Inquieta al mercado inmobiliario la continuidad de la parálisis de las obras y el atraso de proyectos por más de USD 7.000 millones

Constructores y desarrolladores le reclaman al Gobierno la reanudación de la actividad. Muchos pierden más de $1 millón por mes por los costos fijos de salarios e impuestos. Afecta a más de 1,5 millones de puestos de trabajo

La extensión de la inactividad de la construcción amenaza a más de 20.000 empleos directos
La extensión de la inactividad de la construcción amenaza a más de 20.000 empleos directos

A más de 160 días de inicio de la cuarentena inquieta a muchas empresas constructoras los efectos de la parálisis de la actividad y el agotamiento de la capacidad para sostener costos fijos de impuestos y sueldos. Estiman que se podrían perder más de 20.000 puestos de trabajo.

La no habilitación de las obras privadas para la edificación de viviendas en el AMBA, empieza a confirmar los signos negativos en este sector. Tanto los desarrolladores como las empresas constructoras, le reclaman al Gobierno Nacional, que autorice lo más pronto posible, la reanudación de la actividad, para la cual tienen protocolos sanitarios previstos para justificar la medida.

A esta altura, por ejemplo en el Gran La Plata, según la Asociación de Pymes de la Construcción (Apymeco), advierten que están en peligro unos 6.500 puestos directos de trabajo y 21.000 indirectos. Actualmente, allí, hay 300 emprendimientos paralizados desde que se inició la cuarentena. Sin contemplar las viviendas unifamiliares que suman otros 15.000 empleos.

En el interior del país, la realidad es otra. La construcción de edificios, casas, dúplex, refacciones o ampliaciones de las unidades están más operativas. Hay una actividad creciente en la zona donde hay inversores agropecuarios, por ejemplo, en Rosario particularmente está en etapa de lanzamiento de varios proyectos de cierta escala, comentaron a Infobae en la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi).

Mientras que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde sólo están habilitadas las tareas para demolición o excavación y las acciones tendientes a mitigar riesgos en obras en curso, la caída es mucho mayor, si se tiene en cuenta que hasta el 19 de marzo, antes del inicio de la cuarentena, estaban en ejecución más de 5,8 millones de metros cuadrados. Y las compañías, que emprenden en el sector privado tienen que afrontar gastos de costos fijos, impuestos y los sueldos del personal estable, sin producir.

Antes del inicio de la cuarentena, en CABA estaban en ejecución más de 5,8 millones de metros cuadrados. Y las compañías, que emprenden en el sector privado tienen que afrontar gastos de costos fijos, impuestos y los sueldos del personal estable, sin producir

Se trata de una industria que absorbe mucha mano de obra en todo el país: más de 500.000 personas en blanco y sube a 1,5 millones en total, con los no declarados y contratistas independientes. Fuentes del sector argumentaron a Infobae: “hoy todos los operarios que aún mantienen su empleo siguen en sus casas, aunque, con protocolos, podrían estar trabajando”. Sólo entre obras de las empresas asociadas a la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU) se podrían ocupar unos 22.000 trabajadores; mientras que los proyectos en cartera suman una inversión potencial de USD 7.000 millones para ejecutarse en los próximos 2 años.

En el Gran La Plata, la situación es crítica, “y en algunos casos es terminal. Llevamos más de cinco meses sin trabajar. Al gobierno provincial le propusimos un proyecto de reinicio de las obras en forma progresiva, segmentada, sin traslado interjurisdiccional del personal y bajo los protocolos aprobados. Lo trabajamos y evaluamos junto con el Ministerio de la Producción provincial, pero no avanzó. El error inicial fue definir un único concepto como obras privadas”, dijo a Infobae, Fernando Magno, presidente de Apymeco.

"En el Gran La Plata, la situación es crítica, “y en algunos casos es terminal. Llevamos más de cinco meses sin trabajar", dijo Fernando Magno, presidente de de Apymeco
"En el Gran La Plata, la situación es crítica, “y en algunos casos es terminal. Llevamos más de cinco meses sin trabajar", dijo Fernando Magno, presidente de de Apymeco

Algunos especialistas precisaron que hay diferencias entre el desarrollo de una vivienda de 50 m2 con el de un edificio de 5.000 m2. Son muy distintos en la forma de ejecución y el nivel de control, por esta razón, formularon el reinicio de la actividad en inmuebles con una superficie mayor a 500 m2, donde pueden asegurar el cumplimiento de las medidas de prevención para evitar la propagación del COVID-19.

Flavio Galli, CEO y fundador del Grupo Tueroc, contó a Infobae: “la construcción está directamente ligada con la economía. De hecho, es una de las primeras industrias que se ve afectada cuando hay una recesión, y de la misma forma, demuestra ser, a nivel global, uno de los principales reactivadores. A medida que los días siguen pasando, y con las obras frenadas, la situación se agrava, lo que significará que muchos proyectos terminen por derrumbarse”.

A medida que los días siguen pasando, y con las obras frenadas, la situación se agrava, lo que significará que muchos proyectos terminen por derrumbarse (Flavio Galli)

Para un escenario que venía castigado por la coyuntura local, se sumó la pandemia. “Esta parálisis nos está llevando al momento más grave de nuestro sector, tal vez, de todos los tiempos. Repercutiendo esto en forma directa en todo el panorama inmobiliario, comercial, así como a toda la cadena de valor, formada por obreros, proveedores, subcontratistas, entre otros. En nuestro caso, trabajan 180 personas, que cobran en conjunto $1,2 millones por mes, pese a que no hay producción”, añadió.

Según la CEDU y la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), una obra de 3.000 m2 promedio, implica una inversión entre 2,5 y 5 millones de dólares (con terreno incluido). Demanda entre 60 y 90 operarios en forma directa, como entre 100 y 150 personas con empleos indirectos (el plazo de obra promedia 20 meses), y aporta una retribución fiscal de aproximadamente 50 millones de pesos.

Una obra de 3.000 m2 promedio, implica una inversión entre 2,5 y 5 millones de dólares (con terreno incluido). Demanda entre 60 y 90 operarios en forma directa, como entre 100 y 150 personas con empleos indirectos
Una obra de 3.000 m2 promedio, implica una inversión entre 2,5 y 5 millones de dólares (con terreno incluido). Demanda entre 60 y 90 operarios en forma directa, como entre 100 y 150 personas con empleos indirectos

La CEDU, alzó la voz en protesta para que se reanude la actividad en el AMBA, y para ello, inició una campaña en los medios, redes sociales y organizaciones vinculadas con el Real Estate. “Venimos trabajando junto a otras instituciones de empresarios del desarrollo inmobiliario de todo el país y las autoridades nacionales, para generar acciones tendientes a tratar de recuperar rápidamente la crisis que nos afecta, desde hace dos años y que se agravó con la cuarentena a causa del COVID-19. Las obras cuentan con protocolos aprobados, no solo puertas adentro, sino también para los traslados del personal, y sin embargo el Gobierno no está previendo habilitarlas”, precisó a Infobae, Damián Tabakman, presidente de la CEDU.

Las obras cuentan con protocolos aprobados, no solo puertas adentro, sino también para los traslados del personal, y sin embargo el Gobierno no está previendo habilitarlas (Damián Tabakman)

Comparaciones con países y sectores

Entre las exigencias de los protagonistas del mercado, sostienen, que lo que ocurre en el AMBA, no pasa en ningún otro lado del mundo, en casi ningún país se paró la construcción por tanto tiempo. En España solo se detuvieron las obras durante 8 días; en Montevideo, Uruguay, se está trabajando con los recaudos necesarios. En Brasil y Paraguay, también, la mayoría de las obras de Real Estate siguen en ejecución.

Tabakman, comentó: “Nos preguntamos, por qué los comercios minoristas pueden trabajar, y la construcción no. Sabemos que miles de puestos se perdieron definitivamente. Para los empresarios del sector, el no poder retomar las obras, ni siquiera absorbiendo los importantes sobrecostos de los protocolos, ocasiona daños gravísimos. En las obras se prevé mantener el distanciamiento y también controlar a cada trabajador al ingresar. Por lo general, se opera al aire libre y está contemplado no recurrir al transporte público. Además, la construcción tiene un sistema de control y supervisión municipal permanente, que no se contempla para ninguna otra actividad”.

Mario Pardo, CEO de MMP Desarrollos Inmobiliarios, dijo a Infobae. “la UOCRA también tiene exigencias. El costo es importante, incluye el traslado del personal. En obras de 150 personas el gasto por mes oscila entre $400.000 a $500.000. El grupo de empresas al que pertenezco, está compuesto por 130 emprendedores. También existen los contratistas base (se encargan del hormigón y la mampostería) y los que hacen aberturas, puertas, sanitarios y electricidad. Es fundamental que la construcción tenga el mismo tratamiento que las industrias que siguen funcionando”.

"Es fundamental que la construcción tenga el mismo tratamiento que las industrias que siguen funcionando", dijo Mario Pardo
"Es fundamental que la construcción tenga el mismo tratamiento que las industrias que siguen funcionando", dijo Mario Pardo

“La recesión y la no producción en obras, afectó las ventas de las unidades. Por otro lado, la compañía mantuvo todo sus trabajadores con una casi nula recaudación. Son más de 150 personas entre personal jerárquico, intermedio y empleados”. “Estamos muy preocupados, la verdad que se creó un clima muy complejo y realmente difícil de cuantificar en números, cuando vuelva la actividad, recién allí podremos calcular realmente el impacto”, contó a Infobae, Alejandro Ginevra, CEO y presidente de GNV Group.

“Creo que lo que necesitamos, primero, es una reactivación inmediata del trabajo. Luego, el impulso de créditos y beneficios impositivos. Somos optimistas y pensamos que habrá una recuperación. Es nuestro trabajo, pero depende mucho de lo que ocurra en el país y como nos acompañe la coyuntura. Tenemos las fuerzas para volver a tirar del carro, pero no entiendo esta parálisis de la construcción. No le encuentro la lógica con respecto a lo que pasa con el resto de los gremios”, concluyó Edgardo Wierzba, de Wiza Desarrollos.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

Sin filas de escritorios, con salas de relax y más tecnología: como serán las oficinas en la post-pandemia

El coronavirus obligó a reformular los espacios laborales y los cambios, según los expertos, serán duraderos

Martín Guzmán en campaña: “asesoría” económica a los candidatos del Frente de Todos y giras por el interior para defender la gestión

El ministro de Economía tendrá como misión plantear la agenda a futuro del Gobierno, en medio de la crisis económica y la negociación con el Fondo Monetario. Se reunió con Victoria Tolosa Paz y lo hará en los próximos días con Leandro Santoro

Paritarias 2021: la construcción revisa su acuerdo salarial y está a un paso de firmar un reajuste por inflación para llegar al 46%

El acuerdo vigente, logrado en abril, preveía un aumento del 35,8%. Ahora se le sumará un 10% adicional, en línea con la expectativa inflacionaria. Cómo se distribuirán las cuotas este año

El dólar oficial, más planchado que nunca: sube sólo 1% en el mes y crece la incertidumbre post electoral

En términos anualizados el ritmo de aumento es del 17%, contra una inflación del 50%. El Gobierno descarta una devaluación brusca, pero los mercados descuentan una aceleración en el ritmo de aumento

El mercado avanza sobre las reservas del BCRA que enfrenta demandas de importadores y pagos de deuda

En medio de fuertes intervenciones para controlar las diversas variantes del tipo de cambio, la única buena noticia para el BCRA llegó por el lado del dólar libre, que bajó a $180, aunque con “una pequeña ayuda de los amigos”
MAS NOTICIAS
Información provista porInvertir Online