Ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, durante una entrevista con Reuters, en Buenos Airess, Argentina March 11, 2020. Picture taken March 11, 2020. REUTERS/Agustin Marcarian
Ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, durante una entrevista con Reuters, en Buenos Airess, Argentina March 11, 2020. Picture taken March 11, 2020. REUTERS/Agustin Marcarian

Fue un día de reflexión. Todos frenaron para poder escucharse. Eran demasiadas propuestas y contrapropuestas. Las conversaciones son más lentas porque la pandemia impide la conversación face to face. Todo se define por call conference, lo que hace que las consultas sean más lentas. Cualquier trámite se complica, cuando la gente no está sentada en el mismo escritorio.

Por el lado argentino, trascendió que se proyecta que se mantengan los cupones PBI que nacieron adosados a los bonos del canje que hizo Néstor Kirchner y después se negociaron por separado. Estos cupones pagaban dividendos a partir de un crecimiento de la economía de 3,2%. En aquellos años de crecimiento a tasas chinas y de un INDEC que disfrazaba la inflación, los tenedores con ese derivado en sus distintas versiones en pesos y divisas, ganaron fortunas para después entrar en el ostracismo de una economía que dejó de crecer.

Pero ahora, ese cupón que seguirá vigente en los bonos Discount, Par y Cuasipar, tendrán un límite. Como la Argentina va a caer hasta pisos históricos, cualquier rebote de la economía daría índices elevados y los cupones se tornarían impagables.

Según Federico Furiase, economista de la consultora Eco Go y profesor de la Universidad Di Tella, “se piensa en ponerles un techo de 2,5%. Es como agregar más intereses a los bonos y se comenzarían a pagar a partir de 2025 y los desembolsos no irían más allá de los USD 280 millones anuales”. Es un edulcorante para tentar a los acreedores que no está firme, porque depende de lo que la otra parte ofrezca como concesión.

Por eso, la falta de novedades contundentes marcó un compás de espera. Si bien el día anterior la pausa significó una caída de los bonos de la deuda, en esta ocasión el resultado fue una inmovilidad en los precios. Los títulos con legislación extranjera de largo plazo que son los de más ponderación en el riesgo país, tuvieron subas en el Discount de 1,29%, mientras el Par perdía 0,69%. Por eso el riesgo país quedó sin cambios en 2.782 puntos básicos. Los bonos en dólares en default, los que tienen legislación local, particularmente el Bonar 2020 y el 2024, perdieron poco más de 1,5%.

Las reservas del Banco Central siguen lidiando batallas pequeñas contra el dólar mayorista y bajaron USD 31 millones a 42.950 millones.

El peso mayorista retomó su lenta variación diaria de 0,10% diario y el dólar aumentó 9 centavos a $ 68. En bancos y casas de cambio se mantuvo en $70,37 y en el mercado libre, la divisa no se movió de $124.

En cambio, los dólares alternativos tuvieron alzas de 62 centavos en la Bolsa, donde el dólar cerró a $114,84 y de $1,13 en el contado con liquidación que se negoció a $119,51.

La Bolsa se acopló al mejor humor del mundo que se resignó a que la reactivación puede llegar en 2021 aunque se están avanzando por varios flancos en la vacuna contra el Covid-19.

El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, subió 1,07%. Perdió el empuje inicial que lo llevó por encima de 2% para luego, a las 14,30, bajar 1,11% y a partir de allí iniciar una escalada que lo dejó en territorio levemente positivo con negocios algo inferiores a los de los días anteriores por $ 941 millones. Las entidades financieras fueron las más favorecidas. Banco Supervielle subió 8,16% y BBVA, 3,16%.

Los ADR’s argentinos, certificados de tenencias de acciones que cotizan en Wall Street, tuvieron un volumen que superó al de los días anteriores. Banco Supervielle (+5.88%) fue lo mejor de la rueda, seguido por IRSA Propiedades Comerciales (+4,60%) y Despegar (+4,49%).

Hablar del futuro es pensar en el día a día. El viernes vence el plazo de negociación. Si la Argentina no paga los USD 503 millones de los bonos Global, quedará técnicamente en default absoluto. Pero prolongará las negociaciones de mutuo acuerdo. Si bien calculan que ese período de gracia se extenderá 10 días y que todo terminará a fin de este mes, los expertos dicen que, hasta fin de junio, es decir dentro de 40 días, no estarán todos los acuerdos firmados.

Seguí leyendo: