Casi USD 1.000 millones de depósitos salieron de los bancos durante los 9 días de feriado cambiario virtual

Entre el martes 15 y el viernes 25 hubo nueve jornadas sin venta de dólar minorista ni transferencias. En ese lapso, el stock de depósitos en dólares se redujo un 5,3%

La compleja implementación de las normas para endurecer el cepo al dólar que el Banco Central dictó el martes 15 generó que entre ese día y el viernes 25 hubo nueve jornadas de virtual feriado cambiario, en el que los bancos no vendieron a sus clientes el cupo mensual de USD 200 para atesorar y tampoco se hicieron transferencias en moneda extranjera.

La desconfianza reinante por las nuevas medidas llevó a los depositantes a retirar USD 924 millones en esas nueve jornadas, que impactaron aún más sobre el stock de dólares del sistema por la ausencia del dólar ahorro y de las transferencias, dos vías que suelen alimentarlo. Recién sobre la tarde del viernes 25 comenzó la normalización de las operaciones que se completó el lunes 28, en particular en los bancos estatales.

De este modo, puede medirse un primer costo del impacto de las medidas cambiarias que fue una caída de depósitos del sector privado en dólares del 5,3%, desde un stock de USD 17.379 millones a USD 16.452 millones. En el mismo periodo, el Banco Central vio caer sus reservas en USD 623 millones y tuvo que vender en el mercado un promedio de USD 40 millones diarios pese a no existir la demanda minorista.

Quedará por verse si el sistema consigue equilibrarse a partir del jueves 1 de octubre. Con el nuevo mes, se renueva el cupo mensual de USD 200 para la compra de dólares y una parte de lo comprado suele quedar depositado en el sistema, en general en cuentas a la vista. Los operadores del mercado se preguntan si esa llegada de dólares a los bancos será suficiente para compensar la salida a causa de la desconfianza.

Cualquier indicador del sistema indica que todos los requisitos de liquidez y solvencia están cumplidos y, en algunos casos, sobrecumplidos. Si bien la memoria financiera de los argentinos genera esta clase de reacciones, es claro que los dólares están en el sistema y eso es un dato objetivo. Pero la desconfianza no conoce de actitudes racionales. “Esta dinámica encuentra al sector financiero con una liquidez en moneda extranjera inédita, con lo cual no hay un riesgo cierto de que los bancos no puedan hacer frente a la salida de depósitos. Sin embargo, la señal no es buena y contagia a otros fundamentals”, apuntó en un informe la consultora PxQ, que dirige el economista Emmanuel Alvarez Agis.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo a Infobae la semana pasada que la brecha cambiaria es un problema y que su solución es una secuencia por la cual primero debe estabilizarse y que una vez logrado eso, recién podrá reducirse. El debut de las medidas no parece haber ido en ese sentido.

A la manera de una película ya vista, el control de cambios trajo la brecha entre la cotización oficial y las alternativas, incluyendo al libre. Y esa brecha, a su vez, trae la retracción de la oferta. Es muy difícil que alguien quiera vender en el mercado oficial existiendo alternativas para lograr un rendimiento que lo supera en un 80%. La escena siguiente de la película a la retracción de la oferta, también es conocida: el Banco Central se transforma en el único oferente del mercado y pierde reservas con intensidad.

Además de las restricciones que alcanzan a para personas y empresas, el mercado cambiario actual atraviesa una época de superávit comercial, con una demanda atenuada en materia de importaciones como consecuencia de la recesión económica. Aún así, el BCRA debe vender.

Este tipo de medidas eran efectivas para reducir la demanda pero no promueven el aumento de la oferta de divisas. Dadas las expectativas de devaluación y la baja tasa de interés, quienes tienen dólares esperan para liquidarlos y, quienes pueden, acceden a financiamiento en pesos para desendeudarse en dólares. La dinámica es una en la cual la demanda se reduce pero la oferta no crece y por tanto, el mercado se achica, pero la presión sobre las reservas continúa”, concluye el informe de PxQ.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

La maldición de los ministros de Economía: desde el regreso de la democracia, ninguno pudo completar un mandato presidencial

Martín Guzmán estuvo al frente del Palacio de Hacienda por 935 días y estuvo a algunas semanas de superar a Nicolás Dujovne y formar parte de los cinco ministros con mayor duración en su cargo

El Banco Central y la secretaría de Energía, dos lugares claves de la gestión económica en los que por el momento no hay cambios

No se conocen hasta ahora modificaciones en dos despachos de gran relevancia dentro del equipo económico y que están bajo la mirada de todos los analistas. Renunciaron los colaboradores de Guzmán

El problema no es Guzmán, el problema es el kirchnerismo

Queda por ver quién lo reemplazará en el ministerio de Economía. Tal vez asistamos a una sucesión de ministros de Economía como ocurrió luego del rodrigazo, cuando un ministro de Economía duraba una semana

Después de Guzmán: ¿el fin de la “moderación”, como piden los K, o su comienzo, como pide la realidad?

El kirchnerismo duro considera que el camino de la estabilización a través del acuerdo con el FMI lo conducirá a una derrota electoral el año próximo. Con ese diagnóstico, el riesgo de “profundización” del desastre actual no es menor

Martín Guzmán fue un fracaso, pero puede venir algo peor

El riesgo es que frente a la salida del ex funcionario del ministerio de Economía llegue alguien que haga una gestión con resultados aún más negativos
MAS NOTICIAS