayorías especiales en el Congreso argentino para autorizar el gasto estatal
Steve Hanke, el académico que pide mayorías especiales en el Congreso argentino para autorizar el gasto estatal

Nadie le podrá reprochar al economista norteamericano Steve Hanke su falta de coherencia: desde hace 30 años viene predicando que la Argentina debe dolarizar su economía en forma total y legal.

El profesor de 77 años, que enseña en la Universidad Johns Hopkins, dijo en diálogo con Infobae desde su casa en Baltimore que el país además debe adoptar una regla fiscal muy estricta que le impida aumentar impuestos o el gasto público sin una mayoría especial en el Congreso.

- ¿Por qué cree que la dolarización es la mejor solución para la economía argentina, cuando el principal problema es su déficit fiscal?

-Esa es precisamente la razón por la que la dolarización es la mejor solución. El problema en la Argentina siempre ha sido fiscal. Y el combustible para ese problema es el Banco Central de la Argentina. Así que hay que ponerle un corsé muy estricto porque, de lo contrario, seguirá financiando el déficit fiscal y habrá nuevas crisis recurrentes cada 10 años. Y también debe haber un gran límite en el presupuesto. El peso argentino debería haber sido colocado como una pieza de museo tiempo atrás.

- ¿Comparte el diagnóstico de algunos analistas que prevén que puede haber una hiperinflación?

-Tal vez, pero la hiperinflación es muy rara. La Argentina tuvo una entre 1989 y 1990 y ahora la inflación no oficial de alta frecuencia es del 5% mensual. Y debería subir al 15% por mes para disparar una situación de hiperinflación; falta mucho. Pero el problema es la cantidad de crecimiento del dinero circulante, que crece al 15 por ciento anual.

- ¿Pero cree que habrá una inflación más alta que la actual?

-Actualmente llega al 39 por ciento. Pero si sigue creciendo la emisión, subirán más los precios.

-Usted sostiene que la dolarización funciona bien en 30 países. ¿Alguno de ellos tiene características similares a la Argentina?

-Sí, hay muchos países parecidos. En el caso de América Latina el ejemplo es Ecuador, donde fui asesor del gobierno cuando dolarizó. Allá lo que pasó es que hubo un corsé fiscal muy importante al principio porque el Banco Central no podía prestarle al gobierno, pero hubo un pequeño problema, el mismo problema que Argentina, que Rafael Correa fue el presidente y él es como los peronistas de izquierda, un socialista, que hizo todos los trucos para gastar más. Y eso llevó a un default en ese país. Así que en países como Ecuador o Argentina se necesita la dolarización y un corsé fiscal. De hecho, Correa quería ser como Chávez, pero no pudo por la dolarización. ¿Cuál es la regla fiscal? No más impuestos ni aumento del gasto si no hay una mayoría especial en el Congreso. Eso significa que los gastos del gobierno estarán bajo control. Si se controla eso, se controlará el problema fiscal. Así que aconsejaría a la Argentina tener una regla fiscal con una mayoría del 66% en el Congreso.

-A fines de los 90 la convertibilidad falló en el país y ahora usted insiste en que hay que profundizar en esa dirección. ¿No cree que aquella experiencia fue suficiente como para evitar otro sistema de tipo de cambio no flexible?

-La Argentina tuvo un sistema en los 90 que permitió mucha discrecionalidad. En ese momento yo dije que la Argentina debía abolir su Banco Central. Así que aquella experiencia no es comparable, porque no tenía ni dolarización ni una regla fiscal estricta, sino bastante flexible. Ahora, sí se necesita una convertibilidad ortodoxa o una dolarización, pero prefiero la segunda por los trucos que aplican los políticos en la Argentina.

"El gobierno no tiene una estrategia ni sabe qué quiere decir; está completamente perdido. Es un gobierno ad hoc, que un día quiere algo y al día siguiente lo contrario", asegura Hanke.
"El gobierno no tiene una estrategia ni sabe qué quiere decir; está completamente perdido. Es un gobierno ad hoc, que un día quiere algo y al día siguiente lo contrario", asegura Hanke.

- ¿Qué opina sobre los primeros 11 meses de gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

-Mi conclusión es que el único logro que tuvieron es el canje de la deuda, pero el gobierno no tiene una estrategia ni sabe qué quiere decir; está completamente perdido. Es un gobierno ad hoc, que un día quiere algo y al día siguiente lo contrario.

- ¿Qué opina de la gestión del ministro Martín Guzmán?

-Guzmán ha hecho una gestión mediocre con unas escasas posibilidades de evitar la próxima gran crisis del país. Es un caso sin precedentes, porque cuando uno renegocia la deuda con éxito, los bonos vuelan y ahora pasó lo contrario. No creo que el ministro sepa lo que hay que hacer.

- ¿Por qué las expectativas empeoraron después del canje de la deuda?

-Porque la emisión crece cada vez más y está completamente fuera de control, el peso cada vez estará peor. Si se mira a 10 países, la Argentina aparece como candidato número uno para una crisis.

-Pero el real brasileño también devaluó mucho y Brasil parece estar lidiando mejor con la crisis económica.

-Porque hay una estrategia, aunque la deuda versus PBI es alta, 100%, y ellos también deberían dolarizar.

- ¿No cree que en la negociación con la Argentina el FMI le pedirá mejores políticas fiscales?

-El FMI pedirá, pero ellos no tienen forma de asegurar la condicionalidad fiscal. Si uno mira los 22 programas en la Argentina, todos fallaron, habiendo recibido muchos más recursos que otros países. Nada de lo que haga el FMI en la Argentina funcionará porque nunca funcionó.

-Si tuviera que invertir nuevamente en la Argentina, ¿en qué condiciones lo haría?

-Si dolarizara habría un gran boom de inversiones, igual que en abril de 1991, una situación que duró casi 7 años salvo por la crisis del Tequila. Será un gran cambio, con un gran ingreso de capitales.

-La administración Trump no parece muy enfocada en América Latina salvo por el caso de Venezuela. ¿Si gana Joe Biden cree que eso cambiará, inclusive en su actitud hacia países como la Argentina?

-Hay problemas que son mucho más importantes para Estados Unidos. Muchos norteamericanos creen que arreglar la situación de América Latina es una pérdida de tiempo y que hay otros problemas relevantes, sobre todo China. Nadie le presta mucha atención a esta región. Así que no cambiaría mucho con Biden, tal vez algo. Además, hubo medidas muy estúpidas como las sanciones económicas, que volvieron a Maduro mucho más popular que antes en su país. Ha sido un desastre políticamente. Si lo hubiera dejado solo, él habría colapsado. El problema de Venezuela es que tienen una hiperinflación y que Juan Guaidó se parece a Alberto Fernández, porque tampoco tiene una estrategia.

Seguí leyendo:

Dólar: la cotización libre llega a $ 155 y ya acumula una suba del 100% en lo que va del año

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS