REUTERS/Brendan McDermid
REUTERS/Brendan McDermid

La Argentina tiene un sedante que le durará 48 horas por los feriados del lunes y martes. En cambio, las bolsas del mundo que operarán normalmente, aguardan un lunes incierto porque la confianza de los inversores se minó en el fin de semana.

Los nuevos datos sobre los contagiados y muertos en el mundo atemorizó a los inversores. Es por eso que en las negociaciones de trasnoche llamadas overnight, las apuestas que comenzaron a las 9.00 de la noche argentina y se cierran cuando comienzan a operar las bolsas, eran desfavorables para todos los mercados del mundo.

Wall Street, el mercado de referencia, era una de las víctimas de la desorientación y del miedo de los inversores. El Dow Jones con tres horas de operaciones de futuro, estaba 3,90% abajo. El S&P 500, el índice más amplio, perdía 3,14% y el Nasdaq de las acciones tecnológicas, 3,18%.

Europa no tenía mejor pronóstico que Wall Street. El DAX de la bolsa alemana cedía 3% y este país es el menos afectado por el coronavirus en Europa. La Bolsa de Londres cedía 2,68% y el Euro Stoxx 50 que incluye a las compañías de mayor capitalización bursátil en Europa –equivale al Dow Jones de Nueva York-, cedía 3,14%.

Foto de archivo de un hombre con una máscara protectora para el coronavirus caminando delante de una pantalla que mueestra los movimientos del índice Nikkei en Tokio. Mar 6, 2020. REUTERS/Issei Kato
Foto de archivo de un hombre con una máscara protectora para el coronavirus caminando delante de una pantalla que mueestra los movimientos del índice Nikkei en Tokio. Mar 6, 2020. REUTERS/Issei Kato

La apertura de Asia era más benevolente. El Nikkei de Tokio a la medianoche argentina tenía una suba de 1,20%, pero los demás indicadores del continente estaban en rojo. El Hang Seng de Hong Kong se desplomaba 4,34%; Shanghai 2,30%; el Shenzhen, 3,40% y el China A50, 2,60%. Taiwán perdía 3,11%.

Entre las materias primas, el oro se negociaba a USD 1.499 por onza (+0,95%), pero el petróleo se debatía en sus dudas. El WTI que es referencia en Estados Unidos aumentaba un endeble 0,75% que no se sabe cuánto tiempo podrá sostener. En cambio, el Brent el petróleo que mira la Argentina, perdía 3,19% y estaba en USD 26,15 por barril. El gas natural, imprescindible para el futuro de Vaca Muerta, se desmoronaba 4,12%. La soja subía solo 0,50%.

La Argentina, en tanto, lidiaba con su propio drama. La negociación de la deuda quedó en un segundo plano porque las urgencias tapan el futuro.

Lo que deja la crisis es la unión con el Gobierno y los demás sectores. No solo los partidos opositores apoyaron las medidas, sino que los sindicatos que ven como compañías aéreas redujeron los salarios de los pilotos y que hay trabajadores que van a tener problemas para cobrar sus sueldos a fin de mes, lejos de mostrar hostilidad están colaborando. Por caso, el gremio de los trabajadores de la Ciudad de Buenos Aires, que dirige Dante Camaño, cedió hoteles para que hagan cuarentena los que corren riesgo de contraer la enfermedad.

La Ciudad en plena cuarentena por el coronavirus
La Ciudad en plena cuarentena por el coronavirus

Por otra parte, hay una necesidad enorme de pesos para pagar los gastos de fin de mes que pueden influir en que el dólar no muestre en sus precios la crisis.

El riesgo país y los bonos, dejaron de preocupar porque nunca antes nadie lidió con un default en tiempos de pandemia ¿La jueza norteamericana será benévola en un litigio con los fondos buitres cuando hay gente muriendo en el mundo a causa de un virus que mantiene encerrada a la gente? ¿Le restarán recursos al país para pagar a especuladores?. Por eso las miradas de los inversores están puestas en el refugio de sus ahorros y no en especular con los precios de bonos y acciones. Ellos se conforman con no perder.

El lunes viene con malos presagios, pero todo lo que sucede en un día, es antiguo al siguiente. Por eso, el miércoles, cuando reabrirán los mercados argentinos, es el largo plazo.

Seguí Leyendo: